•  |
  •  |

Nicaragua es el país centroamericano que  más “jugo” le ha sacado al Tratado de Libre Comercio que Centroamérica y República Dominicana firmó con Estados Unidos, DR-Cafta, según datos
oficiales.

Ayer, en el contexto del V Aniversario del acuerdo, que entró en vigencia  a nivel local el primero de abril de 2006, el embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, destacó que el país lo ha aprovechado con “éxito”.  

En ese escenario, resaltó  que  muestra un superávit  comercial con Estados Unidos cuantificado en  1,087 millones de dólares.  El Embajador tomó como referencia el período de 2005 a  2010.  

Según datos oficiales, las exportaciones nacionales hacia el nicho estadounidense crecieron el 71% en el último quinquenio, pasando de 1,170.8 millones de dólares, en 2005,  a  un total de  2,012 millones de dólares en 2010.

Mientras, las importaciones se incrementaron en 56.8%, ya que en 2005 se cuantificaban en  589.5 millones de dólares y en 2010 ascendieron a 924.2 millones de dólares.    

La explicación del crecimiento
El resto de países centroamericanos, según el  Delegado Presidencial para las Inversiones, general retirado Álvaro Baltodano, dijo que muestran  un ritmo menor.  Honduras, por ejemplo, muestra un crecimiento del 37% en sus exportaciones hacia Estados Unidos y en importaciones del 43%.

El titular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio,  Orlando Solórzano y el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, coincidieron con Baltodano.

De acuerdo con Solórzano el país es más pujante en términos del DR-Cafta por la inversión, la “estabilidad” económica y política, y  la seguridad ciudadana que para el Ministro es un “atractivo” de cara a la generación de inversiones.

A lo que agregó “Los rubros exportados y el aumento de sus precios en el mercado internacional”.

Aunque  “también tiene que ver  el volumen exportado. Este año, por ejemplo, a Estados Unidos va a ir  el  28% del total de las exportaciones (nacionales que se estiman en más de 2 mil millones de dólares)”, manifestó.

Retos de por medio
Sin embargo, reconoció que se tiene el reto de aumentar la producción exportable.  A lo que Baltodano añadió el acceso a más financiamiento para  impulsar aún más el Tratado, especialmente a nivel de la pequeña y mediana empresa.

“Se requieren miles de millones de dólares… definitivamente más apoyo financiero y otros mecanismos para aprovecharlo mejor”, resumió el general retirado.  

Hecho en el que coincidió la gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, Apen, Azucena Castillo, quien sostuvo que aparte de las  ferias también urge más capacitación técnica para empujar el acuerdo.  

Mientras, entidades como la Agencia de los Estados Unidos  para el Desarrollo Internacional, Usaid, estiman que  Nicaragua tiene como retos mejorar el diálogo público, privado,  certidumbre jurídica, clima de negocios favorable; establecer una política comercial más estratégica  y el respeto al Estado de Derecho, entre otras cosas.

Las pequeñas y medianas empresas, como Vegyfruit  y Chiles de Nicaragua, que han sido apoyadas por el programa Empresas y Empleos de Usaid, fueron las que más elogios recibieron  en el contexto del aniversario del DR-Cafta.  

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, subrayó que tienen interés en seguir apoyando al país, pero recordó que “el progreso” no viene de afuera sino que se promueve desde adentro.