•  |
  •  |

La expansión del gasto previsto para la primera reforma al presupuesto de 2011, aún no aprobada, que alcanzaría un aumento de más de mil millones de córdobas, se concentra en un 73% en egresos corrientes y en un 27% en inversión pública y transferencia de capital.
Esa situación de acuerdo con el economista, Néstor Avendaño, revela que la mayor parte de los recursos continúan yéndose como gasto burocrático; es decir, que “continuamos consumiendo el crecimiento económico futuro al invertirse menos del 30% del gasto total desde 2008”.

Avendaño afirma, que en otras palabras, la política fiscal no está promoviendo el crecimiento económico de nuestro país ni la reducción de la pobreza de los nicaragüenses”.
En ese sentido ese 73% del gasto se está pagando en salarios, tomando en cuenta que la cantidad de empleados públicos ha aumentado sensiblemente.

El economista señala que casi el 65% del gasto de reducción de la pobreza es gasto corriente, o sea consumo público, y la planilla del Gobierno Central se ha incrementado de 93 mil 500 personas hasta alcanzar los 108,561 trabajadores públicos en los últimos cuatro años.

Es decir, que en los últimos cuatro años la planilla del Gobierno Central se incrementó en 14 mil 972 empleados, que si bien son puestos de labor, no fueron creados en proyectos productivos.

Nuevo escenario
El economista Avendaño destaca que el gobierno cambió los supuestos del presupuesto de 2011 para reformarlo en un nuevo escenario de la economía nacional. En ese escenario de las perspectivas económicas de 2011, el gobierno elevó tanto la tasa de crecimiento económico de 3.0% a 3.5%.

De esa manera, la tasa de inflación acumulada anual de 6.7% pasó a 8.6%, por lo cual el ingreso y el gasto presupuestario se incrementaron en 1,658 millones de córdobas hasta alcanzar los 31 mil 600 millones córdobas y en mil 169 millones córdobas hasta llegar a los 36 mil 954 millones, respectivamente.

Junto a ello, el Producto Interno Bruto (PIB) Nominal de referencia para el presupuesto nacional pasó de un monto originalmente programado de 149  mil 659 millones de córdobas a un nuevo monto de 158,101.6 millones de córdobas.

Crecimiento basado en inflación
“Es necesario señalar que el crecimiento nominal de esta variable se sustenta en mayor forma, sobre la inflación de precios al consumidor (debería ser la de precios al productor) y en menor medida sobre el volumen de producción de bienes y servicios”, plantea el experto.

Según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, MHCP, el mejor desempeño de la economía en 2011 provocará que los impuestos aumenten por el mayor rendimiento del pago mínimo del Impuesto sobre la Renta del 1% sobre los ingresos bruto y de los anticipos del 30% sobre las utilidades de la industria fiscal y los bancos.

El supuesto del Ministerio de Hacienda, añade que dado el mayor volumen de transacciones económicas internas, también aumentará el Impuesto al Valor Agregado doméstico y los gravámenes sobre las importaciones, excepto los del petróleo porque se espera un menor volumen importado por las alzas en sus precios.

Según Avendaño, hay que reducir el gasto discrecional y superfluo, y aumentar la base de contribuyentes entre la población de más altos ingresos para recaudar más impuestos y disminuir el déficit fiscal, pero “esta reducción del déficit fiscal es contradictoria frente a los altos niveles de desempleo y pobreza  de Nicaragua, enlentecerá el crecimiento de la producción y debilitará más la economía.

Afirma el economista que existe una insuficiencia de inversión pública en infraestructura, Educación, Salud y tecnología, pero hay amplias oportunidades para mejorar los rendimientos de la inversión pública, a fin de generar mayor crecimiento económico y reducir el déficit fiscal.