•  |
  •  |

La dependencia centroamericana de la economía de Estados Unidos impedirá que el Producto Interno Bruto de la región pueda crecer a índices mayores al 3.9%, pero fundamentalmente halado por Panamá, Costa Rica y Honduras, que tienen economías más diversificadas que Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

La visión de la región sale del análisis hecho por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi, entidad que demuestra con cifras un marcado contraste entre las economías de Panamá y Costa Rica, con los mayores crecimientos del Producto Interno Bruto del istmo, seguidas por Honduras y las del resto de naciones del área.

Al respecto, el doctor Julio Francisco Báez recordó para un canal local que en noviembre de 2010 se anticipaba un duro período de acomodamiento de las economías regionales, que comenzaron a crecer tras la crisis financiera internacional, y señaló que al concluir el primer trimestre de 2011 se prevé que la recuperación será lenta, en concreto la de Nicaragua.

De acuerdo al estudio del Icefi, en 2011 el crecimiento económico centroamericano será de aproximadamente 3.9% en relación al obtenido en 2010, índice que se considera moderado, pero que es llevado hasta ese nivel con el dinamismo de la economía de Panamá, calculado en 6.5%, seguida por la de Costa Rica, y en tercer lugar, por la hondureña.

Al respecto la doctora María Castro, experta en política fiscal y ex viceministro de Transparencia y Evaluación Fiscal en el Ministerio de Finanzas en Guatemala, destaca que la economía internacional parece no recuperarse al cierre de 2010, y que las perspectivas de crecimiento fueron un poco menores de lo que se creía en los países desarrollados.

Señala que eso se explica por que no se ha reestructurado el Sistema Financiero Internacional, cuyos problemas fueron los que provocaron la gran crisis de los años 2008-2009, pero advierto que para 2011 las perspectivas del estado de la economía mundial no son nada alentadoras, los indicadores de desempleo en los países desarrollados no han podido ser reducidos.

Fuerte impacto del desempleo
El desempleo de los migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos tiene mucho impacto para la región. Mientras el desempleo general en el país del Norte es del 10%, el de los hispanos es del 12%; sin embargo, las remesas no disminuyeron, sino que aumentaron respecto a la gran caída observada en 2008, según el estudio.

De acuerdo con la economista, si el desempleo no se reduce en los Estados Unidos, la actividad económica de la región centroamericana se verá afectada y se mantendrán tasas bajas de crecimiento para los próximos dos o tres años.
Castro señala que de las naciones centroamericanas, sólo Panamá y Costa Rica tienen diversificadas sus economías, mientras que el resto de la región la tienen muy concentradas en la de Estados Unidos, nación que está teniendo una reacción muy lenta, por lo tanto se avizora poco crecimiento del Producto Interno Bruto del resto de países centroamericanos.

Recordó que Panamá y Costa Rica han diversificado sus relaciones comerciales y han apostado a la apertura comercial de China, país que tiene una fuerte demanda de productos y en ese sentido, la experta fiscal recomienda a toda la región volver a ver como socios comerciales hacia los países con economías emergentes, denominados como BRIC, o sea Brasil, Rusia, India y China.