•   Querétaro, México  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Decimoquinto día. - La violencia sexual está generalizada y cada año un número indefinido de migrantes mueren o desaparecen, aseguró Eduardo Vásquez, coordinador del grupo Guanajuato, de Amnistía Internacional, AI, durante la exposición de fotografías de migrantes desaparecidos, como parte de las actividades de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos.

“Estos abusos frecuentemente se llevan a cabo con la complicidad o la aceptación de las autoridades federales, estatales o municipales. Además, pese a que en los últimos años se han producido mejoras, persisten los informes sobre excesivo uso de la fuerza y detención arbitraria a manos de funcionarios públicos que realizan controles de migración. La gran mayoría de estos no se investiga con seriedad ni decisión y los responsables rara vez rinden cuenta de sus actos”, criticó Vásquez, agregando que esto fomenta el clima de impunidad.

Puntualizó que el hecho de que los gobiernos estatales no dejen constancia adecuada de los abusos y no se publiquen datos fiables, contribuye a la invisibilización del fenómeno.

Reclutamiento forzoso

El representante local de Amnistía Internacional dijo a El Nuevo Diario que muchos migrantes están siendo reclutados forzosamente por el crimen organizado para desempeñarse como sicarios, o los están secuestrando para tener fuentes de ingreso para mantener las operaciones delictivas.

“Y no solo los están privando de su libertad, sino que son violados física o sexualmente”, expresó Vásquez en la Plaza Central de Irapuato, Guanajuato, durante la conferencia de la Red de Migrantes del Bajío, en la cual participaron las madres en busca de sus familiares desaparecidos, quienes realizan un recorrido por 14 Estados de México, acción impulsada por el Movimiento Migrante Mesoamericano. En Nicaragua la participación de las madres es coordinada por el Servicio Jesuita para Migrantes.

Entre las propuestas de AI están: la revisión de la ley migratoria de México, y que se aplique la realización de un censo de todas las personas que entran al país, para contrastarlo con las desapariciones de migrantes. En las morgues de México hay miles de cuerpos no identificados, víctimas del crimen organizado o de la guerra contra el crimen organizado. Se calcula que son 80 mil.

Ausencia gubernamental

Ante la ausencia gubernamental, actualmente AI trabaja en Guanajuato, en un proyecto de coordinación con la Cruz Roja Internacional, para que a través de sus espacios se logre mantener la identificación del paso de los migrantes.

Otra de las demandas de AI es el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Mileno, en especial en cuanto a la erradicación de la pobreza en los países centroamericanos, para lograr la satisfacción de las necesidades básicas y que sus poblaciones no tengan la necesidad de migrar a otros países.

Por otra parte, fray Tomás González, de la parroquia Cristo Crucificado y quien rectorea el albergue de migrantes “La 72”, destacó que a través de la Caravana de Madres se van dejando mensajes a todos los actores de la sociedad, especialmente a las autoridades a los tres niveles de gobierno y a las autoridades migratorias.

“A las autoridades federales salientes --con el nuevo gobierno-- les queremos decir que han hecho muy mal las cosas. El sexenio del mandatario Felipe Calderón ha sido el peor en cuanto a política migratoria se refiere. En este tiempo hemos sufrido los peores crímenes, masacres a personas migrantes centroamericanas y mexicanas”, alegó uno de los destacados protectores de los migrantes en la localidad de Tenosique, México, mencionando que la administración gubernamental saliente ejerció una política de persecución y detención en centros carcelarios llamados “Estaciones de Migración”.

La Caravana de Madres, esta semana sostuvo un encuentro con migrantes que tienen años de no comunicarse con sus familiares, en la Parroquia San Felipe de Jesús. Posteriormente estuvieron en la Plaza Centro Tequisquiapan, Querétaro.

Hoy, las participantes de la Caravana de Madres harán una caminata por las vías del tren y una visita a la Cruz del Migrante.

Posteriormente se trasladarán a Apizaco, donde tendrán un encuentro con la Red de Mujeres del Bajío, y por la tarde irán a Tlaxcala, haciendo una parada en la Plaza Central, frente a la iglesia de la Misericordia, y sostener una reunión con las autoridades locales.