•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Su instinto materno, la llevó a darlo todo, su edad no fue un impedimento para sacar adelante a su joven nieto a quien ella asegura siempre miró como un verdadero hijo. Originaria de El Viejo, Chinandega,  la señora Vilma Bonilla es un ejemplo de mujer que luchó y se dedicó a cuidar estos últimos años a Iván Téllez.

El joven Téllez era estudiante de cuarto año de Derecho de la Universidad Centroamericana, UCA, falleció el 16 de marzo a los 21 años en la Sala de Varones del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” tras luchar contra con una rara enfermedad llamada Cushi.

Según doña Vilma, este es el dolor más grande que puede sentir una madre, “Me quise hacer la idea que mi muchachito aún estaba vivo, los doctores no me querían decir que él ya no estaba conmigo, porque temían que yo saliera de control, pero fui fuerte”, recuerda.

Amor incondicional
La abuelita de Iván como era conocida en los pasillos de la Universidad Centroamericana, era quien se encargaba de llevarlo diario a recibir sus clases en esa Alma Mater, y asistirlo en lo que fuera necesario, para apoyarlo, ya que su enfermedad no le permitía movilizarse.

“Ahí nos íbamos diario, soportando el carácter de los buseros que se molestaban porque nos costaba subir, decían ‘vamos avancen, avancen’ y el pobre Iván con su bastón, fue duró pero nunca tiramos la toalla. Yo quería que el cumpliera su sueño de ser un profesional”, comenta con la voz entrecortada, producto de la nostalgia que le despierta el recordar esos momentos.

Este 30 de mayo, Bonilla no recibirá el abrazo reconfortante que le daba Iván durante estuvo en vida, ni aquel pequeño detalle que confiesa, el joven conseguía con mucho esfuerzo para expresarle cariño a su abuelita, ella asegura que se siente sola y vacía.

“Iván era mi única compañía, tuve dos hijas una se fue a estudiar a la Unión Soviética y allá se casó, mi otra hija, la mamá de Iváncito, estudiaba y por eso yo lo crié como mi hijo, ahora ella vive con su familia, yo estoy sola, se me fue mi amigo, mi hijo y mi nieto”, relató.