•  |
  •  |

El petróleo de Texas continuó con la escalada de las dos últimas jornadas y subió un pronunciado 2,25 % con el que cerró por encima de los 112 dólares por barril, lo que, por tercera sesión consecutiva, supone su precio más caro desde septiembre de 2008.

Al final de esta última sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en mayo habían sumado 2,49 dólares por barril (159 litros) respecto al precio al que cerraron el jueves para terminar la semana a 112,79 dólares. El crudo de Texas, que el jueves ya sorprendió al conquistar los 110 dólares por barril al cierre del mercado, continuaba su fuerte avance impulsado en esta ocasión por el debilitamiento que registraba el dólar ante otras monedas, como el euro, que se cambiaba a 1,4434 dólares, comparado con los 1,4304 dólares de la jornada anterior.

Ese descenso de la divisa estadounidense se producía mientras republicanos y demócratas continuaban negociando en el Congreso de EU para aprobar el presupuesto federal antes de medianoche y evitar así la paralización de las oficinas del Gobierno por falta de fondos.

Esa situación, unida a la subida de los tipos de interés en la zona euro el jueves por parte del Banco Central Europeo, influía en el debilitamiento del dólar, lo que impulsaba al alza los precios del petróleo, ya que, al cambiarse en la divisa estadounidense, resultan más atractivos con un “billete verde” debilitado.

Inestabilidad en el Medio Oriente
Con la subida de este viernes el “oro negro” se ha encarecido 4,85 dólares esta semana, en la que ha acumulado un avance porcentual del 4,49 %, impulsado principalmente por la inestabilidad en Oriente Medio, donde continúan los combates entre fuerzas opositoras y el régimen de Muamar el Gadafi en Libia.

Sobre ese país el jueves se conocía que un ataque afectó al yacimiento petrolífero de Sarir, el mayor del país y controlado por los rebeldes, que está conectado con la terminal de exportación de Tobruk desde la que los rebeldes habían reiniciado las exportaciones de crudo para beneficio de los sublevados.

Además, la ola de protestas en esa zona clave para la producción y distribución de crudo se ha expandido a otros países como Siria, donde ayer murieron al menos 25 personas al reprimir las fuerzas de seguridad manifestaciones celebradas en distintos puntos del país.

Todos esos factores también estuvieron detrás del decidido avance de los contratos de gasolina y los de gasóleo para calefacción para entrega en mayo, que sumaron 8 y 11 centavos de dólar, respectivamente, para terminar la sesión a 3,26 y 3,31 dólares por galón (3,78 litros). Si se compara con el viernes pasado, la gasolina era ayer un 3,49% más cara, al tiempo que el gasóleo para calefacción se ha encarecido el 5,75%.

Por su parte, los contratos de gas natural también para mayo restaron hoy un centavo al precio de cierre de la jornada anterior para acabar a 4,04 dólares por cada mil pies cúbicos, al tiempo que durante esta semana se han depreciado un 7,3%.