•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La dirigencia del empresariado nicaragüense expresó preocupación este miércoles por la concentración de poder en manos del presidente Daniel Ortega, tras su contundente triunfo en las elecciones presidenciales y legislativas del pasado domingo.

"Estamos ante una situación donde nos preocupa el poder absoluto" que tendrá Ortega desde el Parlamento, dijo en declaraciones a la prensa el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Ortega fue proclamado vencedor de los comicios presidenciales con un 62,65% de los votos, mientras que su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) habría obtenido 60 de los 90 escaños del Congreso, según proyecciones no oficiales.

Con esta influencia en el Congreso, Ortega tendrá la posibilidad de impulsar las leyes de su interés, incluida una reforma constitucional que le permita mantenerse en el poder por tiempo indefinido.

En su primer mensaje a la nación, la noche del martes, el mandatario intentó calmar los temores de la oposición y de los empresarios al afirmar que "no vamos a hacer lo que nos dé la gana" con el poder recibido.

"Para tranquilidad de todos les debemos decir que no vamos a provocar cambios dramáticos en este proceso que estamos desarrollando", manifestó.

Las políticas sociales y las alianzas con empresarios y trabajadores que se alcanzaron en la actual administración han funcionado bien, por lo que el gobierno no busca propiciar cambios, agregó Ortega.

Aguerri consideró que Ortega busca "cómo mandar un mensaje conciliador" pero demandó que en el trabajo del Parlamento "prevalezca el consenso" y que sean tomadas en cuenta todas las fuerzas políticas que fueron electas.

En su comunicado, los empresarios se pronunciaron sobre la falta de transparencia de los resultados en los comicios del domingo y se hicieron eco de los reclamos y denuncias de la oposición sobre anomalías ocurridas durante el proceso electoral.

La agrupación pidió que se publiquen las actas de las 12.960 mesas de votación para que se refleje la voluntad popular y se dé respuesta a los recursos de revisión presentados por los partidos en contienda.