•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Al menos 120 mil personas fueron beneficiadas de forma directa con proyectos de infraestructura vial,  regularización de la propiedad y de negocios rurales en los departamentos de León y Chinandega en los últimos cinco años, a través de la Cuenta Reto del Milenio (CRM), entidad ejecutora, que cerrará operaciones el jueves próximo, 26 de mayo.

Fueron atendidos los 23 municipios del Occidente a través de cuatro conglomerados, diseñados con el objetivo de lograr potenciar el desarrollo económico en el rubro ganadero, agrícola, no agrícola y forestal, así como contribuir a la reducción de la pobreza.

El pueblo y gobierno de los Estados Unidos destinó 113 millones de dólares, los resultados del esfuerzo de cinco años son palpables por la población, al observar modernas carreteras, centrales de cooperativas y pequeñas empresas generadoras de fuentes de empleo.

Evalúan 46 indicadores económicos
A través de la Dirección de Monitoreo y Evaluación (M&E), de la CRM, Carmen María Salgado, evalúa 46 indicadores establecidos para medir el avance e impacto de los 113 millones de dólares. El Programa ejecuta un plan de cierre que garantizará el traspaso ordenado de los bienes, y para que la información generada quede disponible a la población.

Entre los resultados más fehacientes, que se fundamentan por sí mismos en beneficio de la población, está lo relacionado con la disminución del tiempo de viaje y el aumento del volumen de tráfico diario promedio anual con la rehabilitación de las tres carreteras: León-Poneloya-Las Peñitas (20 km); Somotillo-Cinco Pinos (30 km); y Villanueva-El Guasaule (18 km), que benefician a unos 400 mil habitantes.

Otro indicador importante son los casi 9,000 productores apoyados con planes de negocio, que generaron 14,785 empleos, con ventas que alcanzan  los 20 millones de dólares.

Según Salgado, en este trabajo se midió no solo los resultados del precio de venta de los productos, unidades producidas y costo de producción, sino que se evaluó, además, el diferencial entre lo que ganaba el productor antes y después de la inversión, para calcular el ingreso incremental, y obtener los resultados del Plan de Negocio de cada beneficiario.

Monitoreo de negocios rurales
En este sentido, el proyecto de negocios rurales, benefició a 8,638 productores y Pymes con asistencia técnica, insumos, equipos, y apoyo en comercialización, en actividades agrícolas, ganaderas, forestales y no agrícolas. Como resultado del apoyo a los productores, han generado a la fecha US$20 millones en ventas y exportaciones adicionales, sentando las bases para el crecimiento.

Asimismo, las acciones productivas apoyadas con los conglomerados: agrícola, ganadero, no agrícola, forestales, y la promoción de nuevas inversiones en Occidente, generaron 14,785 empleos, superando la meta prevista de 7,000 empleos en los cinco años.

De acuerdo con Salgado, el sistema de M&E permitió contribuir a la calidad de la intervención, ya que los técnicos debían informar del manejo detallado de cada Plan de Negocio. “Esto garantizó la transparencia, al registrar individualmente cuánto del total de la inversión le llegó a cada productor, y fortalecer el manejo empresarial, ya que el personal técnico y los productores tenían que apropiarse de los resultados de cada plan; datos que revelarían de manera sencilla la eficiencia y el rendimiento económico de la inversión”, dijo.

En el conglomerado de negocios rurales se cuenta con una amplia base de datos con estadísticas finales de información del desempeño de los casi 9,000 clientes atendidos. Mensualmente, los conglomerados ganaderos, agrícolas, no agrícolas y forestales, levantaron y registraron datos de campo, individualmente en cada finca atendida. Esta información se automatizó y se elaboró un resumen de los mismos al final de cada ciclo agrícola, y cada año para los negocios de ganadería.

“El monitoreo de los indicadores cumplió la función de “alerta permanente” para que el programa avanzara de forma adecuada para alcanzar las metas, y condujo a realizar cambios en la implementación”, explicó Salgado, tras agregar que el sistema facilitó que el equipo técnico sustentara sus acciones a partir de datos concretos verificables, y no de percepciones.

Proyectos autosostenibles y con visión de desarrollo
El acompañamiento, la asistencia técnica y la inversión de recursos, que la Cuenta Reto del Milenio (CRM), depositó en una pequeña cooperativa en la zona costera de Poneloya, a 20 kilómetros de la cabecera departamental de León, dedicada a la crianza y a la extracción de conchas negras, forma parte también de una gama de proyectos impulsados durante estos últimos cinco años.

El proyecto consistió en la reforestación de una manzana y media de distintas especies de mangles en el sector de Las Lomas, al noroeste de las costas de Poneloya, donde la Cooperativa de Pescadores Artesanales del Pacífico, “Primero de Septiembre”, estableció un pequeño vivero de conchas negras. El objetivo es evitar la explotación masiva de la especie y facilitar espacios de repoblación natural, que contribuyan a la economía familiar.

Es importante destacar que a través de la Campaña Forestal del año anterior, la CRM destinó tres millones de plantas de distintas especies para reforestar zonas secas y deforestadas en Chinandega y en León, además, promovió en decenas de productores forestales, el establecimiento de áreas boscosas, que representan una inversión millonaria a mediano plazo.

Juan Carlos Chévez, presidente de la Cooperativa de Pescadores Artesanales del Pacífico, en Poneloya, relató que la asistencia técnica que proporcionó la CRM reforzó los conocimientos empíricos de los 14 miembros que conforman dicha organización (cinco mujeres y nueve varones), quienes se sienten agradecidos por el apoyo recibido.

Se estableció una manzana y media de propábulos de mangles de distintas especies y se mejoraron las condiciones de los viveros de conchas negras a orillas de las costas.

“Después de varios meses, los mangles han crecido y estamos viendo los resultados, pasamos de una producción de 150 docenas de conchas a 800. Ahora tenemos mejor preparación técnica para agrandar nuestro vivero y tener mejores rendimientos de producción, aprendimos que los mangles son el principal recurso de alimentación y hábitat de dicha especie”, afirmó Chévez.

Crecimiento comprobado
Pero la sostenibilidad de los distintos proyectos ejecutados por la CRM depende de la organización comunitaria y del esfuerzo por diversificar los productos y servicios que se ofrecen. “Que la comunidad esté clara de eso también es una gran contribución”, agrega Chévez.

La Unión de Cooperativas Productoras de Frijol “Los Maribios”, en León, es un ejemplo claro de organización comunitaria, está conformada por 14 pequeñas cooperativas, pero la idea es integrar al menos 20 organizaciones que se sumen a dicha estructura, y de esa manera exportar en grandes cantidades a nivel internacional.

Uno de los logros más importantes mencionados por el presidente de la Unión, Marvin Solís, a seis meses de constituidos, es haber duplicado el número de cooperativas. Empezaron con siete --dedicadas principalmente al cultivo del frijol--, y ahora cuentan con 14, cuyos socios son originarios de 19 comarcas y de diez municipios de Occidente.

Las nuevas cooperativas que ingresaron a la organización también fueron conformadas con el apoyo de la CRM, y corresponden a los rubros de yuca y de cereal, lo cual les permite ampliar la oferta de productos.

“La Unión ahora cuenta con seis plantas de procesamiento, tenemos las bases para no ser sólo productores agrícolas, estamos en la agroindustria, entre nuestros retos está fortalecer la organización y la capacidad de gestión”, indicó Marvin Solís.

La Unión definió entre las metas de este año producir 10 mil quintales de frijol, es decir, seleccionados por tamaño y color y limpios, utilizando las maquinarias que les entregó la CRM para generar valor agregado a la producción. Planean continuar las negociaciones con los contactos de mercado centroamericano, producir y comercializar harina de maíz, de yuca y cereales, así como concentrado animal.

“El mayor logro es que están comprometidos con el sector, ya tienen claro hacia dónde quieren llegar, y hay motivación de otras cooperativas en integrarse. El futuro está en sus manos, la Cuenta Reto del Milenio les dejó infraestructura, equipos y personas capacitadas”, refirió el ingeniero Sergio Narváez, Director del Conglomerado Agrícola de la CRM.

La Unión de Cooperativas fue una de las organizaciones que la CRM dotó de mobiliario al cerrar operaciones en nuestro país, “durante los cinco años de intervención, los 1,682 productores recibimos asistencia de desarrollo tecnológico, productivo y de comercialización en 4,205 manzanas”, dijo Solís.

Asimismo, la CRM está realizando la donación de los activos: mobiliario de oficina, computadoras y vehículos, entre otros, a organismos y a cooperativas agropecuarias vinculados al desarrollo económico de Occidente. Se estima que el valor de dichos activos asciende a 1.2 millones de dólares.

“Somos elegibles para un nuevo contrato CRM”

“Si el gobierno de Nicaragua cumpliese en un futuro con los 17 indicadores de gobernabilidad, es probable que sea elegible a un nuevo contrato de asignación de recursos para la ejecución de proyectos del Programa CRM”, explicó Ignacio Vélez, Director Interino de la CRM-Nicaragua.

De manera oficial, el Programa cierra operaciones este 26 de mayo, después de cinco años de intervención en los departamentos León y Chinandega. Vélez reiteró que no hay ninguna duda de que Nicaragua puede perfectamente entrar y acceder a un nuevo contrato.

“Aquí para un baile se necesitan dos, que el donante esté dispuesto a dar y que el gobierno receptor cumpla con dos cosas: primero, el interés para que eso se haga, y, segundo, que cumpla con los 17 indicadores de gobernabilidad, que forman parte de los mecanismos de selección de la Corporación Reto del Milenio, en Washington”, dijo.

A pocos días del cierre definitivo del programa, fueron entregados al Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y a las municipalidades, los planos de 340 kilómetros de carreteras de León y de Chinandega, que fueron estudiados y diseñados con fondos del programa, así como los estudios de factibilidad, de impacto ambiental y social, y la tasa interna de retorno de cada uno de ellos, con el fin de facilitar la gestión de financiamiento para construirlos.

“Los diseños de carreteras representan un avance en el proceso de construcción y una inversión importante que puede ser aprovechada por el MTI o por las municipalidades para buscar su financiamiento”, reiteró Vélez.

Tras el fraude electoral en noviembre de 2008, la CRM suspendió 61.5 millones de dólares, que serían invertidos en la construcción de más carreteras. También fue perjudicado el Programa de Regularización de la Propiedad, que pretendía resolver la situación legal de al menos 40 mil propiedades en León. No obstante, la CRM donó a la Procuraduría General de la República (PGR), vehículos, mobiliario, computadoras, GPS, etc., valorados en 1.8 millones de dólares, que sentarán las bases para la titulación de propiedades.

El Conglomerado Ganadero, conformado por pequeñas cooperativas y asociaciones de productores, fue atendido directamente por el operador TechnoServe. Unos 1,741 productores recibieron talleres de capacitación, de asistencia técnica y financiamiento de la entidad ejecutora.  Este grupo de ganaderos representa el 10% de la cadena ganadera de la región.

A lo largo de los cinco años, fueron conformados y fortalecidos 12 centros de acopio y 26 plantas procesadoras de leche. Además, se promovió la comercialización de la leche y de sus derivados, así como de la carne bovina hacia mercados nacionales y extranjeros.