•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente del Foro Educativo Nicaragüense Eduquemos, Ernesto Medina, reveló que están trabajando en una propuesta para hacer una revisión a fondo de los planes de estudio nicaragüenses, porque han encontrado que existe un currículo “demasiado extenso”, pero “poco profundo” y en el caso de la materia Geografía, consideró que hay que centrarse en el tema de la “Nicaragua Caribeña”, para profundizar sobre esta realidad “olvidada”, que ahora vuelve a la coyuntura nacional luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

Ver infografía

La geografía nacional ya no se va a enseñar de manera tan sencilla como decir que Nicaragua limita al Norte con Honduras, al Sur con Costa Rica, al Este con el Océano Atlántico y al Oeste con el Océano Pacífico. Después del fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, habrá que explicar que Nicaragua extendió sus límites en el Mar Caribe y ahora tiene frontera marítima hasta con Jamaica y Panamá.

Académicos, exministros, historiadores y diputados valoran el rediseño de la enseñanza de la Geografía en la educación primaria y secundaria, como ya bien lo propuso el director jurídico de la Cancillería, César Vega, el pasado 20 de noviembre cuando dijo que Nicaragua debe incorporar a sus mapas, libros de Historia y Geografía, “los cambios trascendentales” en su territorio marítimo, tras la sentencia de la CIJ en La Haya, sobre el litigio fronterizo con Colombia.

Carlos Tünnermann Bernheim, exministro de Educación, considera que lo más importante es incluir los mapas donde ya esté registrado el territorio marítimo que la CIJ le reconoció a Nicaragua.

“Los textos de Geografía tienen que corregirse e incluso habrá que reformar el artículo 10 de la Constitución, porque este artículo define el territorio nacional a como estaba antes”, dijo exministro, agregando también que desde ya están desfasados los textos que se refieren al “litigio” entre Nicaragua y Colombia.

Artículo 10 de la Constitución

El artículo 10 de la Constitución Política manifiesta que: “El territorio nacional se localiza entre los océanos Atlántico y Pacífico y las repúblicas de Honduras y Costa Rica. Comprende las islas y cayos adyacentes, el suelo y el subsuelo, el mar territorial, las plataformas continentales, los zócalos submarinos, el espacio aéreo y la estratosfera”.

Por otra parte, Tünnermann manifestó que el próximo año los textos de Geografía tienen que incluir estos cambios, y a manera de recomendación dijo que (estos cambios) podrían ser incluidos como anexos en los libros, para no necesariamente editarlos, que sería mayor costo.

“Lo importante es que se incorpore la enseñanza, que ya los niños y los adolescentes de Nicaragua se compenetren de lo que significa el territorio nicaragüense, porque así lo adjudicó la Corte Internacional de Justicia y nadie lo puede poner en duda”, agregó.

"Nicaragua es un país caribeño"

Ernesto Medina, presidente del Foro Educativo Nicaragüense Eduquemos, plantea que esta ampliación de territorio marítimo en el Caribe viene a descentralizar el estudio en la geografía del Pacífico y se abre la oportunidad de profundizar el estudio de la Costa Caribe y su mar.

Para Medina, la sentencia de la CIJ tiene muchas enseñanzas, las cuales tienen que reflejarse en los planes de estudio y en ese sentido menciona que con esta nueva situación está quedando claro que “Nicaragua es un país caribeño”.

“Nicaragua tiene que reconocer que es un país caribeño, porque en realidad Nicaragua siempre ha vivido de espaldas al Caribe y esta ha sido una región olvidada, y de eso se han aprovechado todas las potencias que han aspirado a controlar el Mar Caribe por su importancia estratégica y por sus riquezas”, expresó Medina, quien también es Rector de la Universidad Americana-UAM.

"El mar era un gran desconocido hasta ahora"

“Si revisamos la geografía que aprendimos, es una geografía del Pacífico, o sea, nosotros nunca hemos profundizado la realidad de la Costa Caribe y mucho menos del mar, porque el mar era un gran desconocido para nosotros hasta ahora”, agregó.

Pero ahora con este nuevo inicio, considera que Nicaragua tiene la oportunidad de ver al Caribe con importancia para el futuro del país, por la importancia económica del territorio que reconoció la CIJ.

Medina manifestó que hay que enseñar un estudio de la historia y de la geografía de forma más amplia e integral, que los niños aprendan a verse como parte de Latinoamérica, pero para eso hay que pensar desde ahora en la capacitación de los maestros, quienes son los que educan.

En ese sentido, Medina reveló que Eduquemos está trabajando una propuesta para hacer una revisión a fondo del currículo escolar de Nicaragua y definir cuáles deben ser los temas que los niños y los jóvenes nicaragüenses tienen que aprender con más profundidad.

Reducir los contenidos

También dijo que están analizando los temas que actualmente se enseñan, porque considera que Nicaragua tiene un currículo escolar “demasiado extenso” pero “poco profundo”. “Sabemos un montón de cosas, pero al final no aprendemos nada porque todo lo vemos de manera superficial”, expresó Medina.

“Nosotros opinamos que hay que reducir contenidos y tenemos que centrarnos en las cosas que son fundamentales, en el caso de la geografía este elemento de Nicaragua Caribeña debe ser uno de los temas fundamentales en el nuevo currículo de dicha materia y profundizar más en esa realidad”, expresó consultado vía telefónica.

La configuración de los planes de estudios tendrá que pasar por la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, según confirmó Jacinto Suárez, diputado y miembro de esta comisión, pero todavía hay que esperar que Colombia se decida a aceptar el fallo de la CIJ, dialogue con el Gobierno de Nicaragua y luego “habrá tiempo para todo”, dijo.

“Nuestros niños viven un momento histórico”

Rolando Mendoza Sanarruza, director del Departamento de Extensión Cultural de la UNAN-Managua, Master en Historia de Nicaragua y docente principal del Departamento de Pedagogía de la UNAN, manifestó que en los próximos años habrá que explicarles a los niños con historia el cambio de la geografía de Nicaragua, a raíz del fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

“A los pequeñitos habrá que decirles que están viviendo un momento de historia y que lo van a recordar para el resto de sus vidas y que pueden decir con fascinación que vivieron cuando la CIJ leyó ese dictamen justiciero para con Nicaragua”, expresó el maestro Mendoza, consultado en su oficina de la UNAN-Managua.

Mendoza opina que en este momento no solo está cambiando la geografía sino también la historia del país y en ese sentido afirmó que para las actuales generaciones, el fallo de la CIJ es un acontecimiento “fresco”, reciente, pero para las generaciones que vienen esto será parte de la historia.

También considera que habrá que explicarle a los estudiantes cuántas décadas se mantuvo este litigio, cómo fue el desarrollo y el actual desenlace con el Gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra.

El estudio del mar

Además, considera que en los estudios se tendrán que abordar las riquezas minerales de la gran extensión de mar que ahora le ha sido reconocida a Nicaragua. “Ya no vamos a hablar de límites, sino de hidrografía, orografía, las montañas, las alturas, las profundidades del mar, porque la geografía no es solo hablar de límites”, explicó el maestro Mendoza, entusiasmado con las “buenas nuevas”.

También, comparte que este acontecimiento viene a cambiar la forma de pensar de los habitantes de la Costa Caribe, “porque antes la gente no pasaba de los límites estrechos por el temor a las cañoneras colombianas” y ahora tiene un mar abierto para conocer.

Cambios trascendentales

Un día después del fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, el director jurídico de la Cancillería de la República, César Vega, explicó que la plataforma y el territorio marítimo de Nicaragua deberán cubrir un área estimada en 152,130 kilómetros cuadrados, por cual se deben hacer las modificaciones correspondientes y registrar “estos cambios trascendentales”.

La CIJ decidió el lunes que “Colombia y no Nicaragua, tiene soberanía” en al menos media docena de cayos, pero amplió las fronteras marítimas nicaragüenses hacia el este del mar Caribe, formando una especie de herradura en torno a las islas de San Andrés y Providencia, que permanecieron con soberanía colombiana.

El diferendo comenzó en 1928, cuando Nicaragua cedió a Colombia las islas San Andrés y Providencia con la firma del Tratado Bárcenas-Meneses-Esguerra, ratificado en 1933 cuando Nicaragua estaba intervenida militarmente por Estados Unidos.