• |
  • |

La suerte es una especie de energía de fluido desconocido que en alguna forma incide en la vida del ser humano con influencias positivas y negativas.

Su existencia es innegable, su acción imprevisible, sorpresiva la mayoría de veces; por igual, sin distinciones de ninguna naturaleza modifica sin condiciones los tres planos que en el ocultismo se considera integran al hombre.

Desde su comienzo, el hombre ha sido sensible a diversas creencias; algunas han evolucionado con el paso del tiempo otras han logrado permanecer intactas al desarrollo paralelo de su cultura y civilización. Es de creer que entre estas últimas se encuentra la fe en la suerte.

De su origen, podemos decir que es desconocido, pero en cambio se conocen muy bien sus motivaciones. El hombre siempre ha sido consciente de su pequeñez frente a la magnitud del universo que le rodea, le aventaja y le anula.

Reconoce su pequeñez y se siente estremecido por los elementos y la naturaleza, experimentando sin cesar la necesidad de una protección contra toda clase de fenómenos físicos y mentales que lo desconciertan y aterran.

Al tomar conciencia de lo bueno y lo malo, nació la creencia propiciatoria en lo que análogamente lo beneficia o por el contrario, lo obstaculiza o damnifica, pero lo curioso es que centró estos poderes en la entidad de la suerte.

Ha intentado descifrarla, identificarla, domesticarla, siempre tratando de congraciarse con ella con fines propiciatorios, o buscando maneras para minimizarla o anularla cuando su influencia es negativa.

Sigue inalterable

Se ha valido de la religión, de la magia buscando que sea su aliada en todas sus actividades. En sus intentos a menudo la ha confundido con el destino, dándole carácter como poder decisorio irrevocable y definitivo, atribuyéndole secuencias expiatorias o compensatorias por las acciones de sus antecesores, como sucede con el karma, las leyes de la transferencia o de la analogía, la compensación en sí misma, en la consideración de lo opuesto.

Pero la suerte sigue inalterable en su desconocida identidad ejerciendo su acción en la vida del hombre, obligándonos a reconocer que estamos en la imposibilidad de sustraernos a su acción.

Podría suceder que al igual que nosotros, otros investigadores utilizando otros razonamientos, nuevas conjeturas e hipótesis, lleguen a mejores definiciones de la suerte.

Ello sería muy grato, ya que de esta manera la misma lograría su final integración al saber popular como medio sustantivo para la realización del éxito y la felicidad. Que la Navidad y el Año Nuevo les traiga paz y bendiciones.

Tome nota

Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Parapsicóloga. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios. Lectura del tarot y las cartas del trabajo, amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 6 de la tarde, previa concertación de cita. Barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana media cuadra abajo, casa #2010. Teléfonos: 2266-2262 / 8699-0842, Managua.