•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque en la víspera hubo algunos hechos de violencia en municipios como La Trinidad, Condega y Estelí, debido a que grupos de personas reclamaban la entrega de cédulas y fiscales de la alianza PLI-MRS la noche del sábado, escenificaron una protesta en esta ciudad porque demandaban la transmisión de documentos de acreditación a sus fiscales, el proceso electoral en general transcurrió este domingo en relativa calma.

Hubo algunos retrasos sobre todo en las zonas rurales de los seis municipios que conforman este departamento, porque la impuntualidad de algunos fiscales, las 555 (quinientas cincuenta y cinco Juntas Receptoras de Votos) instaladas en este departamento funcionaron con relativa normalidad. Es de señalar que 299 estaban ubicadas en el municipio de Estelí, por lo que representó esta localidad un gran peso.

En horas de la mañana, Alexander Pérez, jefe de campaña de la alianza PLI-MRS protestó porque, en algunas JRV, las boletas no llevaban dos firmas sino solo la del presidente, tal protesta luego se disipó porque a nivel nacional el Consejo Supremo Electoral, señaló que esto no invalidaba el voto.

Si en horas de la tarde, hubo un ligero incidente en una de las JRV que funcionó en el Centro Escolar José Benito Escobar de la ciudad de Estelí, en el momento que la señora María Moreno, con cédula 161-01159-0005J, luego de firmar el padrón electoral, y marcar en las casillas de sus candidatos de su preferencia, tanto a presidente como a diputados, tomó la boleta, la estrujó  para posteriormente romperla y lanzar en el piso frente a los miembros de ese cantón los pedazos.

Pese a que es un delito electoral, la dama no requerida ni nada por el estilo, y los policías electorales y demás personal de la JRV no hicieron nada y la mujer quien vive en el barrio Aristeo Benavides retorno oronda a su casa.

Posteriormente en horas de la tarde, fue detenido por la Policía Álvaro Miguel Blandón, quien es fiscal suplente de la alianza PLI-MRS porque en estado de ebriedad protagonizó una alteración al orden y profirió amenazas de muerte contra un fiscal de otro partido.

Según oficiales de la Policía al tipo trataron de persuadirlo que se fuera del lugar y que evitara problemas con los fiscales de los otros partidos en contienda pero hizo caso omiso.

Supuestamente Blandón llegó el sábado en horas de la tarde al centro de votación y en una mochila presuntamente llevaba una botella con licor, misma que habría pasado tomando toda la noche amanecer domingo.

Nuestras fuentes indicaron que luego de realizar una revisión en el área donde durmió encontraron el envase donde Blandón llevó el licor.

También supuestamente Blandón quería estar en el centro de votación, aunque su propietario estaba presente. A lo interno ellos habrían suscrito un acuerdo de que el fiscal suplente estará en el centro de votación la tarde y la noche del sábado hasta amanecer del domingo en las tareas de resguardo del material electoral.

Por ello el fiscal propietario asumió su cargo a primera horas de la mañana y por lo tanto ya no había razón de que él estuviera en el centro, dijeron funcionarios electorales.

Es de señalar que en este proceso los votantes llegaron  forma gradual a las JRV por lo que no se observaron grandes colas y las personas en situación de discapacidad eran atendidas por un grupo de edecanes que organizó la Organización Revolucionaria de Discapacitados con financiamiento de la Unión Europea para que brindaran asistencia a las personas con algún problema de movilidad.

Varias personas de la tercera edad que llegaron a ejercer su derecho al voto, dijeron sentirse agradecidas por esta iniciativa de jóvenes les apoyaran para buscarse en primer lugar en los listados de los padrones electorales, y luego indicarles la JRV.

Helgin Ruiz señaló, que en cada Centro de Votación hubo dos edecanes, uno que recibía a las personas en situación de discapacidad o de la tercera edad y otra que le ayudaba a buscarse en el padrón electoral.

Valga decir que algunas JRV como es la que estaba como presidente la profesora Martha Lilliam López Altamirano, una vez llegada las seis y constatar que no habían personas en las filas, conforme a la ley llamó a los fiscales para que verificaran todo y estos dijeron ante los periodistas que todo estaba en orden.

Luego procedieron a cerrar la JRV para iniciar el conteo respectivo. En varias JRV que funcionaron en el instituto profesor Guillermo Cano, los observadores de la Unión Europea participaron en el conteo de votos, o escrutinio.

En este departamento, supervisaron oficialmente las elecciones, observadores de la Unión Europea, de la OEA, del Consejo Nacional de Universidad y de la Procuraduría de Derechos Humanos.