•  |
  •  |

¿Te está faltando la alegría de vivir? Conocer la importancia que tiene la relajación y saber cómo relajarse es vital para asegurar tu salud y tu bienestar, así como la recuperación de la pasión y de la alegría en tu vida.

Tu salud es responsabilidad tuya. Permitiendo que los momentos estresantes de tu vida afecten negativamente, terminarán por hacer que te sientas deprimido en las actividades cotidianas y, en casos puntuales podrían conducir a la enfermedad.

Aprender a relajarse es fundamental para el equilibrio de una vida saludable y para el respeto a sí mismo.

En este artículo aprenderás algunas técnicas esenciales para relajarte, y es de esperar que también para que intentes incluir la relajación como una parte permanente de tu estilo de vida.

Reconoce que tienes estrés y no ocultes tu nerviosismo innato. Obviamente, algo de estrés es bueno para nosotros, ya que añade interés y emoción a tu vida, y nos motiva en el lado positivo adecuado.

Es cuando el nivel de estrés en tu vida hace que te excites con las cosas que te están dañando o preocupando tanto que, constantemente corres el riesgo de caer en estar demasiado estresado.

Es posible que te encuentres demasiado estresado si:

Todo lo que haces es pensar en el trabajo, sin parar, ya sea teniendo tu propio negocio, una carrera, o un trabajo a sueldo, una ama de casa, o la preocupación como madre/padre, o cualquier cosa que está absorbiendo tu tiempo y tu vida un ciento por ciento, y esta concentración excesiva te está dejando sin pasión, decepcionado, triste, y frustrado.

Experimentas tensión constante en tu cuerpo, incluyendo dolores de cabeza, dolores de cuello, dolores de espalda, dolor en todo el cuerpo, etc.

Siempre estás irritable, de mal genio, y tal vez incapaz de centrarte en la realización de tareas. Las cosas triviales te hacen poner fuera de ti mismo fácilmente.

Sientes como si tuvieras demasiadas cosas que hacer, no puedes “desconectar” de las obligaciones que nunca terminan de pasar.

Tu dormir es como un campo de batalla, y te despiertas sintiéndote menos descansado. El insomnio se ha convertido en una norma en tu vida, en lugar de un acontecimiento inusual.

Estás comiendo demasiado o muy poco. O bien, estás eligiendo las opciones menos saludables para alimentarte.

No puedes recordar cuándo fue la última vez que te reíste a gusto y actualmente, tu sentido del humor es muy deficiente.

Prepárate para relajarte. Una vez que hayas aceptado la existencia de factores estresantes que afectan negativamente en tu vida, es importante hacer un hueco para la relajación, en medio de todas esas cosas que estás ocupado.

Añadiendo la relajación a tu vida mejorará tu productividad, no la disminuirá, mientras que si no la añades la relajación, puede llevar a quemarte, fatigar, y a enfermedades relacionadas con el estrés y el insomnio constante. Medios que ayudan a prepararse para añadir relajación en tu rutina diaria:

Quítate el sentimiento de culpa. Muchas creencias religiosas y culturales inculcan muy profundamente el valor del trabajo duro. Con el tiempo, y cada vez más con el advenimiento de la tecnología inteligente que nos mantienen enganchados 24 horas, 7 días a la semana, muchos de nosotros hemos llegado a creer que, estar “en la cresta de la ola” constantemente, es la única forma de demostrar nuestra importancia.

Tener una interpretación no realista de lo que es “trabajo duro”, acabará llevándote hacia abajo. El trabajo duro es dar a tus tareas la atención que merecen en el momento que se merecen, no dejando que les dediquemos todas las horas del día.

Acepta que dormir es una parte muy importante de tu vida. Durante el sueño, tu mente continúa aprendiendo de una manera que no es posible durante las horas de vigilia.

El sueño restaura y refresca tu cuerpo en multitud de maneras que no se producen cuando estás despierto. No te sientas tentado a devaluar el valor del sueño.

Por otra parte, la supuesta capacidad de algunas personas para aguantar con cuatro horas de sueño cada noche, es una excepción, no la regla. La mayoría de nosotros necesitamos un ciclo de 6-8 horas de sueño para poder reponernos por completo.

Reconoce que encontrar tu propia manera óptima para relajarse puede llevar tiempo, y el juicio a algunos y error. No te rindas -seguir buscando hasta encontrar la combinación adecuada de actividades que te relajan y rejuvenezcan tu entusiasmo por vivir plenamente.

3. Date tiempo. Hazte un hueco para la relajación en tu agenda diaria. Si estás en casa, marca con tinta roja en el calendario el tiempo dedicado a la relajación. De esa manera, toda la familia podrá apreciar la importancia que le vas a dar al tiempo de relajación.

Si estás en el trabajo, busca un hueco en tu agenda para la relajación.

Practica técnicas de respiración

Reduce la velocidad de tu respiración y concéntrate en ella activamente. Esta es siempre la forma más fácil de calmarse a uno mismo, siempre puedes recurrir a ella.

Inspira por la nariz y exhala por la boca.

Inhala profundamente, cuenta hasta cinco y luego exhala lentamente, contando hasta cinco. Haz esto diez veces para relajar los músculos y los nervios. Descansa siempre después de la exhalación.

Selecciona alimentos saludables.

Evita el exceso de azúcar en las barras de cereales, en la pastelería o en las bebidas refrescantes. Los hidratos de carbono, como la pasta, se convierten fácilmente en azúcar. Esto puede causar graves subidas y bajadas, así como agitación, alterando la capacidad de tu cuerpo para utilizar eficientemente la energía.

Evita la toma excesiva de café. En lugar de café normal, prueba a cambiar a descafeinado, o a un té con hierbas, con poca o nada de cafeína. El agua caliente ayuda a relajarse.

Come frutas frescas, verduras y granos integrales que están libres de azúcar refinada, como por ejemplo, manzanas, uvas, zanahorias, brócoli, arroz integral o pan integral.

Come proteínas baja en calorías, tales como pollo, pescado, granos enteros, legumbres, verduras de hoja verde o productos lácteos bajos en grasa. Estas proteínas son una fuente de energía mejor.

Toma un multivitamínico. Algunas vitaminas alivian el estrés.

Escríbete a ti mismo una carta de amor

Utiliza afirmaciones para cambiar tu visión de la vida, y para de pensar siempre en las causas negativas. Afirmaciones cortas, declaraciones energéticas que construirán y aumentarán tu confianza, que te ayudarán a esperar resultados positivos. Ten cuidado con las palabras que elijas. Las cosas que digas sobre ti mismo una y otra vez, te asegurarán que crees tu propia retórica. Utiliza palabras positivas, creíbles, y amables sobre ti mismo.

Aprende a dar un paso atrás, y a intentar ver las cosas desde fuera, a ver el bosque, en vez del árbol, cuando estás en el meollo de las cosas que no parecen ir bien.

Cambia tus modos de actuar. Si el problema es algo que estás haciendo, intenta cambiar la manera de reaccionar ante esa cosa. Detente y escucha a los que te rodean para averiguar y corregir lo que podrías estar haciendo mal, o tienes mal captado ese tema.

 

Intenta ver el lado bello de las cosas

Busca un lugar tranquilo, para cuando te sientas abrumado y que te encuentres a gusto.

Toma un baño caliente. Enciende unas velas alrededor de la bañera, baja las luces, y, si lo deseas, añade burbujas o lavanda.

Tiéndete en la cama o en el sofá. Pon música suave. Relájate escuchando sonidos de las olas del mar, cascadas y pájaros.

Lee un buen libro. Recuéstate en el sofá con una manta y una taza de té o de manzanilla.

Imagínate un paraíso personal. Cierra los ojos e imagina un escenario diferente. ¿Qué ves a tu alrededor? ¿Hay una brisa? ¿Estás oyendo las aves o el agua? Imagina el sonido relajante de las olas del mar cuando llegan a la orilla. Disfruta un momento en tu lugar especial.

Incluso el cuarto de baño en el trabajo, es un ideal “lugar tranquilo” para un respiro si no tienes otro lugar donde ir.

Deja de sentirte culpable. La culpa es una potente fuente de estrés. Deshazte de esa fuente de culpa. Deja de involucrarte en comportamientos que te hacen sentir culpable. Busca ayuda profesional, si es necesario, pero no permitas que un comportamiento destructivo vaya en aumento, y te quite tu vida y tu salud.

Aprende a establecer prioridades. Haz una lista de las tareas del día. Organiza la lista por orden de importancia. Aprende a ser proactivo, y a dar la relativa importancia a las cosas antes de que sean un gran problema. El tiempo organizado de manera más productiva, significa más tiempo libre para relajarse.

 

http://es.wikihow.com