•  |
  •  |

Parte III

Dr. Francisco Javier Martínez D.
Neurólogo- Psiquiatra.

La memoria puede ser afectada por deterioro orgánico del cerebro, en este caso hablamos de síndrome amnésico, la sintomatología esencial en este síndrome consiste en un deterioro de la memoria a corto y largo plazo que se atribuye a una causa orgánica específica.

Entre los trastornos amnésicos ocasionados por problemas orgánicos en el cerebro tenemos:

Trastorno amnésico alcohólico
Se le conoce también como Síndrome de KorsaKoff, está ocasionado por una deficiencia de vitamina B1 o tiamina y afecta a la memoria de corto plazo. Se presenta en conjunción con otro padecimiento, el síndrome de Werniche. La deficiencia de vitamina B1 en la dieta puede deberse al alcoholismo (el bebedor come poco y mal, su cuerpo no asimila los nutrientes) también se puede dar por regímenes para bajar de peso y por enfermedades crónicas. Aunque incluye síntomas como confusión y somnolencia, el principal es la amnesia. Los pacientes ignoran la fecha, y para llenar los huecos de la memoria reciente inventan información. No siempre están conscientes de su problema, que es reversible a mediano plazo con una dieta balanceada y tiamina.

Amnesia por ingestión de alcohol
en la década de 1940 el investigador E.M. Jelinek indagó este fenómeno conocido también como alcoholic blackout. Actualmente se define como lapsus de memoria después de beber compulsivamente. Existen dos variantes: en una de ellas se olvida todo lo que ocurrió durante la crisis de intoxicación; en otra, se olvidan episodios aislados y la memoria es fragmentaria. Esta última es la más común en el momento de la resaca, las personas no se acuerdan de lo que ocurrió la noche anterior. La fisiología de este proceso no se conoce del todo, pero se han mencionado la predisposición genética y el síndrome de alcoholismo fetal.

Amnesia postraumática
Ocurre cuando se ha sufrido un traumatismo craneoencefálico, es decir, un golpe en la cabeza, y varía de acuerdo con la magnitud de éste, que se distingue en lesión cerebral primaria, generalmente con efectos irreversibles y lesión cerebral secundaria, potencialmente reversible.

El grado más leve de amnesia dura menos de cinco minutos, el “extremadamente severo” más de cuatro semanas. La recuperación de la memoria varía dependiendo de la localización e intensidad del traumatismo.

Amnesia global transitoria
Se presenta en ancianos y personas de mediana edad. Consiste en un inicio súbito de amnesia anterógrada severa la cual se mantiene durante horas. Al término del episodio, el paciente curiosamente olvida que sufrió una etapa de amnesia. Se desconoce su origen pero es común en casos de tumores y hemorragias cerebrales, epilepsia y trastornos vasculares. Suele ser más frecuente en los hombres de entre cincuenta y ochenta años, y los episodios duran en promedio 4.2 horas. El pronóstico es favorable pues sólo el 8 por ciento de los pacientes tienen recaídas.  

Amnesia por aplicación de electrochoques
Esta terapia consiste en la inducción de convulsiones mediante la aplicación de descargas eléctricas en el cerebro. Aunque todavía se utiliza en el tratamiento de la depresión, está rodeada de polémicas que cuestionan la ética y utilidad del procedimiento. Entre sus efectos secundarios destacan episodios de amnesia retrógrada y anterógrada que impiden recordar los hechos que rodean a la propia terapia y algunos significados del pasado. Originalmente se pensaba que tal amnesia estaba provocada por convulsiones, pero un experimento realizado por investigadores del Departamento de Psicobiología de la Universidad de California reveló que la causa es la corriente eléctrica. Las secuelas sobre la memoria varían en función del número de sesiones, el período de aplicación y las diferentes técnicas para llevarla a cabo.

Amnesia por demencia
Este trastorno de salud es “la pérdida de la función cerebral que ocurre con determinadas enfermedades y afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento”. Se trata de problemas degenerativos e irreversibles. Diversas enfermedades pueden conducir a ella, como el mal de Parkinson, la esclerosis múltiple, las demencias como el Alzheimer y los demás tipos de demencia y ciertas infecciones cerebrales.  

Aproximadamente, la mitad de los pacientes que sufrirán una enfermedad de Alzheimer tienen síntomas pre demenciales, pero ¿cuáles son y cuándo aparecen? Por ejemplo, la capacidad intelectual en los años escolares y la riqueza de lenguaje y pensamiento en la juventud son menores en personas que desarrollarán la enfermedad posteriormente. Sin embargo, no se consideran manifestaciones pre demenciales causadas directamente por el proceso patológico de la enfermedad de Alzheimer, dado que aparecen demasiados años antes del comienzo de la demencia. Se deben considerar, más bien, como factores de riesgo, quizás relacionados con una disminución de reserva cerebral por alteraciones muy precoces, que en otras ocasiones se ha visto que pueden favorecer el asentamiento de las lesiones degenerativas tardías.

La manifestación pre demencial más precoz es la pérdida de memoria, que aparece entre uno y quince años antes de diagnosticarse demencia. La amnesia impide aprender, no mejora con claves y se olvida lo aprendido con facilidad.

Cuando aparece la demencia la enfermedad es progresiva y durante su evolución aparecen síntomas y signos en las esferas cognitiva, conductual y neurológica.

La memoria, el lenguaje y la orientación son los tres procesos psicológicos que se alteran precozmente. La pérdida de memoria es el síntoma que suele llevar al enfermo a consulta, momento en que la enfermedad lleva ya de varios meses a un año de evolución. Suele tratarse de una demencia leve, de manera que la persona todavía es capaz de realizar las actividades cotidianas sin supervisión, aunque tiene dificultades en su trabajo y en su vida social que son las que demandan mayor esfuerzo cognitivo.

La amnesia por demencia es una de las patologías más temidas por las personas, sin embargo, cuando comienzan los problemas de memoria suelen pensar que es una cosa pasajera y no acuden al especialista hasta que ha pasado mucho tiempo, es importante prestar atención a los déficit de memoria y al presentarse lo recomendable es asistir lo más pronto donde el médico.

Amnesia por delirio
Este padecimiento es una confusión aguda y repentina, con cambios rápidos en la función cerebral, debido a una enfermedad física o mental. Entre los trastornos generales en el estado mental del paciente hay cambios en su lucidez, percepción, sensibilidad, movimiento y patrones de sueño. Los enfermos presentan un déficit de atención y tienen un pensamiento desorganizado, su discurso no tiene sentido y sufren cambios de personalidad con signos como enojo, agitación, ansiedad, apatía, depresión, euforia e irritabilidad.

En este contexto los trastornos específicos de la memoria son la disminución de los recuerdos a corto plazo, así como amnesia anterógrada y retrógada. Generalmente el delirio es reversible y su tratamiento consiste en controlar los síntomas. La Clínica San Francisco ofrece los días jueves consultas a precios reducidos para personas de escasos recursos.

Estimado lector si desea contactarme escriba por favor a articulospsiquiatria@hotmail.com te invito a leer mi blog: Dearreaza.blogspot.com

 

Dr. Francisco Javier Martínez Dearreaza.

Universitá degli Studi di Pavia-Italia.
Clínica San Francisco.
De donde fue camas Luna de Montoya, 90 varas arriba.

Tel. 2222-2494. Cel. 8877-1894.