• |
  • |

Con el simple hecho de tener un color favorito automáticamente, a través de su energía, nos entrelaza con la velocidad vibratoria que cargan cada uno de los colores en sí, y más aún si nos fascinan sin excepción.

Quien ama los colores, ama la conexión con el exterior de modo inconsciente, dado que estos son los encargados de hacer que el “Yo” interno salga a flote de modo natural, bajo los efectos de nuestra coloración natural en principio, como por la elección del color que nos encanta con tan solo verlo, pero quizás nunca ha estado en nuestra mente llevarlo. Cualquier atracción hacia los colores fuertes, suaves, cálidos, tierra o fríos están ligados armónicamente con la cromoterapia.

¿Qué es la cromoterapia?

Según Martha Bermúdez, médico naturista y experta en temas de equilibrio, la cromoterapia está ligada directamente a los colores, sus energías y a los beneficios que los acompañan. Estos en sus diversas tonalidades nos brindan energía y en la mayoría de ocasiones revitalizan el cuerpo del ser humano, a cualquier edad, refirió.

En palabras más sencillas la cromoterapia significa color, armonía, vida, espacio y es simbolismo, lo que nos vincula a la espiritualidad y nos proporciona inspiración ante la realización de muchas actividades durante el día y la noche, por el resto de nuestras vidas, enfatizó la experta.

Los colores alimentan nuestro “Yo”

La influencia que tienen los colores en nuestras vidas sirve para alimentarnos y retroalimentarnos con las demás personas, afirmó Bermúdez. “Aquí entra una ciencia espiritual que permite que nuestro carácter se forme sobre la base de los gustos y afinidad por los colores”, añadió.

“Son muchas las personas que condicionamos los colores para darnos aquella emoción, aquella auto-relajación que nos va a conectar con una velocidad vibratoria capaz de llevarnos a un mundo exterior, pero ciertamente los colores juegan un papel con la personalidad. Es decir, las energías que brindan los colores inciden con mayor fuerza cuando nuestra actitud está más inclinada en buscar la armonía y no en apariencia”, argumentó la experta.

La afinidad de los colores y el ser humano es una conexión con el mundo de la medicina natural, con la vida espiritual, el mundo material y los “Yo” internos y externos, porque los colores indiscutiblemente se vuelven en algún momento de nuestras vidas cruciales para contrarrestar una dolencia de salud, social, de amor, laboral o personal, detalló Bermúdez.

Los colores y los elementos naturales

Las tendencias de colores en el mundo originalmente están diseñados naturalmente por las conexiones entre los elementos fuego, tierra, aire y agua, y los destellos energéticos entre la tierra y el cosmos.

“Sin lugar a dudas los colores marcan un nuevo horizonte de vida en la humanidad”, dijo la especialista en temas de equilibrio, quien agregó que “para cada persona hay un color, valorado con su signo del zodiaco o estrella y su alineación con los elementos de la naturaleza”.

Las tonalidades que influyen en la vida

Los colores fuego: Son la gama de colores vibrantes como el naranja, rojo, amarillo, fucsia, entre otros. A las personas que les gustan los tonos fuertes son alegres, apasionadas, proactivas, de poder con visiones sólidas en la vida, seguras de sí mismas, pero también hay quienes tienden a ser irritables en sus estados de ánimo.

Los tonos fríos: Están asociados al elemento agua y su máxima representación está en la gama de los azules y sus derivados, un tono que actualmente está gravitando en el ambiente navideño.

Los colores suaves: También conocidos como pasteles son influenciados por el elemento agua. La delicadeza de estas tonalidades tiene conexión a la existencia del individuo, romanticismo y al desarrollo del intelecto.

Los tierra: Quienes sienten atracción por esta gama de colores son personas centradas, con dominio sobre el desarrollo emocional y poseen un potencial energético de más velocidad que otros, debido a su conectividad con el elemento tierra.

Los colores que envuelve el aire: Son tonalidades como el verde y según la experta van ligados a personas apasionadas, amorosas y muy tranquilas.

Los tonos plata y oro: Indiscutiblemente tiene gran incidencia el elemento tierra y quienes giran al compás de estos brillos son personas de atracción magnética que vibran por sí solas, ascienden con facilidad y en la mayoría de los casos son catalogados como personas verdaderamente brillantes.

Año nuevo, vida nueva y colores nuevos

Cada año las tendencias de colores varían y no es por casualidad del mercantilismo, sino que tiene una lógica que va más allá de lo que muchos podemos ver a simple vista, se trata de la energía radioactiva entre la tierra y el cosmos.

Este año le tocó el turno a los colores fríos, que juegan con azules en todos sus derivados como simbología del agua, dado que el próximo 2013 vibratoriamente es el año del agua. El 2013 se traduce como el año del perdón y la compasión por nosotros, para terminarlo con mucha paz interior.

Tome nota

Taller para decorar el hogar en estas fiestas y año entrante, con técnicas de feng Shui y cromoterapia.

Valor: 500 córdobas

Lugar: Cooperativa Tininiska

Contacto: 22787835