•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Todos tenemos algún amigo o familiar que usa frenillos, que se toma selfis y muestra su sonrisa, pero que también suele comentar cuánto dolor le provoca el tratamiento, cómo lamenta la restricción de los alimentos y mucho más. Para eliminar mitos y dar una mirada profesional a este problema, la ortodoncista Mayel Guido, en una entrevista vía telefónica para El Nuevo Diario, habló sobre el cuidado que se debe tener cuando se está llevando este tratamiento.

Antes que nada, Guido explicó que el uso de la ortodoncia es “para problemas dentales, como malformaciones o apiñamientos”, los cuales se pueden dividir en moderados o severos y que el perfil de los pacientes se puede apreciar desde tres necesidades vitales.

El primero es para los que no tienen muchas malformaciones, el segundo para aquellos pacientes a los cuales se les salen los dientes del labio y el tercero para aquellos que tienen la mandíbula hacia afuera.

En las primeras citas, las comidas sí deben ser blandas, también hay que evitar alimentos “duros” o “pegajosos”, “cero tacos, manzanas o guayabas”. Óscar Sánchez/END

“El uso de los brackets depende de los problemas que presenta cada paciente”, detalló, “desde que se hace la primera cita con el ortodoncista y se colocan los brackets y la aparatología, el paciente debe procurar el uso del cepillo y la cera de ortodoncia, procurar un cepillado regular, cero bebidas carbonatadas porque dañan el esmalte y hay que cuidarlo, así como también recordar la seda dental”.

Erradicando mitos

Lo primero que pensamos es que hay, tomando en cuenta los aparatos metálicos en nuestras piezas dentales, un listado de comidas prohibidas; sin embargo, no se trata de eso. Guido explica que este tratamiento, que puede llevar de 18 a 24 meses, en casos más difíciles, se centra en la “adaptación” de los pacientes.

En las primeras citas, las comidas sí deben ser blandas, también hay que evitar alimentos “duros” o “pegajosos”, “cero tacos, manzanas o guayabas”. “Los mejores amigos son el tenedor y el cuchillo, porque hay que ingerir comidas cortaditas”, señaló.

En las primeras citas, las comidas sí deben ser blandas, también hay que evitar alimentos “duros” o “pegajosos”, “cero tacos, manzanas o guayabas”. Óscar Sánchez/END

“No se trata de prohibición, sino que debe haber adaptación con la aparatología”, reitera. “Para los niños suele ser un poco más difícil, pero el adulto comprende mejor el cuidado”, señala. Aparte del cuidado, cuando se habla de la alimentación en el tiempo del tratamiento “es como cuando alimentas a un bebé. Primero con puré, verduras cocidas, pollo desmenuzado.

Te haces el hábito. “Mientras te cuides, puedes comer de todo”, finalizó la ortodoncista.