•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Departamento de Estado de EU insistió hoy en que las recientes elecciones en Nicaragua "no fueron transparentes" y subrayó su preocupación por "las irregularidades del proceso electoral" en el que fue reelegido el presidente Daniel Ortega.

"El Gobierno de Nicaragua ha anunciado que Daniel Ortega va a cumplir otro mandato como presidente. Los observadores nacionales e internacionales acreditados han declarado públicamente que el proceso electoral se vio empañado por irregularidades significativas", aseguró el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner en un comunicado.

Toner insistió en que las elecciones nicaragüenses no fueron transparentes y que, como ya advirtieron antes de los comicios, el proceso electoral experimentó irregularidades.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado explicó que a algunos observadores se les negó el acceso a los centros de votación y que muchos votantes encontraron dificultades para demostrar sus identificaciones, entre otros incidentes.

Respaldan a UE

"Estamos de acuerdo con la misión electoral de la Unión Europea (UE) en que el Consejo Supremo Electoral no operó de manera transparente e imparcial. También compartimos las preocupaciones de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en relación con las irregularidades en el proceso electoral y el día de las elecciones", dijo Toner.

El Departamento de Estado se une además a la OEA, agrega el comunicado, para pedir a las autoridades nicaragüenses que investiguen los actos de violencia perpetrados el día de las elecciones.

"Estados Unidos sigue comprometido con la defensa de los procesos democráticos y los derechos humanos universales, y alienta al Gobierno de Nicaragua a hacer lo mismo", concluye.

Constitución prohíbe reelección
Tras los disturbios postelectorales en Nicaragua que se han saldado ya con cuatro muertos y decenas de heridos, el Gobierno instó hoy a sus conciudadanos a trabajar "en armonía" y promover una "imagen positiva" del país, mientras la oposición llamó a mantener una "resistencia pacífica" en las calles.

La Constitución de Nicaragua prohíbe la reelección presidencial continua y limita a dos el número de mandatos de un gobernante.

Sin embargo, una sentencia de los magistrados oficialistas de la Corte Suprema declaró inaplicable el artículo de la Constitución referente a la reelección presidencial, por lo que se permitió a Ortega optar a un tercer mandato.

Daniel Ortega, quien ya gobernó Nicaragua entre 1985 y 1990, inició su segundo mandato en 2007.

El domingo, los nicaragüenses estaban convocados para elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.