•  |
  •  |

Cada mes del año está representado por una flor. Enero, el clavel o las clavelinas; febrero, los helechos y la madreselva; marzo, las azucenas; abril, la rosa; mayo, la margarita; junio, el gladiolo y el jazmín; julio, las calas; agosto, los nardos; septiembre, violetas y girasoles; octubre, nardos y dalias; noviembre, siemprevivas; diciembre, orquídea y azahar.

Las flores blancas son elegantes y muy hermosas, son ideales para tener en casa, llevar a la iglesia, para las novias al contraer matrimonio, para adornar los restaurantes, salones, entre otros. Nunca se deben llevar a los sanatorios ni a las recién alumbradas, tampoco regalar a una mujer en edad de casarse. En los funerales son apropiadas la flores lilas o moradas, si el finado es joven, se admiten las amarillas junto con las blancas. El color rosa será sin duda el más socorrido, es el único color que no resulta inapropiado en ninguna circunstancia y siempre proporciona paz y dulzura.

El bonsái, elegante y refinado

Sin duda no es lo mismo regalarle flores a una jovencita que a una persona muy mayor. Para una jovencita un ramo multicolor de los llamados campestres. Si la intención es un primer amor, unos capullos de rosa color rosado es lo correcto. Si le coloca colgando una campanilla, le traerá a ella mucha suerte. En la visita a una casa, la invitación a una cena o comida se admite como ramo más económico las margaritas amarillas y blancas; un buqué más escogido será un ramo de rosas amarillas, nunca menos de 14, no regale número impar de flores, no es de buen agüero, el número de rosas de 10, 14, 20, 26, es de buen agüero… contrario al de 12.

A la novia o a la esposa, sin duda la reina de las flores; un buen ramo de rosas rojas. Una orquídea atada a un gran lazo rojo multiplicará la suerte en la pasión, el lazo habría que guardarlo y ponerlo junto a la foto de la persona amada.

La novia en el día de su boda lucirá estupenda con el jazmín, las calas, las azucenas y los capullos de rosa amarilla o rosa; deberá llevar el ramo en la mano derecha y colgando del mismo una sortija de plata (atada al ramo).

Regalar un bonsái a alguien que tiene un despacho con poca luz y pocas vistas será del todo muy acertado, duradero y hará que lo recuerde cada vez que lo mire, además de ser un obsequio elegante y refinado.

¡Cactus no!

No es buen gusto regalar cactus a no ser que quien lo reciba sea aficionado a ellos.

Los cactus no dan buena suerte si se los compra usted mismo, en cambio son excelentes en los negocios y en la casa porque repelen las malas energías de quienes entran de mala fe. Puede hacer un poco de trampa y pedir que se lo regalen e incluso intercambiar el regalo.

Es de mal agüero llevarse las flores del hospital so pena de regresar pronto. Cuando visite a algún enfermo, no deje las flores sobre la cama, tardará en recuperarse, y quien las deja enfermará.

En número de 7 se llevarán flores blancas al mar para pedir a la Virgen de la Regla o a la Virgen del Carmen, reina de las aguas, también llamada Yemanyá, y en día sábado junto con 7 monedas. Le contaremos nuestras preocupaciones, y ella sin duda nos escuchará antes de 49 días, resolviéndose el problema de inmediato. Su poder de resolver es efectivo, rápido y concluyente. No olvide volver para dar las gracias.

 

Tome nota

Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios. Lectura del tarot, y las cartas del trabajo; amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero. Atiende de lunes a sábado de 8 de la mañana a 6 de la tarde, previa concertación de cita. B° Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa # 2010. Teléfonos: 22662262 / 86990842, Managua.