•  |
  •  |

Adentrarse en el mundo de la impresión e intentar visualizar cómo será en el futuro, implica una amplia lectura de la información generada a través de los distintos medios de información.

Siempre se ha dicho que el futuro sería sin papeles. En la era de los noventas nos maravillábamos de las descripciones de la oficina sin papeles, de cómo manejaríamos, obtendríamos y almacenaríamos la información a través de la computadora, y que no tendríamos necesidad de firmar documentos gracias a la invención de las firmas electrónicas en los documentos PDF.

Hoy, en el año 2008, nos damos cuenta que la cantidad de documentos que tenemos a nuestro alcance es cada vez mayor, y todo gracias a la misma tecnología que prometía quitárnosla de las manos hace 20 años atrás.

Es humano, es natural, guardar para el mañana, ésa es la principal razón del porqué archivamos un documento impreso, “por si acaso esto” o “por si acaso aquello”.

Es por lo anterior que considero que la impresión va a mantenerse mucho más tiempo entre nosotros, pero cambiará el sustrato donde se plasmará esta información.

En los tiempos modernos, donde la ecología y la protección del medio ambiente es una prioridad, seremos testigos con mayor frecuencia de novedosas tecnologías que prometen desaparecer el papel y volverlo obsoleto. Actualmente se trabaja en diferentes versiones de un papel digital donde podremos colocar información dinámica y variable, pero asegurándonos que se conservará en el tiempo.

Tenemos también otros artilugios donde no se requiere tinta, sino que se utilizan medios térmicos o químicos para hacer reaccionar partículas de algún componente incrustado entre fibras plásticas y reemplazar la impresión de la fotografía actual.

Se cuenta también con otros mecanismos, los cuales mediante medios electro-magnéticos es posible colocar la información de unos y ceros en chips con tecnología RFID, que podrán ser a su vez insertados en etiquetas de vinilo, para luego ser adheridas a productos, envases y, ¿por qué no? a los mismos humanos; reemplazando así la necesidad de imprimir pasaportes y de esta manera eliminar fronteras y filas de gente en las salas de inmigración, y colocar sólo lectores de radio frecuencias que estarían monitoreando las 24 horas, quién entra y quién sale de un país.

Es por eso que visualizo el futuro de la impresión altamente prometedor. Estamos observando desde ya muchas tendencias que así lo indican. Las compañías actuales que ofrecen productos y soluciones de impresión no serán la mismas que veremos en un futuro próximo; tal vez el concepto de la impresión “per se” se transmute en otro tipo de impresión en diferentes sustratos o medios, quizás sean dispositivos microscópicos que impriman en átomos o moléculas, o tal vez sean enormes dispositivos que permitan clonar o crear productos o imágenes en tercera dimensión. Esto no podemos determinarlo aún. Lo que sí sabemos con certeza es que pasarán muchas generaciones para erradicar el hábito del ser humano de guardar, “por si acaso esto” o “por si acaso aquello”.

* Edgard Martínez es Gerente de Soluciones Corporativas para Centroamérica y el Caribe de Lexmark Latinoamérica; su correo: edmartin@lexmark.com.