•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua recobró la calma tras la celebración, esta madrugada, de miles de simpatizantes del presidente Daniel Ortega, quien encabeza cómodamente con más del 60 por ciento de los votos el escrutinio parcial de las elecciones del domingo.

Los seguidores de Ortega, vestidos con camisetas blancas y portando banderas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se tomaron desde la noche del domingo y hasta la madrugada las calles de Managua y de otras poblaciones del resto del país para corear el triunfo del gobernante, quien todavía no se ha pronunciado sobre su victoria.

Con el 15,9% de las mesas electorales escrutadas, Ortega consiguió el 63,95% de los votos, frente al 29,09 por ciento de su principal rival, el empresario de radio Fabio Gadea, de la alianza opositora Partido Liberal Independiente (PLI), según los datos oficiales.

"Daniel, Daniel, Daniel", gritaban los seguidores de Ortega desde antes incluso de conocerse los primeros resultados parciales.

La fiesta en Managua, en plena calle, se destacó por su música, baile y licor, a pesar de que estaba vigente una "ley seca" por la celebración de los comicios.

Los festejos también estuvieron acompañados por la detonación de cohetes de fabricación artesanal, el sonido de las bocinas de los vehículos y el rugido de cientos de motocicletas.

La Policía de Nicaragua no ha reportado hasta ahora que se hubiesen producido incidentes tras la jornada electoral.

El FSLN, sin embargo, denunció que durante la votación tres personas resultaron con heridas de bala en un confuso suceso ocurrido en la provincia de Matagalpa, al norte del país.

Tras la celebración, las principales avenidas de Managua lucían esta mañana desoladas, según constató Acan-Efe.

El transporte público colectivo funcionaba con normalidad y los centros comerciales tenían sus puertas abiertas, pero con poca afluencia de visitantes.

Los empleados del Estado también acudieron a sus centros laborales, mientras las escuelas suspendieron hoy las clases por disposición del Ministerio de Educación, debido a que esos edificios funcionaron como centros de votación.

Pese a la celebración de los sandinistas, la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI), segunda en los resultados electorales, calificó anoche como "irreales" las cifras oficiales.

En las redes sociales de Facebook y Twitter simpatizantes de Ortega celebraban también la victoria electoral, mientras sus opositores criticaban el proceso.

Tras su victoria, el líder sandinista, que el próximo viernes cumplirá 66 años, gobernará Nicaragua por un nuevo periodo de cinco años, que iniciará el 10 de enero próximo.