•  |
  •  |

Imagínese un millón de años sin tener relaciones sexuales. Un humano no lo soportaría pero ese no es el caso de los “insectos palos”que, a pesar de que no se han apareado en un millón de años continúan procreándose, es decir, auto procreándose. Científicos canadienses de la Universidad Simon Fraser de Canadá, han estado investigando el ADN de los insectos palo de Tinema, que viven alrededor de la costa occidental de Estados Unidos.  “Todas las evidencias apuntan a que los insectos palos de Tinema han sobrevivido durante más de un millón de años sin sexo”  porque producen clones genéticos de ellos mismos, concluyeron.