•  |
  •  |

En hebreo la palabra ‘hashemen’ significa ‘el aceite’. Si se cambia el orden de las letras, se obtiene la palabra ‘neshamá’, que significa ‘alma’. Si se sigue jugando, se crea el término ‘shemoná’, que significa ‘ocho’. Por ocho días, el aceite sirve como símbolo del alma, recordando el proverbio del rey Salomón: “El alma del hombre es la lámpara de Dios”.

El aceite se ha mantenido unido a la historia de la humanidad, tanto en la alimentación, como en determinadas creencias y ritos religiosos. El más antiguo es el de oliva y sus usos son revelados por antiguos textos egipcios y hebreos. También es sabido que para el pueblo griego este preciado líquido era un símbolo de prosperidad y riqueza. Utilizaban la oliva de la primera presión, es decir el jugo que sale de las aceitunas para las comidas, y la segunda carga o molturación era de uso exclusivo para ungir cuerpos y suavizar la piel. Por otro lado, para los judíos las virtudes del aceite consistían además en la conservación de los alimentos.

Si bien tiene su parte mágica y su indiscutible antigüedad, el aceite de oliva no es el único aceite utilizado en rituales y procesos de limpieza esotérica; también existen otros tipos de aceite que hoy en día podemos utilizar en muchos procesos relacionados con creencias religiosas, y su uso en la vida cotidiana. Entre otros podemos mencionar: los aceites que se derivan de las plantas, aceite de las flores, aceite de los animales y el más preciado de todos, el aceite de la tierra, que es el petróleo.

Lámpara de aceite

La lámpara siempre ha tenido un significado positivo, puesto que ilumina las tinieblas, asociadas a los peligros, a la desgracia, a la muerte y al mundo invisible y amenazador; también aleja a los malos espíritus.

Existe una infinidad de supersticiones relacionadas con la luz de estas lámparas, por ejemplo: todavía hoy, en algunos lugares se mantiene la superstición de que hay que dejar día y noche una lámpara encendida al lado de la cuna de un recién nacido hasta el día del bautismo. Se deben dejar lámparas encendidas durante la noche de difuntos para ahuyentar a las criaturas del más allá.

Una lámpara que silba o que se apaga anuncia una muerte, ya que, según la tradición, la llama simboliza la vida y es funesto que muera o se apague por sí misma. Si una mujer desea que su marido o su hijo vuelvan del extranjero, encenderá una lámpara y la dejará detrás de la puerta de entrada toda la noche. De ese modo se acelera el regreso y lo protege durante su ausencia.

En los altares suele haber lámparas de aceite, muy apreciadas para curar enfermedades, sobre todo las situadas en el altar de las reliquias o de santos, que son objeto de una devoción especial. Como hemos visto, estos son algunas de las propiedades y significado del aceite; sin embargo, el universo de uso y costumbres de este maravilloso líquido se ha extendido por las diferentes religiones del mundo y, desde luego, a usos esotéricos y mágicos.

 

Tome nota

Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Parapsicóloga. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envida, mala suerte, estudio, trabajo y negocios. Lectura del tarot y las cartas del trabajo. Amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero. Atiende previa concertación de cita, de lunes a sábado, de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde en el barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa # 2010. Teléfonos: 22662262 / 86990842.