•   Boston  |
  •  |
  •  |

El poeta norteamericano David Gullette se ha inspirado en Nicaragua para escribir una novela a la cual ha titulado “Dreaming Nicaragua” (Soñando Nicaragua).

En ella se describe cómo un veterano norteamericano de la Guerra de Vietnam se traslada a Nicaragua para buscar su paz interior, la cual perdió cuando se encontraba asesinando campesinos sin ninguna justificación en ese país.

Ese remordimiento persigue todo el tiempo a Jesse Pelletier, actor principal de la novela, quien se siente culpable por todo lo que ha hecho en el pasado, y por tal motivo decide emprender un viaje a Nicaragua en una caravana de los Veteranos por la Paz, con el fin de ayudar a los campesinos nicaragüenses para que puedan desarrollar sus vidas en el campo y de esta forma él poder encontrar un poco de tranquilidad en su conciencia por lo que hizo en el pasado.

A su llegada a Nicaragua, las bellezas naturales de la Tierra de Lagos y Volcanes le roban el corazón, al punto que compra una pequeña propiedad para construir un hospedaje que le llama “Gringo Pinolero”, la adquisición de este local, ubicado en la hermosa bahía de San Juan del Sur, le trae mucha paz interior, ya que al pasar del tiempo hace muchos amigos y se enfoca en desarrollar un proyecto en pro de los campesinos.

Jesse, a pesar de que ha encontrado la paz interior al vivir en Nicaragua y ayudando a la gente, no logra conseguir esa paz en su totalidad, ya que ha vivido separado de su única hija por muchos años, separación que se debió al divorcio de su primera esposa que dejo en Florida.

 

La hija, el ecologista, el romance…
Pero al pasar del tiempo, Pelletier logra convencer a su hija para que lo visite en Nicaragua. La hija Suzy, de 23 años, una vez en Nicaragua se enamora de un joven nicaragüense, Camilo Sánchez, un activista ecologista que defiende a capa y espada la tierra y sus recursos. Esta acción de Camilo atrae a la joven, que cae rendida a sus pies.

Lastimosamente, este romance no dura mucho tiempo, debido a que a Camilo lo hacen desaparecer por estar muy involucrado en la protección del medio ambiente. La actitud del joven ecologista le despertó muchos enemigos, sobre todo de los explotadores de los recursos naturales, quienes lo desaparecen de la faz de la tierra sin dejar ningún rastro.

 

La historia continúa cargada de pasión, sufrimiento y felicidad.
La novela se divide en dos partes, la primera se desarrolla en 1850, cuando los gringos estaban desesperados por encontrar oro en Nicaragua, pero al final se van con las manos vacías, ya que no encuentran nada, también en esta misma época se involucra a William Walker y su paso por Nicaragua, la segunda parte se desarrolla en 2000 en la zona de San Juan del Sur.

Según David Gullette, tuvo que pasar 10 años para escribir la novela. En ese tiempo ha viajado en reiteradas ocasiones para recopilar  la mayor información necesaria sobre los dichos nicaragüenses que emplea muy bien al desarrollar su obra. Gullette es un fiel admirador del pueblo de Nicaragua, y por tal motivo dedica este libro a su gente.

“Quiero que el pueblo nicaragüense sepa que este gringo está muy enamorado del país, y con este libro quiero darle un homenaje, porque me ha cambiado la vida en los últimos 25 años que lo he estado visitando. Este libro es mi carta de amor para Nicaragua”, expresó.

Este es el tercer libro que este poeta escribe sobre Nicaragua. Antes había escrito “Poesía Campesina de la isla de Solentiname” y “Gaspar”, un libro que dedicó al poeta nicaragüense Gaspar García Laviana. Se declara un fiel admirador del poeta Ernesto Cardenal, y le preocupa la forma como este está siendo tratado por el gobierno central.

 

csolis15cr @yahoo.es

Especial para END