Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Las alzas en los combustibles y las materias primas mantienen presión sobre los productos avícolas, que en el mes de febrero experimentaron un aumento del ocho por ciento en el precio, pero la tendencia se mantiene, explicó Alfredo Vélez, Presidente de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos, Anapa.

Agregó que la tendencia al alza del precio de la carne de pollo y huevos está totalmente ligada al aumento del precio del petróleo, los combustibles, los granos y el salario mínimo.

“La empresa sólo recibe el impacto, y ante eso sólo puede encontrar su posición para poder hacer responsables y sostenibles los aumentos de precios”, subrayó.

Vélez dijo que los aumentos internacionales en las materias primas, están por encima de cualquier eficiencia para que no haya alzas de precios.

Precisó que en el año 2007 los costos de producción subieron alrededor del 30 por ciento, sumando materia prima e insumos.

Mientras tanto, la demanda únicamente subió entre el 2.5 y el tres por ciento, lo que consideró muy bajo, debido a que el año pasado la industria fue impactada severamente por el racionamiento de energía eléctrica, lo que afectó la venta de los productos.

Vélez dijo que están enfrentando un retraso en la entrega de la cantidad de sorgo acordado con los productores, situación que si no se normaliza puede afectarlos, porque tendrían que importar granos.

Explicó que en marzo de 2007 acordaron con los productores un precio de compra de 9.83 dólares por quintal pero en noviembre se subió a diez dólares, según la metodología que definieron.

Sin embargo, a la fecha los avicultores han recibido 613 mil quintales de sorgo de 915 mil que deberían tener ya en sus manos.

El representante de Anapa consideró que la reducción en la cantidad de granos recibida se debe en parte a la afectación por el exceso de lluvias en el invierno pasado, y a que los sorgueros quieren aprovechar la oferta de compra de Venezuela, sin embargo, si a nivel local no reciben sorgo, tendrían que sustituirlo con compras de maíz amarillo en el mercado internacional.