•  |
  •  |

El primer Instituto de Marina Mercante Ocupacional abrirá sus puertas próximamente en  Managua. Esta es una inversión privada, de origen panameño, que de acuerdo al  ex cónsul de Panamá en Nicaragua, Donald Pernudi, implicó un desembolso de 100 mil dólares aproximadamente.

“Lo interesante es que es el primer instituto de marina en el país que, además, extenderá certificación mundial. De manera que todos los egresados podrán trabajar en cualquier barco o crucero del mundo, en cualquiera”, resaltó.

El presidente del Instituto, Camilo Olmedo, de origen panameño y cuya familia es la principal inversora,  explicó que tienen un proceso de formación dirigido a hombres y mujeres jóvenes que aspiran a laborar en la marina mercante internacional, sea de turismo o de carga.

Por ejemplo “el joven que opta por la marina de turismo, como cruceros, en seis meses los formamos. Gestionamos, para que las empresas internacionales puedan considerarlos porque ellos salen con su debida certificación, no es que le conseguimos trabajo, pero sí hacemos ver que es un joven capaz de trabajar en una empresa mundial”, manifestó tras indicar que tienen entidades, de la misma categoría, en Panamá  y Costa Rica.

Salarios de 1,000 dólares a más
Los cursos especiales que ofrecerá la entidad estarán, de entrada, enfocados en personal de máquinas; personal de cubierta; bote de rescate; seguridad naval; operador de lanchas; curso marino ordinario y  oficios relacionados a cocina y meseros, entre otros. Olmedo no precisó los costos de los cursos, pero aseguró que serán accesibles ya que tienen una “visión social”.  

Entre tanto, el  director del Instituto en Nicaragua, Mauricio Riguero, comentó que brindarán una preparación integral que incluye el aprendizaje del inglés, con los requisitos de las normas internacionales, que incluyen aspectos como el manejo de multitudes.

“Ahorita estamos optando a los que están rezagados, a los que de una u otra forma han recibido una preparación básica en marina y  quieren actualizarse, hay un grupo de 22 personas en este segmento. Los cursos pueden llevar de seis meses hasta dos años o más”, refirió.

Riguero, por otro lado, apuntó que se trata de labores bien pagadas. “En los cruceros, por ejemplo, hay salarios desde mil hasta siete mil dólares.  Aunque, claro como todo trabajo demanda sacrificios porque son gente que se mantienen fuera de casa por varios meses (ocho meses o más), pero no somos los únicos del mundo y… entre estar empleado o desempleado, es mejor lo primero. Es menos frustrante para la familia”, planteó.