•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua ratificó hoy la reelección del presidente Daniel Ortega
en los comicios del pasado domingo con el 62,46% de los votos y abrió un período de "revisión aritmética" de los resultados, denunciados como fraudulentos por la oposición.

El presidente del CSE, Roberto Rivas, informó hoy de que con el 99,27% de las mesas electorales escrutadas, Ortega logra 1.569.287 votos, es decir un 62,46%, y su principal oponente, el empresario de radio Fabio Gadea, del Partido Liberal Independiente (PLI), obtiene 778.889 votos (31%).

Según un informe oficial divulgado hoy, en tercer lugar se ubica el exgobernante Arnoldo Alemán (1997-2002), con 148.507 votos (5,91%), de la alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

En cuarto lugar se sitúa el exdirigente de la "Contra" antisandinista y actual diputado Enrique Quiñónez, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) con 10.003 votos (0,40%) y en quinta posición está el académico Roger Guevara, de la Alianza por la República (Apre), con 5.898 (0,23%).

"Los partidos, una vez que se notifique al último, tendrán 72 horas para recurrir ante este tribunal electoral para solicitar recursos de revisión de las sumas aritméticas", precisó Rivas al presentar las cifras oficiales.

Según la Ley Electoral nicaragüense, las autoridades tendrán un plazo de 72 horas más para resolver los "recursos de revisión" que introduzca cualquier partido político participante en los comicios.

El triunfo electoral de Ortega, quien hoy cumplió 66 años, no ha sido reconocido por ninguno de los cuatro candidatos opositores a la Presidencia nicaragüense.

El PLI y Gadea denunciaron un "inaudito y monstruoso fraude de la voluntad popular", exigieron nuevas elecciones y llamaron a sus seguidores a mantener una "resistencia pacífica" en las calles.

Las manifestaciones contra la reelección de Ortega, ocurridas entre lunes y miércoles de esta semana, dejaron cuatro personas muertas (tres opositores y un sandinista), 49 policías heridos y decenas de civiles lesionados, según la Policía Nacional.

"Lamentamos y deploramos los hechos violentos" y la muerte de esas cuatro personas, indicó hoy Rivas.

Tras los sucesos, el Gobierno nicaragüense instó a sus conciudadanos a trabajar "en armonía" y promover una "imagen positiva" del país, mientras la oposición reiteró su llamado a una "resistencia pacífica".