•   Monterrey, México  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El frijol negro y la tuna --también conocida como nopal o chumbo--tienen propiedades químicas de gran potencial en la lucha contra el cáncer, aseguraron investigadores y autoridades del Centro de Biotecnología Femsa, que funciona en las instalaciones del prestigioso Tecnológico de Monterrey.

“Hemos descubierto un compuesto químico dentro del frijol negro, sobre todo, que tiene un potencial tremendamente fuerte para evitar el cáncer”, reveló el Dr. Jorge Welti, investigador y docente del Centro de Biotecnología Femsa, durante un recorrido por las instalaciones de esa imponente institución científica, fundada aproximadamente en 2005.

“Lo que hacemos es detectar de qué se trata, dónde está y extraerlo. Una vez que lo identificamos químicamente, tratamos de sintetizarlo fuera del frijol”, agregó el Dr. Welti.

El Centro de Biotecnología Femsa destaca en las instalaciones del Tecnológico de Monterrey, ya que está ubicado en una amplia plaza. Es un edificio de unos cinco pisos, donde trabajan 25 investigadores “tremendamente productivos”, ya que en los últimos tres años, por ejemplo, entre el 60 o el 65% de las patentes registradas en México, han salido de esta institución científica y académica.

La labor del Centro se concentra en seis áreas principales: desarrollo de bioterapéuticos, nutrigenómica y alimentos funcionales, agricultura molecular, ingeniería de reactores biológicos, y, por último, diseño molecular y bioingeniería.

La investigación de las propiedades químicas del frijol negro para prevenir el cáncer, se ubica en el área de desarrollo de bioterapéuticos, ya que le corresponde identificar, caracterizar y aislar biomoléculas con potencial biofarmacéutico.

También a esta área corresponde la investigación en la tuna, planta que es conocida por “chumbo” en Argentina, en Chile y en Venezuela. En Centroamérica también se le llama nopal.

“En la semilla de la tuna hemos encontrado también compuestos (químicos), que tienen potencial para evitar problemas de cáncer. Lo hemos extraído y lo probamos con células de cáncer (de mama, de próstata y de pulmones, entre otros), y si los resultados son positivos, se trabaja en una segunda etapa, con animales, con el apoyo de la Escuela de Medicina”, explicó el Dr. Welti.

El objetivo es poner a prueba si la incorporación de ese componente ayuda a prevenir el cáncer. De ser así, con la autorización de las autoridades de Salud de México, se pasa a una tercera etapa, que sería la de trabajar con seres humanos.

El maíz: el alimento del futuro

Otra de las áreas claves del Centro de Biotecnología Femsa, que recibe el apoyo del gigante embotellador mexicano Femsa, es la de nutrigenómica y alimentos funcionales, cuya línea tiene un enfoque industrial en la innovación de productos, procesamiento de alimentos y tecnologías emergentes de conservación. Adicionalmente, estudia y analiza el impacto de las dietas y regímenes alimentarios en el perfil genómico de poblaciones específicas.

El Dr. Manuel Zertuche, Director de la Escuela de Biotecnología y Alimentos del Tec de Monterrey, explicó que trabajan en el diseño de la alimentación que tenga mayor impacto en la salud humana, y, a la vez, en el diseño y producción de nuevas proteínas y enzimas con distintas aplicaciones, desde biofarmacéuticos hasta ambientales.

“En Nutrigenómica nos hemos concentrado en diseñar la alimentación que tenga el mejor impacto en la salud humana, estudiamos qué dieta es la mejor, qué alimentación es la más idónea para distintos sectores poblacionales, por ejemplo, entre mujeres embarazadas, etnias. El concepto es descubrir, identificar y desarrollar alimentación para la salud”, dijo el Dr. Zertuche a la delegación de periodistas de América Latina que visitó el Centro de Biotecnología Femsa del Tec de Monterrey.

El investigador y científico indicó que están estudiando y diseñando la alimentación de futuro en el mundo, en ese sentido, han hecho una evaluación nutricional de cientos de líneas genéticas del maíz, provenientes de América Latina, África y del sudeste asiático, y las conclusiones son muy, pero muy alentadoras.

“El futuro de la alimentación, hacia el año 2050, la base de la alimentación será el maíz, por su capacidad de incremento de rendimientos, y uso de recursos de esta planta en comparación con el trigo, la soya y el arroz, que son otros productos base de alimentación en el mundo. Esto para nosotros es muy importante, ya que esta planta gramínea es originaria de América y luego se extendió a otros continentes.

Zertuche aseguró que la investigación relacionada al maíz inició un año atrás, y estimó que faltan alrededor de tres años más. “Es uno de nuestros programas élites, nuestro propósito es llegar a identificar, desarrollar y producir la mejor variedad de cara al año 2050, en términos de productividad entre otros. De esos materiales genéticos se derivará la alimentación de nuestros hijos”, señaló orgulloso el Director de la Escuela de Biotecnología y Alimentos del Tec de Monterrey.

Otra de las investigaciones que están llevando a cabo, es el diseño de una “proteína muy particular”, que tiene un balance de aminoácidos que es esencia para la nutrición humana.

“Estamos diseñando una proteína con un impacto en la nutrición humana casi perfecto, ya que tiene propiedades de coagulación y se puede usar como un aditivo alimenticio en muchas matrices alimenticias, por ejemplo, en bebidas, en productos lácteos y en cárnicos”, añadió orgulloso el Dr. Zartuche. Además, aumenta el valor de las proteínas en los alimentos.

El potencial del aguacate

El presupuesto anual de este centro científico, que cuenta con el apoyo financiero del embotellador mexicano Femsa, oscila entre US$15 y US$20 millones. “Hacer investigaciones en México es muy difícil, muy costoso, así que debemos conseguir recursos con el sector privado, ya que cada año el Estado sólo destina el 1.5% del PIB”, para hacer investigaciones, que serían alrededor de US$50 millones.

El Dr. Welti indicó, por ejemplo, que el año pasado participaron en la convocatoria del Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología, ganando fondos para ocho proyectos. Sin embargo, el aporte del sector público apenas representa menos del 5% del presupuesto anual para investigaciones del Centro de Biotecnología.

“El 80% del trabajo en el Centro está ligado a la industria”, explicó el Dr. Welti, lo que implica conexiones y alianzas con una gama de industrias de México, de Estados Unidos, de Centroamérica y de Sudamérica. Asimismo, tienen nexos con Institutos de Desarrollo y de Investigación de todo el mundo

Entre otras áreas de trabajo está desarrollar vacunas utilizando materiales vegetales, lo que considera muy probable de lograr en un futuro no muy lejano. En la actualidad están trabajando en una vacuna contra el dengue.

Otro de los hallazgos importantes está relacionado con el aguacate, uno de los principales cultivos de México. “Hemos encontrado compuestos que sustituyen a los compuestos químicos que preservan los alimentos, es decir, estos compuestos que están en las semillas, evitan que surjan organismos patógenos por ejemplo en la carne”, indicó el Dr. Welti.

Una universidad prestigiosa

El Tec Monterrey se ubica en el lugar número 300 entre más de 2,000 universidades de todo el mundo, sin embargo, está entre los dos primeros lugares entre los centros de educación superior de América Latina y el Caribe. Alrededor de 2,000 estudiantes extranjeros estudian en el Tec Monterrey, cifra que representa alrededor del 45% de la población estudiantil total.

Tec de Monterrey cumplirá 70 años

En 2013, el célebre Tecnológico de Monterrey (Tec) cumplirá 70 años de fundación. Salvador Alva, Rector, explicó que en todos estos años han salido egresados alrededor de 250,000 profesionales en diversas carreras universitarias y Maestrías.

En la actualidad, el Tec Monterrey, junto al Tec Millenium, el Tec Salud y el Tec Virtual, conforman el llamado Sistema Tecnológico de Monterrey, con presencia en América Latina y en Europa. En la región cuenta con 23 sedes y brinda educación a unos 15,000 estudiantes en la región.

Alva, ex CEO de importantes empresas multinacionales, confía que en un futuro inmediato el 50% de los estudiantes del Sistema Tecnológico de Monterrey serán estudiantes en línea, ya que solo en México egresan cada año unos 10 millones de bachilleres, y sólo tres millones se incorporan a las universidades.

En la actualidad, el 45% de la población estudiantil del Tec Monterrey proviene del extranjero, siendo Ecuador el país que aporta más estudiantes. Las autoridades del Tec Monterrey no quisieron facilitar estadísticas sobre los nicaragüenses que han cursado estudios allá en los últimos diez años.