•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cristina cuenta a EL NUEVO DIARIO sobre su decisión de no ser madre

Cristina Arévalo Contreras, 41 años, mexicana, socióloga del Movimiento Feminista La Corriente. Hace 16 años vino a Nicaragua gracias a que se casó con un nicaragüense con quien convivió sólo 5 años, “fui postergando la maternidad, porque estaba muy bien con mi esposo, nos divertíamos”, expresa.

Arévalo cuenta que después de la separación decidió que no quería ser madre, que la maternidad no era para ella, “no iba a limitar mi libertad por tener una criatura, por un lado, yo sola hago muchas cosas que seguramente, si tuviese hijos no las podría hacer, fui reflexionando que no era un imperativo ser madre por el hecho de ser mujer”, expresó.

Esta decisión fue reafirmándose en la medida que se vinculaba con las organizaciones, “ser mamá es una responsabilidad que te dura toda la vida, nunca dejan de ser madres, hay mujeres que en cierto sentido limitan su libertad, sus deseos, porque anteponen el deseo de los hijos, porque se convierten en una parte fundamental de su vida, no tengo porque anteponer los deseos de una criatura para poder decidir hacer cosas”, reflexiona.

Sin embargo, aclara que “no les estamos diciendo que no sean madres porque es una maldición, no eso no, pero si hay que estar preparadas para hacerlo y para desear hacerlo”, señala.

¿Preparada para ser madre?

En el Movimiento Feminista La Corriente, se trabaja precisamente alrededor del tema de la maternidad y paternidad responsable, “brindamos charlas de derechos sexuales y reproductivos, derecho a vivir una sexualidad placentera, responsable y libre de violencia”. Arévalo considera que si las jóvenes retrasan un poco la maternidad podrán realizar sus proyectos, terminar de estudiar a tiempo, hacer otros estudios, poder trabajar y viajar.

Día para comercializar
La activista expresó que esta festividad es un motivo para que el comercio se aproveche de la temporada, para sacar promociones “horrorosas” regalando electrodomésticos a la madre “para que siga trabajando en el hogar con más facilidad, en vez de decir, en todo este mes vamos a compartir el trabajo toda la familia”

“Es un día para recordarle a la madre el trabajo domestico y la carga que tienen”, reflexiona Arévalo.

Asimismo, expresó que lo mejor para el día o mes de las madres sería regalar el trabajo compartido entre toda la familia, todo el año. “Es una festividad muy cursi, nos sale todo el sentimiento, pero no sabemos a cuantas madres después del 30 mayo le toca su “sopa de muñeca”, estas fiestas cubren muchas cosas que no deberían estar ocurriendo”, señaló.

“40 mujeres muertas, pero estamos celebrando el día de la madre, sería mejor celebrarlo aprobando una ley más fuerte, sería un buen regalo, atrapar a los 22 hombres prófugos y que se les castigue como se les debe de castigar”, expresó.