•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No fue fundada por los españoles, al contrario, sus primeros habitantes indígenas fueron considerados por la Corona, como los más desleales y rebeldes. Matagalpa, conocida como “La Perla del Septentrión” cumple este 14 de febrero, 151 años de haber sido elevada a la categoría de ciudad.

Los historiadores la ubican como el único poblado que desde antes de la Conquista se ha mantenido en el mismo lugar.

Su origen es indígena, sus primeros habitantes, indios; se fundaron en tres grandes lugares: Matagalpa o Pueblo Grande, Mologüina y Solingalpa, luego se agregaron otros poblados pequeños como Laborío y Yaguare, donde según los historiadores Matagalpa existe desde 1538, y sus habitantes estaban pendientes de los movimientos de los conquistadores.

Matagalpa ha sido asediada por mestizos que venían del Occidente a despojarlos de sus tierras, principalmente latifundistas nacionales y extranjeros, y el gobierno conservador, que despojaban de sus tierras comunales a los indios para la siembra de café.

Antes de ser gobernada y dirigida por los prefectos, fue dirigida por corregidores desde 1568 que fueron creados por la Corona española, según apuntes de Matagalpa del periodista Juan Carlos Sarmiento y los textos del matrimonio Soriano y Guerrero.

“1750. Base Militar en Matagalpa. El poblado es erigido en ‘Plaza Fuerte o Militar’, y los matagalpas fueron considerados como los indios mas desleales a Su Majestad (el rey de España)”, según informe oficial a la Capitanía General de Guatemala en el año 1743.

La guerra de los indios

Antes de la guerra de los indios de 1881, se originaron otros levantamientos de los indígenas en Sébaco en 1692 y 1693, por el trabajo forzado a que eran sometidos, y lucharon patrióticamente contra las pretensiones del filibustero William Walker de vender el territorio septentrional en dos millones de dólares y volver a la esclavitud.

Según el historiador y abogado Sergio Zeledón Guzmán, los indígenas al ver que eran perseguidos por los gobiernos locales y luego por los filibusteros y con la esperanza de que su situación cambiara, se unieron a las fuerzas militares septentrionales, logrando que las fuerzas nacionales derrotaran a los filibusteros en la hacienda San Jacinto.

Origen de la rebelión

Lo que encendió la chispa de la rebelión fue la promulgación de la Ley Agraria de 1877, que permitía al Estado la venta de terrenos no baldíos como si fuesen de la nación, abriendo la brecha para que se pudieran comprar tierras que antes estaban fuera del comercio, lo que permitía a la burguesía cafetalera de la época apoderarse de las mejores tierras para la siembra del café y despojar a los indios y campesinos de sus pequeñas parcelas.

El historiador Eddy Kühl en su libro “Matagalpa y su gente”, señala textualmente: “Pero no solamente el tendido de línea telegráfica agraviaba a los indios. El prefecto Gregorio Cuadra, máxima autoridad en el departamento, ejecutó diligentemente la política nacional de asedio y control de la población indígena, obligó a los indios a cumplir con jornadas de trabajo forzado en distintas obras en construcción. Había iniciado acciones contra las tierras indígenas, prohibido y perseguido la elaboración de chicha, usada por los indios para su consumo ordinario en sus festividades religiosas. Asimismo, había prohibido el destace de ganado en las cañadas”.

El ataque a Matagalpa

Según los historiadores, en la mañana del 31 de marzo, unos mil indios acordonaron la ciudad de Matagalpa y la atacaron, enfrentándose a la pequeña guarnición existente y a grupos de ladinos que se sumaron a la defensa del poblado. Los capitanes indígenas, autoridades existentes en cada cañada, coordinaron el ataque que involucró a los indios de los alrededores del pueblo, de las cañadas de Uluse, El Horno, El Gorrión, San Pablo, San Marcos, El Zapote, El Matasano, Jucuapa y Potrero de Yasica, entre las principales.

Lorenzo Pérez, capitán de San Pablo, se constituyó en el líder principal del levantamiento. Los combates dejaron un número no determinado de muertos y heridos entre los ladinos y entre las fuerzas indígenas, las que después de varias horas se retiraron, manteniendo acordonada la ciudad y estableciendo un grupo importante en Guanuca.

Jesuitas ofrecieron mediar

En los días subsiguientes, el prefecto Gregorio Cuadra fingió interés en un diálogo con los líderes del levantamiento y aceptó la oferta de intermediación hecha por los jesuitas, quienes tenían un importante ascendiente entre los indígenas. El Gobierno pedía el cese de los ataques, la entrega de las armas en poder de los indígenas y la sujeción a las autoridades locales y nacionales. Pasados varios días, los indios enviaron un mensaje afirmando que no tenían armas del Gobierno y que no entregarían las propias, poniendo como condición, para el cese del alzamiento, el retiro de las fuerzas del prefecto.

Aunque las negociaciones no dieron ningún resultado, el verdadero objetivo del prefecto se había logrado: en el tiempo transcurrido el gobierno preparó y organizó fuerzas militares que envió al departamento, al mando el coronel Joaquín Elizondo, quien se quedó en la ciudad hasta el 4 de mayo, cuando el levantamiento cesó y los indígenas se retiraron a sus cañadas. 

Jinotega fue parte de Matagalpa

A pesar de todos esos derramamientos de sangre de los fundadores de Matagalpa, como la guerra del general José Santos Zelaya, la de Emiliano Chamorro, la guerra de Moncada, la gesta del general Augusto C. Sandino y la guerra contra la dictadura de Anastasio Somoza que encabezó el Frente Sandinista, también hay progresos que se han venido desarrollando a través de los años y que hoy son valorados como positivos.

El 14 de octubre de 1821, Matagalpa es elevada a categoría de departamento incluyendo a Jinotega; el 5 de abril de 1851 elevada a la categoría de Villa, con el gobierno del presidente Tomás Martínez del gobierno conservador, el 14 de febrero de 1962 es elevada a la categoría de ciudad.

Matagalpa y su economía

La economía de Matagalpa está basada en la producción agrícola, donde el café es el principal rubro, luego la ganadería. También se produce cacao, frijol, maíz, hortalizas y floricultura. La producción artesanal más característica es la cerámica negra; en los últimos años se ha desarrollado la fabricación de mochilas, bolsos a base de cuero y tejidos elaborados por mujeres indígenas.

La ciudad de Matagalpa actualmente cuenta con 88 barrios y cien mil habitantes; la mayoría de los barrios cuentan con calles pavimentadas, embaldosadas y de macadán, principalmente algunos barrios periféricos recién formados.

Agua potable, luz eléctrica y la mayoría con aguas negras, obras que se han venido realizando por las diferentes autoridades que han dirigido la política municipal con el apoyo del Gobierno central.

Alcaldes recordados

Tomás Mansell, hizo el puente del hospital en 1947.

Francisco Aráuz Blandón, quizás el primer alcalde de Nicaragua que consiguió un empréstito internacional y construyó la planta aguadora, trajo los teléfonos automáticos, comenzó el encunetado y la primera calle asfaltada de Matagalpa.

Amado Leytón, zapatero de profesión, siempre vestía de saco.

Carmen Leiva de Cerna y Pablo Lugo, últimos alcaldes del gobierno de Anastasio Somoza Debayle.

Antonio Orúe Reyes y Julio Ruiz Quezada, primeros miembros de la Junta de Gobierno Local.

Junta de Gobierno Local integrada por Alfonso López, Erasmo Montoya, Carlos Argüello, José Adrián Rodríguez y Rafael Tijerino Haslam, después llamados coordinadores; Carlos Argüello Pravia, Sadrach Zeledón, José Noel Rodríguez, Lucy González, Margine Gutiérrez, en la década de 1980.

Después de 1990; Frank Lanzas Tercero, 1990-1996; Jaime Castro Navarro, 1996-2000; Sadrach Zeledón, 2001-2005; Nelson Artola, 2005-2007; Gonzalo Navarro Alonso 2007-2008, Sadrach Zeledón 2008-, es el actual alcalde.

Fechas y hechos

Entre sus edificios históricos está la Catedral de San

Pedro, cuya primera piedra se colocó el 29 de junio de 1874 y el primero de enero de 1895 se abren las puertas a la población.

2007

el 13 de septiembre la Asamblea Nacional le declaró Patrimonio Histórico Cultural de la Nación.

1905

la llegada del ferrocarril

1881

llegada del tendido telefónico

1915

la energía eléctrica

1918

el cine, con la película “La Pasión de Cristo, que trajo el doctor Manuel Bustamante

1919

entran los primeros vehículos, acción que se le adjudica a Antonio Corriols

1937

fundación del instituto, ahora llamado “Eliseo Picado”

1950

el hospital San Vicente comienza a prestar servicio

1958

pavimentan las primeras calles; e inicia a prestar servicio el primer bus urbano

1962

el alcalde Francisco Aráuz Blandón compra una moderna planta procesadora de agua, entre otros logros económicos y sociales.