• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En días recientes, frente a la elección de directivos del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), hubo críticas de destacados empresarios y de algunos líderes gremiales, a la posibilidad de reelección de los directores de dicha organización.

Esos mismos líderes empresariales aseguraron que la votación de este miércoles sería determinante para medir el respaldo que pudiera tener aún el liderazgo actual, o si este enfrentaría una verdadera rebelión de cámaras, que conllevaría a una renovación en la dirección del Cosep.

Las críticas anteriores se dieron aun cuando el pacto social y los estatutos establecen que los directivos del Cosep pueden aspirar a ser reelectos.

Bajo la crítica de que se debería de eliminar la posibilidad de reelección, los empresarios que impulsaban la renovación en la dirección de la organización gremial, no ofrecieron ningún cambio de fondo, solo pudieron lograr la reelección de algunos de sus candidatos.

Al final, los ataques de esos mismos líderes empresariales a la actual dirección del Cosep no fueron por la renovación de liderazgo, sino por la misma reelección que tanto han criticado.

No hubo de parte de ellos una propuesta de fortalecer el sector privado con un cambio de liderazgo, ni por reformas con ese fin, ni para unificar al sector, ni para reconstruir el mismo, sino que aparentemente fue para ‘quitate tú para ponerme yo’.

Por otra parte, el proceso de elección de los directivos de Cosep fue elogiado por todas las cámaras sin excepción, y aparentemente, con una Junta Directiva más balanceada, el Cosep se dirige a un proceso de unidad y fortalecimiento, donde no habrá cabida a las intenciones de manipulación de afuera para imponer intereses ajenos a los gremiales.