•  |
  •  |

Hoy inicia la séptima y última revisión del programa económico de Servicio de Crédito Ampliado, SCA, que según, el mismo Gobierno tomará 15 días. Es decir, un poco más de lo previsto.

La delegación técnica del Fondo Monetario Internacional, FMI,  arribará este lunes  al país para “revaluar” con el Gobierno los indicadores macroeconómicos y los compromisos de Nicaragua  sujetos al programa. Para el presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, se trata de conversaciones  “largas y difíciles”.

Pero afirma que mantener un programa con el FMI representa para Nicaragua  una especie de “seguro internacional”, lo que facilita que, de ser necesario, se consigan de forma más ágil recursos extraordinarios ante eventualidades. “Para diversos agentes económicos, un programa con el FMI genera un ambiente de confianza en la estabilidad macroeconómica, y desde el punto de vista doméstico facilita, en algunos casos, propiciar el consenso interno de algunas decisiones de política económica”, explica.

Al respecto, el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico, Funides, y expresidente del BCN, Mario Arana, apunta que un nuevo programa representaría flujos adicionales de recursos que servirían para blindar al país de choques como los que recientemente vivió la economía mundial.

Para el experto, este programa debe ser visto no como un fin, sino como un medio para lograr atraer inversión nacional, regional y extranjera, además del aumento en los niveles de generación de empleos.

Negociación  será “cómoda”
El actual programa con el organismo se remonta al 5 de octubre de 2007, cuando este fue aprobado por el Directorio Ejecutivo del FMI por un período de tres años, y por Derechos Especiales de Giro, DEG, de US$71.5 millones, equivalentes de US$111.3 millones en el marco del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza, SCLP, que en 2010 pasó a conocerse como Programa de Servicio de Crédito Ampliado, SCA.

Arana considera que en los cuatro años del SCA, ha habido “cierta” flexibilidad y amortiguamiento de las políticas del gobierno, en vista de una mejor posición del país, en comparación con el contexto que enfrentaron otras administraciones, que debieron  tomar decisiones “más duras” para mantener la estabilidad macroeconómica.

“Diría que el gobierno actual ha tenido la fortuna de que ha contado con una cantidad de recursos externos complementarios, adicionales, de alguna manera, que están extrapresupuesto, y que son utilizados para amortiguar algunas de los programas que hoy se vienen implementando en el país. Esto  ha amortiguado la salida de algunos cooperantes internacionales y donantes, así como del impacto de la crisis internacional”, argumenta.

Justamente, con el objetivo de obtener el actual acuerdo con el FMI, en 2007, el gobierno presentó su Programa Económico Financiero, PEF, que sirvió como base para la negociación del mismo.

Según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el PEF fue un conjunto de políticas y medidas dirigidas a promover el desarrollo económico y social para mantener la estabilidad macroeconómica.

En la víspera de la última revisión del SCA, Rosales reconoce que tener una relación cercana con el Fondo en el marco de un programa, facilita un foro de discusión con el organismo sobre temas económicos de trascendencia global.

Paralelo a la última revisión, el funcionario añade que lo más importante para decidir si se debe firmar o no un nuevo programa con el FMI, es establecer primero un programa económico y financiero de mediano plazo del Gobierno, de manera que sea el país el que proponga sus objetivos, metas y políticas económicas, tal como se realizó en 2007.

En función de este programa --según indica-- se deberá valorar si el establecer un acuerdo con el FMI, facilita o no la consecución del mismo.

Referente al tema, Arana valora que Nicaragua entra con buen pie tanto a la séptima revisión como a la futura negociación de un nuevo programa con el organismo.

“Todas las indicaciones que tenemos es que el gobierno se siente muy cómodo, confortable con el cumplimiento de las metas, de los indicadores macroeconómicos, e inclusive con los compromisos puntuales en la agenda complementaria, que tiene que ver con una ley para cooperativas dentro del ordenamiento del sector financiero, igual como recientemente pasó la Ley de Microfinancieras. Además, van a estar examinando el tema de la propuesta de reforma de pensiones”, menciona.

Macroeconomía a raya  
Entre los compromisos que Nicaragua suscribió en la Agenda Complementaria y el Memorando Técnico de Entendimiento, el economista Adolfo Acevedo recuerda que es necesario distinguir los parámetros de referencia estructural y los criterios de desempeño.

“Los primeros son como una venia, mientras que los criterios de desempeño son de ineludible cumplimiento”, aclara.

En la séptima  revisión, por ejemplo,  el país debía contar con una Ley de Fomento al Microcrédito, que fue aprobada en julio pasado, dejando aún pendiente la presentación del estado de las cooperativas de ahorro y crédito, que representa un parámetro estructural.

Según la Carta de Intención, esas son medidas que buscan encaminar al país al fortalecimiento de sectores sensibles, como el financiero. De igual forma, a lo largo de casi cuatro años, el organismo estableció medidas de ahorro en el gasto público y social, para hacerle frente a períodos de bajo desarrollo.

Hay que recordar que el crecimiento económico estuvo por debajo de las proyecciones del programa en 2007, 2008 y 2009, principalmente, por el shock representado por el incremento inusitado en los precios internacionales del petróleo y de los alimentos. Ya en 2009, la economía decreció en -1.5%, como resultado del impacto de la crisis económica internacional.

Asimismo, la inflación experimentó incrementos fuertes entre  2007 y 2008, alcanzando tasas acumuladas del 16.9 y 13.8%, respectivamente.

La casa está en orden, dice Cosep
En 2009, por el contrario, el indicador se mantuvo en niveles muy bajos, alcanzando una tasa acumulada de apenas 0.92%, debido al descenso pronunciado en los precios del petróleo y los alimentos, y a la restricción global en la demanda agregada.

Como parte de la recuperación en el precio de los alimentos, en 2010 el nivel de las exportaciones subió a US$1,800  millones, y el crecimiento económico fue  del 4%.

En eso influyeron las medidas propuestas por el FMI, como la reducción en el gasto presupuestario y el cumplimiento en las metas fiscales, producto de una reforma, a finales de 2009, a la Ley de Equidad Fiscal. Para 2011, las proyecciones de crecimiento rondan el 4%.

De acuerdo con Acevedo, de esa forma  el país ha logrado iniciar un despegue económico apoyado en medidas promovidas por el FMI, aunque aún es necesario alcanzar niveles más altos de crecimiento.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, sostiene que la relación con el organismo ha permitido a la economía nacional dar un giro positivo hacia el desarrollo sostenible, ya que ha promovido la concepción de  políticas prudenciales en lo fiscal, monetario y financiero. “Un programa con el FMI le genera confianza al inversionista extranjero, porque los resultados son visibles en los indicadores económicos que presenta el país, que nos han ayudado a tener en orden la casa, y, al final del día, el ganador ha sido Nicaragua”, dice.

Señala que desde hace tres meses, el Cosep incluyó en su agenda económica solicitar al nuevo gobierno dar señales del interés en tener un nuevo programa con el Fondo, inmediatamente que pase el período electoral, y no esperar hasta la toma de posesión en enero del próximo año.

Ante esa posibilidad, Rosales comenta que existen diversas formas de relacionarse con el FMI, y que todos los aspectos de beneficio antes mencionados, se pueden conseguir sin un programa formal.

Así, por ejemplo, las revisiones anuales que hace el FMI a todos sus países miembros en lo que se denomina “Revisión del Artículo IV”, pueden servir también como aval técnico de la adecuada conducción de política y facilitar el financiamiento externo.

Sin embargo, al ser consultado por EL NUEVO DIARIO, el asesor presidencial Bayardo Arce refirió que en caso de que el partido gobernante gane las elecciones del próximo 6 de noviembre, trabajarán para obtener un nuevo acuerdo con el organismo.

Séptima revisión
Lo cumplido
* Aprobación de la Ley de Fomento al Microcrédito.
* Publicar un informe de Cooperación Externa con información detallada sobre la utilización de la cooperación venezolana (marzo).

Lo pendiente
* Realización de un estudio sobre los cargos fijos y transitorios del gobierno central (criterio de referencia)

* Estados Contables de Cooperativas de Ahorro y Crédito.

Similar al de 2002

Todos los programas acordados entre Nicaragua y el FMI antes de 2002, se suspendieron por incumplimiento de criterios de desempeño importantes. El acordado en 2002, y al parecer el aprobado en 2007, serían los únicos que llegaron a completarse.

Desembolsos en US$*
El FMI ha destinado al país:
18.6
millones  en octubre 2007

28.9
millones
en septiembre 2008

38.0
millones
en noviembre  2009

19.6
millones
en  noviembre 2010

9.0
millones
en abril 2011

9.0
millones pendientes por desembolsar

* Los  recursos han sido destinados al fortalecimiento de la balanza de pagos.

Fuente: BCN