•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

De la evidencia de los crímenes, no hay duda. En unos se han usado armas blancas y en otros de fuego, pero a los familiares de las víctimas no les ha quedado más que sepultar a sus deudos, resignarse y esperar que Dios haga justicia y castigue a los responsables, porque los Tribunales de Jurados nunca hayan culpables.

En los juzgados de Rivas la impunidad supera a la justicia, porque en lo que va del año se han realizado tres juicios por homicidio y en los tres los miembros de los jurados han dictado veredictos de no culpabilidad a favor de los acusados.

Los veredictos han caído sobre la Policía y la Fiscalía como un balde de agua fría, porque al presentar ante el juez a los sospechosos, dan por esclarecido los crímenes, pero si no hay culpables, cabe preguntarse quiénes son los supuestos verdaderos hechores.

Pero a quienes causan más consternación los veredictos es a los familiares de las víctimas.
La fiscal de juicio de Rivas, Yahaira Largaespada, confirmó que a ella le ha correspondido estar en los tres juicios que se han realizado en contra de tres hombres acusados de homicidio, “y me he percatado de que los miembros de los jurados no están asumiendo su responsabilidad que es administrar la justicia y eso nos está afectando”, detalló.

Dieta de hambre
Largaespada dice que ha notado que en muchos casos los jurados se integran en contra de su voluntad, y que otros hasta se molestan cuando los llaman para ser parte de un tribunal, porque dicen que en ocasiones los juicios tardan hasta tres días y “llegan a perder su tiempo” por una bonificación o dieta de 371 córdobas, independientemente del número de sesiones a las que asistan.

Para la fiscal, todo lo antes señalado influye en las decisiones que toman los jurados, porque básicamente algunas personas están impartiendo justicia en una sala de juicios en contra de su voluntad “y se desquitan dando estos veredictos”.

A esto se suma el temor que tienen a la hora de integrar un jurado, porque Rivas es un pueblo pequeño y todos se conocen y hay temor a represalias, agregó la fiscal.
Recordó que el primer veredicto de no culpabilidad se dictó a finales de enero y fue a favor de Juan Carlos Zapata Borges, de 20 años, a quien la Policía arrestó y remitió a la orden del Ministerio Público por considerar que participó en el homicidio del ingeniero Armando Javier Hernández Sandino, ultimado de dos estocadas la madrugada del 13 de noviembre de 2010.
En el segundo veredicto de no culpabilidad el beneficiado fue Cándido Alcides López Chávez, quien según la Fiscalía la noche del 14 de febrero de 2009 asesinó de un disparo al joven Guillermo Acuña Salazar, en la Terminal de buses de la comarca de Escalante, municipio de Belén.

En este caso la acusación señalaba que la víctima sostuvo una riña con un hermano de López Chávez, y éste entró en su defensa, sacó su pistola y le atinó un disparo en el tórax a Acuña Salazar.

Pese a las pruebas presentadas por la Fiscalía, el jurado declaró inocente al acusado el 28 de marzo de este año.

El tercer veredicto de no culpabilidad se dictó el primero de abril de 2011 y con el mismo Carlos Adonis Miranda Guevara, de 25 años, recobró su libertad, porque era acusado de haber ultimado de una estocada en el abdomen al estiliano Pedro Pablo Centeno Hudiel, de 39 años.

En el expediente judicial se detalla que ese crimen ocurrió el 25 de diciembre del 2010, a las 6:00 de la tarde en una plaza de toros de Belén, donde la víctima en compañía de su hermano bailaba amenamente en un chinamo con una hija del dueño del local.

Como la joven se negó a bailar con el imputado, éste se molestó al verla con Centeno Hudiel, y al salir del chinamo le propinó la mortal estocada.

De acuerdo con la fiscal, en los tres casos existían suficientes pruebas para dictar veredictos de culpabilidad.

La sangre no los convence
Comentó que en el último caso hasta mostraron la camisa que andaba puesta el día del crimen Miranda Guevara, la cual tenía manchas hemáticas que correspondían al tipo sanguíneo del occiso, además dos testigos dijeron haber visto al acusado cuando le propinó la estocada al norteño.

“El veredicto nos causó una gran consternación”, señaló Briselva Centeno Hudiel, quien comentó que su hermano se había trasladado a Rivas para recibirla a ella, porque venía de Costa Rica a pasar el fin de año con su familia.

Para Centeno, en el juicio del supuesto asesino de su hermano “alguien” influyó en la decisión de los miembros del jurado, pero advirtió que seguirán luchando para que se haga justicia, “porque mi hermano nunca tuvo problemas con nadie, y en cambio el acusado tiene malas referencias en Belén”.

La joven de 28 años reveló que su hermano dejó en la orfandad a un hijo de 14 años y a una de 17.

 

Abogados: “hay que aprovechar errores del proceso investigativo”

Por su parte los abogados defienden la actuación de los miembros de los jurados, porque dicen que los veredictos de no culpabilidad los emiten porque consideran que en los casos existe duda razonable sobre la responsabilidad del imputado, la cual está establecida en el articulo dos del Código Procesal Penal, CPP.

El abogado Luis Ocampo Rojas, defensor de Miranda Guevara, señaló que su cliente fue absuelto porque la Policía tuvo fallas en la investigación “y yo aproveché esto en mis alegatos para crear el beneficio de la duda”.

“Por ejemplo, en la acusación se detalla que mi cliente después de que supuestamente le propinó la estocada al estiliano salió huyendo en dirección sur, bajo los efectos del licor, ¿pero y entonces cómo es que el cuchillo que se utilizó para cometer el crimen apareció en dirección norte?, si el supuesto autor huyó al sur y lo dicen los mismos testigos”, señaló.

En tanto la exjueza de Distrito Penal de Juicios de Rivas, Ivette Toruño Blanco, señaló que tal y como sucede en otras circunstancias de la vida, “hay jurados buenos y malos”.

Reconoció que los miembros de los jurados no están preparados para administrar la justicia y señaló que “es imposible capacitarlos”, porque son llamados a integrar jurados 24 horas antes de que inicie el proceso.

La judicial aseveró que ella ni se alegra ni se molesta con las decisiones de los jurados, porque las respeta, además son impugnables.

Por su parte, la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, señaló que los jurados son constituidos sobre la base del artículo 166 de la Constitución Política que señala que la administración de la justicia se organiza y funciona con la participación popular que será determinada por las leyes. En este caso el artículo 41 del CPP crea los jurados para que intervengan en la administración de la justicia en materia penal.

Ibarra señaló “que los escogidos para integrar jurados están obligados a cumplir su función bajo reglas de procedimiento, y sus decisiones no deben ser arbitrarias ni apegadas a sentimientos que conllevan a dar una segunda oportunidad a los acusados, o tener lastima o piedad de ellos.

Al final señaló que los miembros de jurado deben analizar las pruebas observando las reglas de la lógica, la experiencia y psicología.

Destacó que en los delitos patrimoniales (como juicios por robos) sí están ejerciendo una buena labor, no así en los delitos donde se atentan contra la vida.

Cabe señalar que los miembros de jurado son seleccionados mediante un interrogatorio en el que participan el Ministerio Público, abogado defensor y el juez, quien está a cargo del juzgado de juicio.

Quienes tienen amistad o son conocidos de las partes involucradas en el proceso, no pueden ser electos, al igual que los enfermos, personas que han sido procesadas o que tengan familiares que estén siendo enjuiciados.