•   Enviada a Isla de Ometepe  |
  •  |
  •  |

La fama que adquirió la Isla de Omepete en 2008, al ser nominada para ser parte del concurso mundial de las siete maravillas naturales del mundo; luego “reforzada” en 2010 al ser declarada Reserva de Biosfera, está atrayendo hoy día a  turistas con un gasto diario que oscila entre los 25 y 55 dólares, o más, en iniciativas de turismo rural comunitario, lo que representa un incremento por encima del 10% respeto a 2007.

Es decir, que ese gasto incluso   supera los 48 dólares, que es el promedio nacional del visitante que pone pie en el resto del país según datos oficiales.

Empresarios como Rubén Rivera, dueño de la Finca  Hotel Charco Verde, indican que en su caso,   el turista que los visita gasta  a veces  más de 55 dólares por noche por la comodidad  y el entretenimiento que ofrece.

Charco Verde tiene  opciones  como  show folklóricos, senderos y tour por la zona. Está ubicada en Altagracia, uno de los dos municipios  de Ometepe, y cuenta con habitaciones de hasta 65 dólares por noche.

En tanto, Douglas Céspedes mediano empresario de la Isla, deja entrever  que en su negocio, gastan más de 25 dólares como mínimo.   Céspedes es  dueño de la finca familiar  Tesoro del Pirata y tiene para el turista ocho cabañas, aparte de servicios como tour de pesca, kayak, y expediciones al volcán Maderas.

“Aunque en realidad yo diría que en Ometepe tenemos  lugares turísticos para todos los bolsillos,  y en esto se presta nuestra diversidad natural: el lago con los dos volcanes, la gente, la playa; en fin, tenemos de todo”, sostiene.

Visitas alcanzan a población
De acuerdo con  Céspedes, los turistas que más se ven en Ometepe son europeos, especialmente alemanes.   “También nos vistan locales de zonas como Rivas, Granada, Managua, León, Chinandega y un poco del Norte: Matagalpa y Estelí”, especifica.

Carlos Siezar, originario de Rivas, por ejemplo, suele visitar cada dos meses  la Isla junto con su familia.   
“En Ometepe me siento como en casa, tienen una atención personalizada, es un sitio seguro, muy seguro, y los precios para mí son accesibles”, justifica.

Siezar precisa que por persona cuantifican un gasto de  20  a 44  dólares por día, sin pernoctar,  de acuerdo al servicio o tour  que opten.  “Pero aún así es accesible, por eso creo que se visita mucho, además su naturaleza es espectacular”, menciona.

El titular del Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, Mario Salinas,  resalta que ya el flujo turístico  en Ometepe alcanza al año al número de  habitantes.  

“En Ometepe hay casi  40 mil pobladores  y los turistas que están llegando al año se cuantifican en 40 mil, es decir que se duplica la población en la Isla”, subraya.

 “Mientras en el resto del país –agrega-- contabilizamos que el 18% de la población recibimos el turismo.  O sea, que en Ometepe ya estamos llegando a metas ambiciosas en términos de flujo turístico, esto ya está sucediendo”.

El ministro expone que en la zona se proponen fortalecer el “modelo de responsabilidad compartida” dentro de los Gabinetes de  Turismo de Poder Ciudadano “para que la población tenga resultados concretos de cara a su beneficio”, argumenta.

Turismo en manos de locales
Céspedes, señala en ese contexto, que una de las ventajas es que la mayoría de los sitios turísticos está en manos de los lugareños.  

“En Ometepe son pocos los extranjeros dueños de  hoteles y restaurantes, de modo que  todos los locales estamos involucrados en el turismo, no nos pasa como en  San Juan del Sur donde priva el inversionista extranjero, de manera que  la población de allí  se beneficia poco”, advierte.

En ese sentido,  según Céspedes,   los locales se han  venido dando cuenta, por ejemplo, que al turista le gusta interactuar con la gente; le gusta  la montaña, la playa, la naturaleza, y  la limpieza “entonces hemos venido trabajando en función de eso, y de allí que gasten más y nos visiten más seguido”, dice.

Por otra parte  “estamos viendo la actividad como una excelente opción para obtener más ingresos,  y ya lo estamos viviendo a pesar de que nos falta más infraestructura, de modo que el apoyo gubernamental es necesario y nos viene bien”, apunta.

Salinas adelanta que tiene disponible  dos millones de dólares, a través de la Caja Rural Nacional, Caruna, para que los  empresarios turísticos de la Isla, puedan mejorar sus negocios.

Los préstamos  rondarán entre los  5 mil y 100 mil dólares, y estarán enfocados en rehabilitación de  infraestructura,  ya sea  en  fincas o  cabañas.  La tasa de interés anual será del 8%.

Aunque diputados de la Comisión de Turismo del Parlamento, como el legislador Pedro Joaquín Chamorro,  recalcan que  la Isla requiere seguir promocionándose a nivel internacional.

“Para mí lo importante también es darle a  Ometepe la relevancia que tiene  para que más gente venga a conocerla, porque es un paraíso tropical libre de contaminación y delincuencia”, enfatiza.  

Aeropuerto dinamizará flujo
La Comisión de Turismo, junto con Intur y el sector privado, por otro lado, prevé empujar un anteproyecto de Ley de Turismo Rural Comunitario, que precisamente lidera Omepete en el país.  Aunque zonas del norte de Nicaragua  y Río San Juan también lo concentran.

Con el proyecto de ley se espera “regular” el segmento para asegurar condiciones “adecuadas” a los turistas y un clima “adecuado” a los empresarios para operar, y de paso   fomentarlo.  

Pero hay más. Salinas recuerda que se instalará en la Isla un aeropuerto, cuya primera fase de construcción implica  siete millones de dólares.

La pista de esa obra será de 1,500 metros, para aviones de  40 pasajeros. Estará listo  en el primer semestre del próximo año.  “Acogerá turistas de todo el mundo porque a ese aeropuerto se espera que lleguen aviones procedentes de Liberia, Costa Rica, y de otros países centroamericanos”, augura el funcionario.

 

A futuro ¿qué tipo de visitantes?

El titular del Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, Mario Salinas,  destaca que todo el desarrollo que se espera en Ometepe y en el resto del país, obliga a pensar sobre qué tipo de turista se quiere a futuro.

El Intur espera este año a más de 1.1 millón de turistas y divisas por 400 millones de dólares, lo que implica un crecimiento anual arriba del 8% y 14% respectivamente.

“El momento es delicado.  A como vamos en la Isla de  Ometepe, en Nicaragua, tenemos que empezar a seleccionar,  porque como en toda actividad económica hay efectos positivos y negativos, y no podemos permitir un turismo que dañe al país”, alerta.

“Tenemos que planificar y optar —añade— por un turismo responsable.  Primero el turista que nos debe atraer debe  respetar la naturaleza del país; debe respetar la relación entre las personas y su entorno; debe respetar la cultura nicaragüense, su historia y disfrutar con responsabilidad las bellezas naturales que tenemos; es decir tiene que ser un turista calificado, que gaste más y que ayude a conservar  Nicaragua, que le  tenga cariño a Nicaragua,  así que no podemos irnos por un turismo extremadamente masivo, porque Nicaragua no debe ser lugar para el sexo o la droga o la prostitución, no vamos permitir eso”.

Los empresarios de Ometepe coinciden con el ministro.   Douglas Céspedes, manifiesta que tienen claro que la Isla no aguantará un turismo masivo.

“Eso no convendría, por eso estamos muy vinculados con las alcaldía de Moyogalpa y Altagracia (los dos municipios existente en  la Isla) en función de que  no se sature, porque insistimos en un turismo manejable, que esté bajo control, si queremos conservar la paz, las bellezas naturales que tenemos, y  la seguridad, porque Omepete es un sitio sano, debe ser así”, puntualiza.

 

Las empresas
53 empresas vinculadas al turismo rural comunitario hay en Ometepe.
150 empresas del segmento descrito, ya registradas por Intur,  se contabilizan en Nicaragua.
Fuente: Intur.