• |
  • |
  • Edición Impresa

Mil millones de niños, niñas, jóvenes y adolescentes sufren violencia en cualquiera de sus manifestaciones a nivel mundial, mu-chas de las cuales son consideradas “comunes” o vistas como “normales”, según reveló la organización World Vision durante la presentación de la campaña regional “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, ayer en Managua.

Según un estudio realizado por esta organización en 12 países de Latinoamérica, incluyendo Nicaragua, la situación de violencia hacia la niñez sigue siendo un problema latente. El 41% de personas consultadas por la organización en nuestro país considera de “muy común” el castigo físico y “un 26% considera que está bien” (hacerlo), frente a un 76% que lo valora como “dañino”.

Otro aspecto que reveló el estudio es el lugar donde más se dan estas manifestaciones de violencia, siendo el hogar donde prevalece con un 53% , seguido de los lugares religiosos con un 24% y la escuela con un 8%. “Es decir, estamos viendo que aquellos lugares que deberían ser los más seguros se convierten en puntos donde la violencia hacia la niñez se ejerce más”, expresó Oscar Chicas, director de la Oficina de World Vision Nicaragua.

Frente a esta panorámica, World Vision lanzó una campaña a nivel regional “con el objetivo de ir cambiando patrones de comportamientos que son dañinos para nuestra niñez, convocamos a instituciones del Gobierno, autoridades políticas, medios de comunicación, artistas, iglesias, médicos, empresas y a todo individuo a unirse a esta campaña que ejecutaremos durante cinco años”, indicó Chicas.

“Lo que la campaña contiene son varios elementos que tienen que ver con políticas públicas, se piensa trabajar con el Estado para hacer políticas públicas que favorezcan el bienestar de la niñez y que busquen erradicar la violencia contra la niñez; el otro elemento es asociarlos con todos para crear conciencia, aquí entra el rol de la Iglesia, el rol de la comunidad educativa, la empresa privada y todos los sectores”, explicó.

Asimismo, destacó que dentro de la programación de la campaña se incluyen acciones en terreno (directas) que tienen que ver con la formación de valores, nuevas habilidades para la niñez, creación de capacidades para que puedan ganarse la vida de manera honrada, entre otros aspectos, refirió Chicas.

“Hemos identificado varios tipos de violencia, entre ellas la física, pero también hay de tipo estructural, el tema de la pobreza, de la inequidad, entonces esos temas van a ser trabajados durante todos estos años”, apuntó Chicas, quien recalcó que “al unirnos a esta campaña contribuiremos al cumplimiento del objetivo 16.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (de la Organización de Naciones Unidas a cumplirse en el 2030) para mejorar la calidad de vida de nuestros niños y la convivencia de nuestras comunidades”.

Al respecto, Berta Valle, directora de Comunicación de Fundación Coen, afirmó que “esto es necesario hacerlo entre todos porque ni la empresa privada ni el Estado tienen todos los recursos para lograrlo. La violencia es algo que replicamos de nuestros hogares y creemos que podemos establecer políticas en las que impulsemos a ser buenos padres y así ejercer ese liderazgo que el niño requiere en su formación”.

“Más que la violencia física, de género o de cualquiera que sea, debemos trabajar para erradicar la raíz, que es la violencia de la ignorancia”, valoró Jesús de Santiago, de Hispamer, quien atribuyó a la educación un papel fundamental para alcanzar un cambio de actitud de los adultos hacia la niñez.