Crímenes entre parientes

Publicado 14, 04.2019

A sus 38 años, Dulce María Castillo es de esas personas que no creen en fantasmas y casas malditas. Aun así, buscó un pastor para que bendijera la propiedad que actualmente ocupa.