• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Segundo día. Ayer pasamos por territorio hondureño, donde a pesar de ser parte del CA4, y ser parte del convenio de no cobro por tránsito para los ciudadanos de los países miembros, en el paso fronterizo querían cobrar un dólar por cada uno de nosotros. El reclamo no se hizo esperar y el señor de control aclaró que era solo por la cortesía de llevar los pasaportes hasta el bus donde viajábamos. Luego nos enviaron a un funcionario para requisar nuestras maletas.

Lastimosamente una de las madres no pudo realizar el viaje. De quienes emprendieron ya la búsqueda son 11 madres y dos hermanos. Se supo que uno de los hijos fue localizado por las organizaciones de migrantes de México, igual otro joven, pero en este caso de una hondureña, y con ellos ya está organizado su reencuentro el próximo lunes.

Esto creó grandes expectativas para el resto de las nicaragüenses que a cada kilómetro se sienten con más ánimos de encontrar a los suyos.

Las buenas noticias se conocieron durante el viaje por El Salvador. Fue hasta las 8 de la noche que arribamos a Ciudad Guatemala, y hoy la jornada, después de una conferencia de prensa, nos lleva a medio día a la bendición en la Catedral Metropolitana de Guatemala

Ahí se bendecirá a los participantes de la Caravana de Madres con Familiares Desaparecidos y nos uniremos con el bus de las madres hondureñas.

Oriunda de Chinandega, Silvia Ortiz el año pasado acompañó a la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, en busca de su sobrino Jockson David Ríos Ortiz, de quien no sabe nada desde hace cuatro años.

El 26 de junio de 2008 fue su última comunicación, cuando muy entusiasmado el muchacho llamó telefónicamente desde Tapachula, México, para contarle a su tía que estaban listos para cruzar el borde fronterizo, pues su meta era vivir el sueño americano.

Ultima comunicación

“Ya el ‘coyote’ nos agarró. Todo lo tenemos preparado. Nos comunicaremos hasta que estemos del otro lado”, fueron sus últimas palabras que recuerda la señora Ortiz, quien este año cedió su puesto a Rosa María Gutiérrez, madre de Nelson Gutiérrez.

Y es que Jockson y Nelson eran compañeros de la aventura e igual, al parecer, encontraron el mismo destino: ambos desaparecieron. Luego dijeron que los habían visto en Reynosa, que no se preocuparan, pero en otro albergue de migrantes dijeron que estaba presos en Texas. Otra versión fue que estaba viviendo y trabajando en el sector de “Lechería”.

“Señora, no llore. Su hijo está vivo y el otro muchacho también. Trabajan con una joven y tienen sus parejas”, le dijeron otros, pero la pista en Lechería no llevó a ningún lado.

Ahora en el viaje de búsqueda de 2012 va doña Rosa María, quien sin miramientos decidió ser parte de la jornada, pues extraña mucho a su hijo, al igual que su hermana Lisandra Santamaría Gutiérrez.

Ella vio partir a su hermano Nelson hace varios años, y hace dos días vio partir a su mamá, en su búsqueda, con la esperanza de un reencuentro.

La joven comentó que tenía 19 años cuando su hermano se despidió para alcanzar el sueño americano y tomó la frontera norte, rumbo a Estados Unidos. Él se comunicaba con su mamá, pero repentinamente sus familiares dejaron de tener noticias.

Desde entonces la vida de su familia cambió para siempre, dejándola en zozobra, y a dos hijos, uno de los cuales tiene nueve años y el otro, cinco.