•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchos de los pequeños productores de zonas rurales de Centroamérica han logrado reactivar su ciclo económico gracias al apoyo técnico de Cargill, empresa que además se ha convertido en el principal comprador de sus productos para la operación que mantiene en la producción de alimentos de consumo animal y humano.

Asimismo, la compañía ha establecido programas con sus proveedores para comprar, procesar y distribuir cereales, plantas oleaginosas y otros bienes, a los fabricantes de alimentos y otros. De este modo, productores integrados, en 22 asociaciones, consolidaron su participación como proveedores en las cadenas de suministros de Cargill (Honduras y Nicaragua) y agroexportación (Guatemala), generando ingresos brutos por más de US$2 millones.

Dentro de las acciones de responsabilidad social de Cargill se destaca su programa Nutriendo el Futuro, en el cual se apoyan distintas iniciativas en la región para trabajar de la mano con socios importantes como CARE Internacional. 

Según Cargill, este trabajo conjunto ha beneficiado a 804 productores en Centroamérica, de los cuales un 43.5 por ciento son mujeres que tienen a cargo la manutención de su familia por medio de la producción y venta de sus cosechas. En los últimos meses, registró una producción de 2,426 toneladas métricas de granos de maíz amarillo, sorgo y frijol; 2,537.97 toneladas de vegetales de ejote y mora. 

“Para cumplir con nuestro propósito, de nutrir y desarrollar las comunidades a las que pertenecemos, tenemos que involucrarnos desde el inicio de la cadena de producción para asegurarnos de tener materias primas de alta calidad y que provienen de las mismas localidades en las que trabajamos”, expresó Blanca Villela, gerente regional de Responsabilidad Social Empresarial y Comunicaciones para Cargill Centroamérica.

Acciones en Centroamérica

En Honduras, Cargill se incorporó a una alianza con el Programa Mundial de Alimentos y Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), que busca fortalecer la calidad y la sostenibilidad del Programa Nacional de Alimentación Escolar del Gobierno de Honduras, y que impactará en al menos 500 productores con la compra de sus productos que posteriormente se utilizarán en las meriendas escolares.

De igual manera, la empresa apuntó que en Nicaragua  los agricultores locales produjeron 1,033.14 toneladas en dos ciclos agrícolas en el 2016 y 2017. De lo cual han realizado dos ejercicios de comercialización con Cargill por 683.23 toneladas, generándoles ingresos por hasta US$61,366.19. 

“Cuando hablamos de prosperar con las comunidades en las que operamos, nos referimos a la importancia de hacerlos parte activa del mercado, generando ganancias, empleo y esto se refleja en una mejor alimentación, no solamente para las familias, sino para todas las personas que consumen nuestros productos”, comentó Villela.