•  |
  •  |

Empleo casi no hay, pero trabajo hay en p…

Cuando se hacen sondeos de opinión sobre las demandas más sentidas de la población, casi siempre el primer lugar lo ocupa, la falta de empleo. Aunque la verdad es que la gente dice “queremos más trabajo” o, “hace falta trabajo”, ya sabemos que falta de empleo no es lo mismo que falta de trabajo. En nuestro país lo que más hay es trabajo.

Hablando de falta de empleo, es importante señalar que los tiempos en que un muchacho de 17 años entraba como mensajero de una empresa y después de 30 años era el gerente o el contador general, o quizá hasta accionista, quedaron para la historia. El mundo ha cambiado, y esos tipos de empleos son, como dice Rubén Darío en su poema Caupolicán, “algo formidable que vio la vieja raza”, nosotros no lo volveremos a ver.

La tendencia del mundo actual es la autogeneración del empleo. Cada cual debe emprender el camino a construir su propio espacio laboral, consciente de que si lo hace bien, puede llegar a convertirse en un espacio empresarial.

Los mismos Estados Unidos de Norteamérica, país que el siglo pasado absorbía y les daba empleo a cualquier cantidad de inmigrantes, ahora experimenta una crisis de padre y señor nuestro. Tanto es así, que ha tenido que buscar la asesoría de expertos en microcrédito y en emprendedurismo, para estimular la creación de micros y pequeñas empresas.

De pronto el desempleo se comió a Caperucita
Las empresas tienen una frenética competencia, nunca antes vista, por bajar costos. Hace pocos días supe de una empresa transnacional que opera en Nicaragua, la mayoría de cuyos empleados, dos días al mes, trabaja desde su casa. Se comunican por internet. Eso tiene una doble lectura. Por una parte, el personal de esa empresa puede estar cerca de su familia un poco más, por otra, la empresa se ahorra dos días de energía eléctrica, agua, papel, jabón, etc. De hecho, ahora muchas empresas están contratando personas que puedan trabajar desde su casa a fin de bajar los costos de alquiler de oficina.

Por otra parte, la tecnología nos está moviendo el tapete. Muchas actividades que antes realizaban seres humanos hoy las ejecuta un computador en tiempos cada vez más cortos. Se han puesto de moda conceptos como: compactación, reorganización, reingeniería, tercerización, reconversión ocupacional, en fin…

El caso es que las personas que ahora tienen un empleo deben estar alertas para evitar sorpresas, y cuando llegue el momento de cambio (despido u otra opción) no los encuentre sin alternativas de ingresos. No hay que ser tan inocentes como Caperucita, y creer que jamás llegará el momento en que le digan “hasta nunca, ha sido un placer haberle conocido”.

 

Botiquín de primeros consejos

A continuación vamos a proporcionar algunos consejos recogidos por la experiencia de quienes siempre han sabido que todo cambia, que hoy puedes estar en un excelente cargo y mañana en la dimensión desconocida. Aquí vamos:

* Haga un presupuesto de sus gastos.
* No gaste más de lo que gana.
* Ahorre un diez por ciento de sus ingresos.
* Forme una cooperativa de ahorro y préstamo con sus colegas de trabajo. Así ahorra y gana intereses más altos que los del banco.
* Lleve sus alimentos y evite comprarlos fuera.
* Utilice ropa sencilla. Por vestir de marca no se gana más.
* Evite celebraciones y salidas motivadas por impulsos momentáneos.
* Defina sus metas personales. Recuerde que las metas llevan números.
* Elabore un plan B. Esto quiere decir un plan alternativo en caso de quedar sin trabajo por un tiempo.
* Si piensa tener su propia empresa, afine esa idea y trabaje por ella.
* Siempre hay un poco de tiempo para generar algún ingreso extra que sirva para el ahorro.
* Invierta poco a poco en artículos que pueda utilizar para generar ingresos (computadora, herramientas, insumos, equipos técnicos, etc.)
* Evite en lo posible las tarjetas de crédito o las compras al crédito.
* Compre y consuma solo lo necesario. Protéjase de la publicidad que induce a las compras superfluas.
* Comparta con su núcleo familiar los proyectos y metas. Si ellos lo desconocen, atentarán en su contra sin saberlo.
* Viva con sencillez, no viva de espejismos.
* Como dice el cantor: Viva sin alfombras, pero lleno de sonrisas. Lo mejor de la vida es gratis.