•  |
  •  |

II Parte

La sexualidad se encuentra presente durante toda la existencia humana, pero en la adolescencia se vive y manifiesta de manera un poco diferente a como se expresa en otras etapas de la vida. En este período surgen sensaciones e impulsos de tipo sexual que se encuentran relacionados con los cambios biológicos que enfrentan todas y todos los adolescentes. Los cambios hormonales provocan que se tengan deseos y fantasías eróticas, que se quiera sentir placer físico a través del propio cuerpo a veces y del cuerpo de los otros, especialmente de quien les gusta.
Saber abordar este tema con el hijo o hija en la mayoría de los casos resulta una tarea difícil y a veces muy penosa, pero debería ser una tarea de ineludible cumplimiento, para facilitarles un poco esta labor acompáñenme en este diálogo imaginario con unos padres de familia en el cual abordo algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacemos los padres.

Padre: ¿A qué edad es conveniente hablar del tema de la sexualidad con mi hijo?
Dr. Martínez: Hay que aprovechar la primera ocasión en que se tenga la oportunidad, pregunte si quieren un consejo al respecto. Si dicen “si, por favor” siga adelante y dele información primero, trate de discutir con él o ella la información que le está dando.
Si ha rechazado hablar del tema, hágale preguntas específicas sobre el tema, aborde pequeñas informaciones para que poco a poco tome confianza, luego podrá abordar el tema en toda su complejidad.

Padre: Qué es mejor ¿esperar que los hijos pregunten sobre el tema de la sexualidad o, adelantarse para darles más confianza y se animen a hablar libremente con los padres?
Dr. Martínez: Depende de la personalidad del niño. Algunos que son muy tímidos tienen una determinada forma de comunicarse que los padres conocen bien. Es necesario en estos casos tener mucha paciencia y estar atentos a aquellos momentos en que el niño pregunte directa o indirectamente, puede referirse a un tema que se abordó en televisión, un dibujo que vio en un libro, o cosas que platicaron sus compañeros. Nunca deje de dar una respuesta a su hijo, mientras más sencilla sea ésta, mejor es.

Padre: ¿Cómo puedo hablarles a mis hijas de 13 y 15 años al respecto, sin que sea complicado y, a la vez que resulte entendible para ellas?
D. Martínez: En el mundo de las comunicaciones actuales, los niños desde antes de los 13 años ya están en contacto con el lenguaje de la sexualidad. Por tanto, háblales de tus propias experiencias iniciales, cuando te conociste con tu esposo o esposa, de lo que sentías cuando estabas enamorado, háblales de tus valores morales respecto a la sexualidad, si es una plática que sostienen ambos padres con sus hijos mucho mejor. Los aspectos lúdicos son muy útiles para luego entrar a los temas delicados y difíciles de la sexualidad.

Padre: ¿Es más conveniente que el tema de la sexualidad con los hijos varones sea abordado por el padre y con las hijas por la madre?
Dr. Martínez: Por ningún motivo se deben hacer diferencias de género, pues estaríamos reforzando mitos y creencias, dependencias e independencias y discriminaciones inaceptables en el mundo de hoy, en el cual la mujer y el hombre están tomando roles sociales muy paritarios. Tal vez lo más difícil será para el padre, pues generalmente la comunicación respecto a la sexualidad es casi nula entre padres e hijas. Incluso en familias de profesionales de áreas vinculadas con la salud. Es todo un reto pero debemos aprender a comunicarnos sobre este tema con nuestras hijas.

Padre y madre: ¿Cómo evitar que las enseñanzas sobre la sexualidad que los hijos reciben en el hogar, sean desvirtuadas o distorsionadas por las amistades, la televisión o el medio externo en general?
Dr. Martínez: No existe alternativa para controlar a los medios de comunicación en el ámbito del sexo, pues es lo que hoy más vende y eso todos lo sabemos. Solo cabe dar la mejor educación sexual a nuestros hijos, confianza y mostrarles nuestra disponibilidad a hablar con ellos en cualquier momento y también demostrarles nuestra comprensión, de modo que seamos nosotros los padres los primeros referentes para ellos y no sus pares, ni los medios de comunicación u otros adultos como ocurre hoy. Debemos tener presente que los medios coercitivos para limitar la comunicación, o las posiciones de absoluta prohibición respecto a la sexualidad, no dan ningún resultado.

Padres: ¿Qué hacer cuando nuestra hija adolescente nos dice que está embarazada?  
Dr. Martínez: Las primeras reacciones que suelen experimentar los padres es una mezcla de miedo, dudas, confusión, alegría, tristeza, etc.
Esta nueva situación llevará un tiempo para que sea procesada por cada integrante de la familia, por parte de los padres puede existir enojo, sorpresa o hasta culpa, pero esto es debido a todas las expectativas que cada padre tenía pensado que su hija realizaría y ahora hay que enfrentarse a una nueva situación inesperada, donde piensan que le será muchísimo más difícil o imposible realizarlas.
Pasados los primeros momentos, lo mejor es ponernos en el lugar de nuestra hija, para una adolescente que está comenzando a tener una vida sexual activa, quedar embarazada de manera imprevista puede traerle muchas consecuencias negativas en su vida. Las tensiones y el miedo a enfrentar las consecuencias de un embarazo no deseado son los impactos emocionales más fuertes.
Casi siempre esto sucede por la falta de información sobre temas de la sexualidad y sobre todo  cómo evitar un embarazo, muchas veces también es por la poca comunicación que hay entre los padres y los hijos.
Creo que debemos enfrentar estos casos de una manera más positiva, sin dramatismo y con mucha practicidad; lo primero que debemos pensar es que la joven está pasando por un momento muy difícil y estresante y que necesita más que un regaño, el apoyo de sus seres queridos, es la oportunidad perfecta para hacer más fuerte la relación madre-hija y hablar sobre temas de la sexualidad, actúa como su mejor amiga y no como una madre autoritaria.

Madre: ¿Qué recomendaría que se hiciera cuando se encuentra a un hijo o hija con revistas pornográficas? ¿Qué es lo adecuado que debe hacerse?
Dr. Martínez: Las revistas pornográficas son parte de la comunicación en sexualidad como instrumentos que ocupan los espacios cuando la educación sexual no existe. Hay una muy buena investigación con jóvenes peruanos en la cual se revela que las revistas de pornografía y otros materiales son utilizados por los jóvenes para buscar la información en sexualidad que no encuentran por las vías regulares. Si a tu hijo lo sorprendes con una de estas revistas, toma la revista y analízala junto con él comparando aquellas cosas que son artificialmente colocadas y que están muy lejos de la realidad, que tu hijo te haga las preguntas al respecto, tal vez sea el mejor momento de mejorar nuestra comunicación. Lo peor que podría ocurrir es prohibir, esconder y castigar, pues tu hijo volverá a buscarlas aún con mayor intensidad.       

Padre: ¿Se debe tomar la sexualidad como una muestra de amor o de placer?
Dr. Martínez: La sexualidad es un componente de nuestra personalidad que nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos, puede ser un instrumento de dolor como de placer, dependiendo de cómo lo asumamos. El tema del amor es parte inherente a la sexualidad humana y es absurdo hacer una separación de ellos.
Hay momentos en los cuales el ejercicio de la sexualidad a través de la genitalidad es un objetivo de la búsqueda de placer sexual sin un compromiso que implique amor. En el proceso de educación sexual los padres tenemos la obligación de manifestarles a nuestros hijos la importancia de los valores que nosotros tenemos respecto a la sexualidad.   

Estimado lector si desea contactarme por favor escriba a articulospsiquiatria@hotmail.com

La Clínica San Francisco ofrecerá durante los meses de agosto y septiembre los días jueves, atención a precios reducidos a todas las personas de escasos recursos que tengan un cuadro depresivo. Dentro de la campaña EVITEMOS SUFRIR POR DEPRESIÓN.

 

Dr. Francisco Javier Martínez Dearreaza.
Universitá degli Studi di Pavia-Italia.
Clínica San Francisco.
De donde fue camas Luna de Montoya, 90 varas arriba.
Tel. 2222-2494 Móvil. 8877-1894.