•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aproximadamente 60 denuncias a nivel nacional ha recibido el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, por anomalías durante el proceso de las votaciones, en especial por situaciones, donde no se dejado votar a algunas personas en sus JRV o por que han retirado a los fiscales del PLI, de las JRV.
Otros de los señalamientos recurrentes, es la prohibición de hacer imágenes en las Juntas Receptoras de Votos, lo que no esta previsto en la ley electoral, según Marling Cierra, directora del Cenidh.
De estos, ha habido diversos incidentes en residencial el dorado, donde miembros del grupo juvenil N2.0 fueron rodeados por agentes policiales,  porque estaban filmando en las afueras de las JRV, igualmente un a periodista frances la Policía Nacional le quitó su equipo de video.
El organismo señaló que en 2 JRV, se les prohibió hacer imágenes en  el colegio San Judas Tadeo de San Judas, donde “un tipo con una gorra, con las siglas FMLN”, salió de la JRV y a empujones sacaron a los abogados Carlos Guadamuz y Brenda Rojas el mismo los siguió hasta el colegio Quincho barrilete, donde giró instrucciones de que no se  les permitiera estar en el centro de votación.
Asimismo a la comunicadora social del Cenidh, Adelaida Sánchez, le advirtierton que de seguir tomando fotografías podía ir presa. Pero Cierra señaló, que fueron casos aislado donde algunas personas fueron las que promovieron este tipo de situaciones, mientras en otros los fiscales fueron muy amables y se les permitió ejercer su labor como organismos de derechos humano.
Por los decomiso de cámara las autoridades, han alegado que las JRV son objetivos de seguridad por tanto alrededor de 400 metros de cada una de las instalaciones y que por eso no se podían hacer imágenes.
La directora del Cenidh señaló que el mismo Roberto Rivas, dijo que las organizaciones de derechos humanos podían ejercer su labor.
En el caso de la Comisión Permanente de los Deerechos Humanos, CPDH también reportó incidentes similares, entre estos la detención  de varios delegados de ese organismo que fueron llevados al distrito II, pese a que estaban identificados, aduciendo que se encontraban cerca de las JRV. Se les decomisaron las hojas de denuncias que portaban, y aunque les dieron la libertad posteriormente las denuncias quedaron en poder de la PN.