•   Rio Blanco, Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El lunes 4 de enero, Diedrich García, egresado del Instituto Nacional Sor Oliva Lombardi del municipio de Río Blanco, observó un poco nervioso el examen de ingreso a la Universidad de Ingeniería, UNI, pero al recorrerlo detenidamente, se dio cuenta que estaba a su alcance y sólo necesitó una hora para resolverlo.

“Yo miré fácil el examen. Me preparé solo y lo hice bien porque me puse a investigar sobre los temas que me habían dado en la UNI, problemas que aparecían en exámenes de admisión practicados anteriormente y resolví también ejercicios de las Olimpíadas de Matemáticas. Casi todos los días estuve estudiando”, dijo Diedrich.

Inicialmente se inclinó por estudiar Medicina, pero luego optó por Ingeniería Civil, así que se presentó a concursar en el examen de admisión de la UNI junto a miles de bachilleres de todo el país. Tras resolver el examen, no le quedó más que esperar si clasificaba o no.

Días después, sus expectativas fueron superadas. Mientras miraba un programa televisivo en la sala de su casa, recibió la visita de un trabajador de la Alcaldía de Río Blanco, municipio de Matagalpa, quien le dijo que la UNI le iba a dar una beca por haber obtenido la nota máxima.

“Me sorprendí, aunque en el fondo creo que me lo esperaba. Mi mamá estaba súper alegre contándole a los vecinos, amigos y conocidos. Al que iba viendo le contaba que a su hijo le habían dado una beca porque sacó cien en el examen de admisión”, relató Diederich.

Madre orgullosa

Según su mamá, doña Reina García Gutiérrez, si él no hubiese obtenido esa beca, difícilmente hubiera estudiado, porque sus posibilidades económicas no son suficientes para cubrir los costos de enviarlo a estudiar a Managua.

Hablar de su hijo es un asunto de orgullo para ella, una mujer esforzada, madre soltera, quien vende comida ambulante para sacar adelante a sus dos hijos, uno de ellos Diederich.

“Mi hijo es una gran persona, nunca me ha dado dolores de cabeza, siempre se ha preocupado por sus estudios, no he tenido que exigirle, solo lo apoyo económicamente. Él quería sacar buenas notas, yo estaba preocupada porque me dijo que se iba a sacar de 95 a cien en ese examen y yo decía si saca menos se me va a deprimir”, señaló la madre.

Más exámenes y menos copia

Durante la entrevista, Diederich manifestó que muchas escuelas no están bien acondicionadas, por lo que los estudiantes se educan en medio de pupitres dañados y se enfrentan a la falta de libros en las bibliotecas.

El destacado bachiller opinó además que para evitar que los bachilleres sigan sucumbiendo en los exámenes de admisión universitarios, los profesores de matemática deben ser más exigentes, asimismo, considera que deben haber menos tareas calificadas y más pruebas y exámenes, para que cada estudiante obtenga la nota por su propio esfuerzo.

“Lo ideal sería que la calificación sea un 70% de pruebas y exámenes, para complementar con asignaciones en casa. También creo que los estudiantes deben tomar conciencia de la importancia del estudio y evitar copiarse, porque es nocivo”, señaló.

Río blanco, tierra natal

Diederich García está orgulloso del lugar donde nació y creció y lo describe así: “Río Blanco es un lugar bonito, seguro, donde no hay crímenes, ni robo ni asaltos, se respira aire fresco, hay muchos ríos, tiene el agua más refrescante que he probado porque viene de los cerros, su calidad es excelente. Hay muchos artistas del dibujo. En esta zona se produce ganado, leche, cuajada y queso de excelente calidad, se dedica a la agricultura de frijoles y maíz”.

Sin embargo, está consciente de que al venir a la universidad también ingresará a un mundo nuevo, a lo que él llama una ciudad bastante diferente, pero afirma que “espero adaptarme pronto, no creo tener problemas con ese aspecto, también tendré que hacer nuevos amigos”.

Diederich también asegura que dedica tiempo a la recreación y a la diversión. Le gusta salir al parque, también hace ejercicios en la mañana y con sus amigos practica levantamiento de pesas.

Este muchacho, al que le gusta también el ánime y los videojuegos, afirma que está listo para iniciar el camino que lo llevará a ser un ingeniero civil, carrera que considera una de las mejores por el amplio abanico de posibilidades laborales y porque es bien remunerada, lo que le da esperanzas de ayudar a su mamá en un futuro y sacar adelante a su humilde familia.