•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Fue la ‘meada’ más cara”, comentó entre risas una ciudadana --a quien le dio pena dar su nombre--, porque un día fue a un baño público y tuvo que pagar C$5 para que su menor hija miccionara, pero el baño no tenía puerta y el inodoro no tenía palanca para descargar el tanque, de forma que el cliente tenía que limpiar la taza con un balde.

Aunque en Nicaragua existe una normativa sanitaria y un sistema nacional de calidad turística que establece los criterios que los prestatarios de este tipo de servicio deben cumplir, son pocos los que acatan las directrices.

Entre los criterios de obligado cumplimiento están aquellos que dicen que todo edificio o instalación de servicio comunal debe tener servicios sanitarios separados para damas, caballeros y niños, además debe haber un mínimo de un inodoro por cada 30 clientes.

Además, deben tener cierres automáticos por dentro, espejo, jabón, toallas o secadoras de manos, papel higiénico, papelera con tapa y ventilación adecuada.

La Corporación Municipal de Mercados de Managua, Commema, no tiene un registro exacto sobre la cantidad de servicios sanitarios que hay en las 100 manzanas que componen el Mercado Oriental, adonde diariamente llegan alrededor de 100 mil personas, que como todo ser humano tienen necesidades fisiológicas impostergables.

“Recordemos que el mercado se ha ‘tragado’ parte de Ciudad Jardín, y en la propiedad privada nosotros --Commema-- no tenemos facultades para cobrar arrendamiento de piso, porque son viviendas que la gente ha convertido en cualquier tipo de negocio, es algo que sale de nuestras manos. Los únicos servicios higiénicos que tenemos registrados como tales, son los ubicados en el sector de los galerones, y son muy pocos”, manifestó el gerente general de Commema, Augusto Rivera.

Mano dura

Pero se estima que en el Mercado Oriental existen unos 45 o 50 locales de este tipo, que tienen de 15 a 20 inodoros cada uno.

Debido al desorden que aparentemente hay, el Ministerio de la Salud, Minsa, reorganizará a los que prestan este tipo de servicio, para tener un control exacto de ellos y así poder inspeccionar los locales de manera periódica.

“Lo que se tomará en cuenta en las inspecciones serán las estructuras físicas: que tengan pisos antideslizantes, que los servicios sanitarios estén iluminados, que tengan descargue individual para evitar charcos debido al uso de piletas, además las alcantarillas tienen que estar en buenas condiciones”, señaló Marvin Espinoza, inspector sanitario del Minsa.

“Los propietarios deben invertir en sus negocios, porque generan buenas ganancias, pues según estudios, ahí ganan unos C$1,300 o 1,500 diarios. También se les exigirá el uso de desinfectantes, aromatizantes y, además, cada servicio higiénico debe tener ventilación individual, de tal forma que esto ya no será un lujo”, agregó Espinoza.

Algunos locales ofrecen servicios sanitarios con aire acondicionado, espejos, lavamanos y toallas, pero el costo de la visita anda por los 7 y 10 córdobas, “por el lujo”.

Reorganización

Para reorganizar el sector y poder controlar qué tipo de servicio están dando a la población, el Minsa y Commema revisarán los documentos de los dueños de este tipo de negocios y los mecanismos que se han estado utilizado para permitir la apertura de los mismos, porque se ha detectado que el solicitante pedía permiso para abrir, por ejemplo, una tienda, pero lo que abría en realidad era un local de servicios higiénicos.

“El Ministerio de Salud empezará a implementar la tarifa: ahora para adquirir una licencia para abrir servicios higiénicos públicos, será de C$1,500 y la misma tendrá un año de vigencia, para ir reordenando y controlar los servicios sanitarios existentes dentro del Mercado Oriental”, enfatizó Espinoza.

Otra de las exigencias que deberán cumplir los propietarios de estos negocios, es destinar y acondicionar dos servicios higiénicos para niños y niñas, los cuales deberán estar debidamente rotulados, pero además, cada cubículo debe tener lavamanos con jabón y toallas.

En el caso de los servicios higiénicos para varones, deben existir 4 urinarios y dos inodoros, y deben estar debidamente rotulados.

El negocio

Como hay oferta y demanda, para gustos hay colores a la hora de usar un servicio higiénico. Hay servicios sanitarios para clase baja, media y alta. La diferencia la da el precio.

“En mi negocio tengo dos precios: 3 córdobas sin papel higiénico, pero si quiere papel tendrá que pagar dos córdobas más”, manifestó Pablo Méndez, de 65 años, quien desde hace cinco años descubrió “una mina de oro” en el Mercado “Roberto Huembes” al abrir unos servicios higiénicos públicos.

Los servicios sanitarios San Luis, ubicados en el Mercado Oriental, ofertan otro tipo de servicio: ahí el momento “de placer” cuesta unos pesitos más, porque los inodoros están clasificados en normales y privados. El uso del primero cuesta C$6 y el otro 7.

“La idea de dar comodidad a los clientes nació únicamente para que los comerciantes tengan la atención que se merecen como cualquier trabajador y que sientan que están como en su casa, todo limpio y aromatizado”, comentó Luis Antonio Blandón, propietario de 18 servicios higiénicos que operan desde hace siete años en un local de 7 por 20 metros cuadrados.

“Lo que me gusta de este lugar es que el ambientador se siente desde que uno entra, no importa pagar uno o dos córdobas más, porque siempre están limpios, secos y todo se ve aseado”, comentó Urania Hernández, comerciante.

“Vengo a estos servicios porque están cerca de mi centro de trabajo y son aseados, otra gente los visita por curiosidad, porque en todo el mercado se habla de la atención y la limpieza”, manifestó Dulce García, otra usuaria.

Sanciones

Si el inspector sanitario detecta alguna anomalía en un servicio higiénico, deja una serie de recomendaciones que el dueño del local debe acatar en un plazo de 15 a 30 días, dependiendo de la magnitud de la remodelación recomendada.

 

Si el dueño del negocio incurre en desacato a la notificación sanitaria en tres ocasiones, recibe una sanción administrativa que consiste en una multa de 300 a 500 córdobas.

 

Si vuelve a incumplir, se ordena el cierre parcial o temporal y, en última instancia, cuando los inspectores consideran que ha habido una grave reincidencia, se procede a cerrar el local.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus