•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La prestigiosa agencia calificadora Internacional de riesgo global, Fitch Ratings, elevó la clasificación Nacional de Largo Plazo de Banco de Finanzas  de AA+ (nic) a AAA (nic) con una perspectiva estable, y siendo esta la entidad bancaria como la primera en recibir esa certificación en el país. 

“El aumento de las clasificaciones nacionales de largo plazo de BDF refleja una capacidad crediticia mayor en comparación con otros emisores nicaragüenses. Asimismo representan un perfil más consistente con el de su accionista último, Grupo ASSA”, indicó la agencia Fitch Ratings en su informe oficial.

Al respecto, el ingeniero Juan Carlos Argüello, gerente general de BDF, expresó su agradecimiento a los clientes por su preferencia y a los colaboradores por su compromiso con la institución, aseverando que la nueva calificación AAA (nic), la más alta a nivel nacional, es el resultado del arduo trabajo y enfoque estratégico en la  gestión administrativa y el respaldo oportuno de parte de la Junta Directiva. 

Adicionalmente mencionó que el posicionamiento de Banco de Finanzas se refuerza al contar con el sólido respaldo de su principal accionista, Grupo ASSA de Panamá, un conglomerado de instituciones financieras y seguros con presencia en Centroamérica y Panamá, con una base de capital de más de 800 millones de dólares.

800 millones de dólares es la base de capital de Grupo ASSA, principal accionista de BDF.

En un comunicado de prensa, emitido por la agencia Fitch Ratings, menciona que BDF es un banco universal orientado hacia banca minorista y empresarial. La cartera  crediticia minorista posee proporción mayor la cual constituye 63% del total. Los sectores principales de la entidad son consumo, vivienda, comercio e industria. Igualmente, señala que el banco es líder del segmento hipotecario en el sistema local. 

Desde sus inicios, el BDF se definió como una banca orientada al consumo y a los pequeños negocios y se ha caracterizado por brindar oportunidades y acceso al sistema financiero a más de 200,000 nicaragüenses.