• |
  • |
  • END

Ubicada a 218 kilómetros al norte de Managua está Telpaneca, municipio de Madriz, reconocido como uno de los lugares más pobres de la región, en medio de la falta de apoyo a la agricultura y las reducidas fuentes de empleo que obligan a la gente a emigrar a El Salvador, por lo cual la ausencia de tutela y conciencia paternal es parte de la problemática del embarazo adolescente, la niñez en abandono y la vagancia en la juventud.

Atravesado por el río Coco, Telpaneca tiene 19 mil 500 habitantes, de los cuales el 60 por ciento son niños y adolescentes. El segundo municipio más extenso de Madriz está a pocos kilómetros del puesto fronterizo El Espino, hacia donde tanto hombres como mujeres de la localidad buscan la vida en los pequeños negocios informales o encaminándose rumbo a los países vecinos, donde pagan mejor las labores agrícolas.

De esta manera muchos hijos pequeños y adolescentes son confiados al cuidado de familiares o vecinos, pero en ocasiones simplemente quedan a la “buena de Dios”.


Desintegración familiar
La situación de pobreza en la cual se encuentra la población rural de Telpaneca se caracteriza por una inseguridad alimentaria aguda debido a una crisis de la producción agrícola campesina causada por condiciones agroecológicas difíciles y fortalecida --según los expertos-- por una mala utilización de los recursos naturales.

En esta tierra, principalmente agrícola, otros de los elementos negativos han sido los malos inviernos, haciendo que fácilmente fracasen los grandes esfuerzos del campesinado por trabajar sus propiedades que terminan en pérdidas, situación que les hace decidir partir en búsqueda de otras opciones, lo que significa el abandono del hogar.

Emma del Carmen Pineda López, coordinadora de la Niñez y Adolescencia de la Alcaldía de Telpaneca, señala que el municipio es extremadamente pobre y no hay centros de trabajo empresarial ni turísticos. Por eso, las cabezas de familia suelen emigrar de acuerdo a las temporadas. Se van a los cafetales de San Juan de Río Coco, buscan las ciudades o simplemente tratan de emigrar a países como El Salvador, Costa Rica y Guatemala, por lo que rompen el núcleo familiar.

Según Pineda, los padres de familia o los responsables de los jóvenes juegan un papel muy importante en su educación tanto cultural como moral, necesaria para el fortalecimiento de la sociedad, sin embargo, la ausencia de los tutores en el hogar hace que muchos de sus hijos se formen con concepciones inapropiadas.


Juventud y vicios
Así, los grandes problemas que enfrentan los adolescentes de Telpaneca tienen que ver con las bebidas alcohólicas, las sustancias alucinógenas y la vagancia, que incluye la “desescolarización” o la falta de asistencia a clases.

El capitán Sergio Obando, jefe de la Policía de Telpaneca, comentó que la mayor parte de los delitos que ocurren en el lugar son lesiones y casi siempre están ligados al consumo de licor, así que los expendios de bebidas alcohólicas son un problema. Por eso establecen mecanismos para que se cumplan las normativas establecidas.

“Con el apoyo de facilitadores judiciales y los Comités de Prevención Social de la Policía, la incidencia de la juventud en actividades delictivas no ha crecido. Además, con el respaldo de organizaciones internacionales hemos podido trabajar en la parte preventiva, y en la actualidad no tenemos grupos delictivos organizados de jóvenes”, dijo Obando, comentando que entre las acciones de prevención está la obtención de materiales deportivos, sin embargo, tienen la gran desventaja de la falta de espacios recreativos para distraer a la juventud.


Embarazos, violación
y falta de denuncias
Los delitos sexuales son otro flagelo de la zona. “Hemos encontrado que nuestras jóvenes antes de los 16 años ya tienen hijos, lo que significa que desde el punto de vista legal hubo violación, pues el Código Penal permite el acceso carnal hasta que la joven mujer alcanza los 18 años”, expresa Pineda.

Ella agrega que el drama es tan grave que se conocen muchos casos de violación por parte del progenitor, lo cual convierte esto en un problema social, y es urgente que las leyes se cumplan, pero la mayoría de los delitos sexuales no son denunciados.

Mientras tanto, el capitán Obando corroboró la situación planteada por la coordinadora de la Niñez en su localidad, indicando que la relación de parejas a muy temprana edad es un verdadero problema social y legal.

El oficial señala que en Telpaneca es muy común ver a jovencitas de 14 años embarazadas, mientras el nivel de denuncias en materia de delitos sexuales es muy bajo. Nos asegura que esto sucede porque los padres de familia permiten no sólo las relaciones sexuales a muy temprana edad, sino también las violaciones. Esto principalmente en las áreas rurales.

“Nos encontramos con que es muy normal que un muchacho o un hombre se lleve a una menor y posteriormente los padres se ponen de acuerdo, se arreglan y no denuncian porque consideran que esto es una situación de carácter privado. Por lo tanto, calculamos que a penas el cinco por ciento de estos delitos son enterados a la Policía. Mensualmente tan sólo llegamos a conocer entre tres y cuatro delitos de este tipo”.


Irresponsabilidad paterna
En el caso del tema de responsabilidad paterna, Sergio Gómez, representante de la Oficina de Gestión Zonal del Ministerio de la Familia en Telpaneca, señaló que ellos juegan el papel de conciliadores, observando que la irresponsabilidad paterna y la falta de reconocimiento de los hijos dejan en desprotección a la niñez.

“Aquí predominan el machismo y la dificultad de la aplicación de las leyes, las cuales si no se ponen en práctica evidentemente no son efectivas. Muchos simplemente alegan no tener trabajo y no poder asumir la responsabilidad, pero con la vigencia de la Ley de Responsabilidad Paterna podemos llevar a juicio a estas personas que no asumen sus obligaciones. Mensualmente nos encontramos de seis a diez casos de este tipo”.

Según el delegado, en una visita reciente la ministra de Mifamilia conoció de esos conflictos, y ordenó que su institución en la zona tuviera mayor incidencia en el tema de la salud sexual y reproductiva, ya que en este lugar en promedio por cada diez embarazadas, seis son adolescentes.

Para la coordinadora Pineda, el problema radica en que la niñez y la adolescencia desconoce sus deberes y derechos, lo cual incrementa la pasividad ante los abusos.

“Se realizó un diagnóstico que evidenció el alto grado de desconocimiento de las leyes, sus deberes y derechos. Tan sólo un 20 por ciento de los encuestados sabía de ellos y el restante 80 por ciento no conocía nada. Para enfrentar la situación se creó un proyecto para trabajar en la capacitación de 150 jóvenes, pero al iniciar la labor la cifra se elevó a 600”, expresó Pineda.

Ante eso, Napoleón Villareina Escorcia, Secretario del Concejo de Telpaneca, comentó que la alcaldía tiene la obligación de proteger a su juventud y apoyan todas las gestiones que se realicen a su favor. No sólo con la tecnificación, sino también en el desarrollo del conocimiento en los derechos de la niñez y adolescencia.

“El sistema de trabajo es duro y se vive principalmente de la agricultura en tierras que actualmente no son muy productivas, por lo que necesitamos del gobierno central mayor apoyo para poder tener a la población dentro de la comunidad y reducir la migración. Mientras tanto, es necesario respaldar iniciativas como la educación y tecnificación de la juventud y la distracción de la niñez, para que poco a poco las nuevas generaciones puedan cambiar los agobiantes problemas”, indicó Villareina.


Labrando nuevas conductas sociales
Así, la coordinadora municipal de la Niñez y Adolescencia comenta que una de las maneras de buscar salida a la situación es el proyecto financiado por Unicef, y ejecutado por el organismo italiano Terra Nova, que consiste en la tecnificación de 160 jóvenes para mejorar sus condiciones de vida y conductas sociales. Además de la tecnificación los cursos van acompañados con capacitaciones en defensoría social, instruyéndolos en el Código de la Niñez, la Ley de la Familia y Seguridad Ciudadana.

En la labor para encontrar solución están trabajando el Ministerio de la Familia, la Policía Nacional, el Poder Judicial y el Ministerio de Educación, con la municipalidad como gestora de los planes.

“Estamos en busca de crearles habilidades para su futuro, pues algunos son jóvenes que tienen muchos conflictos, como la vagancia, toman licor y no tienen apoyo, pues vienen de familias desintegradas”, expresó, agregando que los cursos para los jóvenes son de carpintería, mecánica, corte y confección, música y deportivos, pero no sólo podemos quedarnos en la creación de la capacidades, sino brindar alternativas para que se inserten a la vida laboral.



Proyecto de defensoría de la niñez y adolescencia
Chiara Lesi, representante del organismo italiano Terra Nova, coordinadora a nivel nacional del proyecto Articulación del Sistema Nacional de Defensoría de la Niñez y Adolescencia, expresó que el objetivo es articular a todas las instituciones que trabajan el tema.

Para esto fueron seleccionados Somoto, Telpaneca y San Lucas, considerados como municipios de alto riesgo para la niñez. Los datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo, Inide, revelan que un 53 por ciento de esa población está sumergida en el hambre y la desnutrición, situaciones que son más fuerte en la niñez y los adolescentes en diez comunidades de ese municipio.

El proyecto que implementa Terra Nova da seguimiento a otros que han venido desarrollando entre 2001-2005. Éste promueve la realización de talleres de formación y encuentros de capacitación para que las comisiones de la niñez de cada municipio conozcan a cabalidad los derechos y deberes de la niñez y adolescencia, además de realizar acciones específicas para estos grupos juveniles, abordando temas de salud sexual y reproductiva, liderazgo, además de la adjudicación de becas y apoyo al Registro Civil en las municipalidades.

“Lo principal es la sensibilización en estas zonas sobre la problemática de la juventud en sus municipios. El proyecto inició hace tres meses y se desarrollará durante un año con la participación de las instituciones locales, pero también un rol muy importante juegan las organizaciones comunitarias que hacen las denuncias y nos dan información de lo que sucede en sus localidades”, añadió.

Por su parte, Francesco Dal Pra, también representante de Terra Nova en Managua, comentó que el trabajo que realizan en las comunidades mencionadas tiene un costo aproximado 30 mil dólares.

“Nuestro trabajo como Terra Nova está centrado en el sector salud y social dirigido a varios sectores, entre éstos el de defensoría de la niñez y adolescencia, además está el de lucha contra el VIH-sida bajo el financiamiento de la Comunidad Europea, con seguimiento, asistencia y atención integral para las personas que conviven con el virus. También se ejecutó un proyecto contra la explotación sexual de menores de edad de Somoto. Además, estamos involucrados en campañas de sensibilización”, explicó Del Pra.

Indicó que estas experiencias están buscando cómo trasladarlas a otros municipios con problemáticas similares para multiplicar las acciones y buscar soluciones concretas.