•  |
  •  |

La adolescencia es considerada como una época difícil, en ella se produce un rápido desarrollo físico así como profundos cambios emocionales que, aunque pueden ser excitantes, no obstante también pueden resultar confusos e incómodos para el adolescente y su familia.

Por lo general, los cambios inician a los 11 años en las mujeres y alrededor de los 13 años en los varones. Los cambios hormonales responsables realmente comienzan años antes y pueden dar lugar a períodos de inquietud y mal humor. Las niñas experimentan estos cambios antes que los niños. Los jóvenes pueden ser tan altos como sus padres, la primera regla para las chicas o el cambio de voz en los chicos son acontecimientos importantes que pueden tener lugar en edades diferentes entre los adolescentes.

Es este período cuando los adolescentes comienzan a pensar y a sentir de forma diferente. Es la época en que inician a establecer relaciones íntimas fuera del entorno familiar con amigos de su misma edad. Las relaciones con la familia también cambian, los padres se hacen menos imprescindibles cuando los adolescentes desarrollan su vida fuera de la familia.

Aunque los enfrentamientos y las discusiones con los padres son frecuentes, los adolescentes suelen tener un alto concepto de ellos. Los rechazos y conflictos no suelen tener que ver con la personalidad de ellos, sino más bien con el hecho de independizarse.

La adolescencia es el momento en que  realmente  comenzamos a aprender sobre el mundo que nos rodea y a encontrar nuestro lugar en él. Este aprendizaje implica intentar nuevas experiencias, algunas de las cuales pueden resultar arriesgadas o incluso peligrosas.

También se dan las primeras experiencias con la bebida, con las drogas o el cigarrillo y con el sexo.

Aquellos que lo hacen solos tienen mayor riesgo. Las advertencias de los adultos al respecto suelen ser ignoradas, cuando proceden de algún adolescente mayor que ellos sí suelen ser atendidas.

Problemas más frecuentes en los adolescentes:
1- Problemas emocionales: Las investigaciones han puesto de manifiesto que cuatro de cada diez adolescentes en algún momento se han sentido tan tristes que han llorado y han deseado alejarse de todo y de todos. En el transcurso de su adolescencia uno de cada cinco adolescentes piensa que la vida no merece la pena vivirla. Estos frecuentes sentimientos pueden dar lugar a un estado depresivo que puede no ser evidente para los demás. Los problemas emocionales del adolescente no suelen ser reconocidos ni siquiera por sus familiares o amigos.
2- Problemas sexuales: los dramáticos cambios físicos en la adolescencia pueden llegar a ser preocupantes para algunos, especialmente para aquellos que son tímidos y que no desean hacer preguntas al respecto. Más de la mitad de los adolescentes tendrá su primera relación sexual completa antes de los 16 años. Aquellos que comienzan tempranamente con las relaciones sexuales tendrán mayor riesgo de embarazos e infecciones. Un adolescente puede no estar seguro de su orientación sexual, es importante darle todo el apoyo necesario para que descubra su verdadera orientación.
    La promiscuidad sexual y las relaciones de riesgo repetitivas sin protección suelen ser signo de la presencia de problemas emocionales subyacentes, aunque también refleja un estilo de vida al límite.
3- Problemas conductuales: Los adolescentes y sus padres suelen quejarse cada uno de la conducta del otro. Los padres con frecuencia sienten que han perdido cualquier control o influencia sobres sus hijos. Por su parte, los adolescentes, al mismo tiempo que desean que sus padres sean claros y les suministren una estructura y unos límites, sin embargo, se toman a mal cualquier restricción en sus libertades crecientes y en su capacidad para decidir por ellos mismos.
4- Otros problemas frecuentes en los adolescentes son los escolares, relacionados con la ley,  con la alimentación, con las drogas, el alcohol y los pegamentos, los abusos que pueden sufrir ya sea sexual, físico o emocionalmente.
La depresión en el adolescente puede ser una respuesta transitoria o permanente a  las situaciones que he mencionado anteriormente y a los factores de estrés. Este estado es común en los adolescentes, como consecuencia del proceso normal de maduración, pero si solo dura uno o dos días y como máximo una semana.
La depresión puede ser una reacción a un suceso perturbador, como la muerte de un amigo o pariente, la ruptura con la novia o novio, o el fracaso en la escuela. Los adolescentes que presentan baja autoestima, que son muy autocríticos o que perciben poco sentido de control sobre los eventos negativos presentan un riesgo particular de deprimirse cuando experimentan momentos de estrés.

 

¿Cuáles son los síntomas de depresión en los adolescentes?

Desaliento, autocomprensión, desinterés paralizante, desesperanza, exceso en el dormir, cambios en los hábitos alimenticios, comportamientos reñidos con la ley, obsesión con la muerte, aislamiento de los amigos, falta de energía, deficiente desempeño escolar.
Los padres de familia deben tener extremo cuidado con un hijo adolescente en el cual detectan manifestaciones depresivas, si este comienza a tener comportamiento de alto riesgo como ser más propensos a tener sexo, usar más drogas o tomar más alcohol, conducir en exceso de velocidad, ya que estos jóvenes pueden intentar el suicidio.
Manifestaciones depresivas por uno o dos días es normal en el 90% de los jóvenes, una depresión por más de una semana requiere atención urgente esto debido a que los jóvenes son impredecibles.
Si en la familia del joven ha habido familiares que hayan padecido de cuadros depresivos, la posibilidad que un adolescente sufra depresión es mayor.
En los adolescentes que han sufrido un cuadro depresivo y ha sido tratado, puede sufrir otro cuadro depresivo uno o dos años después.
Por lo general, los padres no dan la debida importancia a las perturbaciones emocionales de sus hijos, es extremadamente peligroso dejar sin atención especializada un cuadro depresivo en un adolescente por los riesgos que implica y por las consecuencias en su vida futura.

 

Si desea contactarme escriba a  articulospsiquiatria@hotmail.com  Le invito a leer mi blog: dearreazablogspot.com

 

Dr. Francisco Javier Martínez Dearreaza.
Universitá degli Studi di Pavia-Italia.
Clínica San Francisco.
De donde fue camas Luna de Montoya, 90 varas arriba.
Te. 22 22 24 94.
Móvil: 88 77 18 94.