•  |
  •  |

Los vecinos de Residencial Altamira se están congregando en las afueras del Colegio Liceo Franciscano, que sirvió de Centro de Votación, pues los fiscales del FSLN sacaron a sus homólogos de PLI y cerraron con llave para iniciar el conteo de votos. Ellos exigen conocer el resultado obtenido en cada JRV, como lo estipula la Ley Electoral, de lo contrario, anunciaron que no dejarán salir el material electoral.

Joanna Garache, vecina del sector, dijo que convocaron a varios habitantes de Altamira y están por llegar varios más, “para defender mi voto, nuestros votos, la voluntad ciudadana. Esto no es nada político. Esto es ciudadano. Queremos conocer los resultados Junta por Junta”, indicó.

En el lugar se mantienen unas 50 personas y todos los fiscales del PLC que fueron retirados por la fuerza, según dijeron, y prometen no moverse hasta conocer lo que sucede en el interior pues procedieron a contar los votos.

Garache dijo que los pobladores de Altamira se están invitando casa por casa porque a las siete de la noche llegaron grupos de jóvenes en una camioneta buscando enfrentamientos con los protestantes. Eso lo constató EL NUEVO DIARIO en el lugar.

Los vecinos de Altamira citan el artículo 129 de la Ley Electoral (331), en el cual se estipula que una vez cerrada la votación, “los resultados del escrutinio deberán ser publicados mediante carteles por las Juntas Receptoras de Votos, de la misma forma se procederá con las sumatorias de los Consejos Electorales Municipales y los Consejos Electorales Departamentales o Regionales, en su caso”.