•   Cárdenas, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La teca, hasta antes de 2003 era un árbol al cual pocos conocían en el departamento de Rivas, pero su fama de dejar “buena renta” empujó la expansión de su cultivo. Solo la empresa Maderas Preciosas Nicaragua S.A., Madenica, que comenzó dedicando 150 hectáreas a la siembra de teca, actualmente dispone de más de 2 mil hectáreas.

De acuerdo con Jaime Mendoza, regente forestal de Madenica, entre 2003 y 2008 la compañía invirtió 8.5 millones de dólares en la adquisición de propiedades y en el establecimiento de los plantíos.

Madenica es dueña de 4,351 hectáreas --6,091 manzanas-- de las cuales destina el 63% al cultivo de teca. “El resto son áreas protegidas, como bosques de galería ubicados a orillas de quebradas y para la conservación de bosques de alto valor en flora y fauna”, precisó Mendoza.

Añade que esta empresa genera en época de invierno cerca de 300 trabajos temporales para labores de limpieza, podas de rama y en los raleos (cortes) de las plantaciones.

Paralelo a la fuerte inversión de Madenica, dueños de fincas localizadas en la zona fronteriza con Costa Rica, están reforestando sus tierras con teca, confiando en “sus bondades y el alto valor comercial de su madera”, según referencias, dadas por Alejandro Ruiz Cruz, que se presenta como parte de ese grupo.

“Su valor es mayor que el del pochote o la caoba”, dice Ruiz tras relatar que apenas se conoció sobre los prometedores réditos de la teca, se animó a esperar las dos décadas para sacarle provecho a 50 manzanas que dedicó al cultivo de ese árbol.

Aunque oficialmente no hay datos precisos sobre el área de siembra de teca en manos de productores independientes, el Instituto Nacional Forestal, Inafor, de Rivas, informa que el cultivo ya tiene presencia en la Isla de Ometepe, mediante un proyecto de reforestación con dicha especie.

Además, detallan que otros habitantes de la isla también están sembrando la planta de manera individual.

Tentadora referencia

La “carta de presentación” de la teca es lo bien que se cotiza en países como la India, China y Taiwán, donde aprecian la belleza de su madera, acentuada cuando la planta alcanza la madurez a los 20 años, según los conocedores.

En el mercado nacional un metro cúbico de teca en cosecha final (20 años) vale entre 200 y 300 dólares, mientras que en los países asiáticos se coloca entre US$900 y US$1,000, afirma el regente forestal, Roberto Corea.

Corea explica que generalmente en una manzana se aprovechan para cosecha final 300 árboles con un rendimiento promedio unitario de 2 metros cúbicos. De tal forma que los 600 metros cúbicos que produce una manzana de teca luego de 20 años, podrían facturarse en el extranjero hasta por US$ 600,000.

La inversión inicial del cultivo por manzana ronda los US$600 y en los cinco años siguientes la inversión anual estimada es de US$300, de acuerdo con Corea.

Nicaragua exportó en 2012

En 2012, la empresa Maderas Preciosas Nicaragua S.A., Madenica, realizó la primera exportación de 350 metros cúbicos de teca, correspondiente al primer corte de los plantíos, el que se recomienda hacer cuando el árbol supera los diez años, confirmó su regente forestal, Jaime Mendoza.

Mendoza explicó que enviaron desde Puerto Corinto, 18 contenedores hacia la India y que la ruta de exportación “y todo funcionó bien en lo que respecta a transporte, gestiones aduaneras, Cetrex (Centro de Trámite de las Exportaciones), Inafor etc., quedando la empresa satisfecha”, señaló reservándose precisar el valor comercial del embarque.

A la espera de ver las primeras ganancias de sus siembras de teca hay muchos dueños de plantaciones forestales que, alentados por las buenas referencias de rentabilidad, decidieron apostarle como una manera de asegurarse económicamente el futuro.

Preparados para exportar plantitas

En suelo nicaragüense también se cultivarán plantitas de teca para exportarlas a Costa Rica, confirmó Mario Espinoza, responsable de Biotecnología, de Madenica.

El vecino país del sur tiene una demanda anual de 350 mil plantitas, según los estudios hechos por Madenica. Para entrar a ese mercado la empresa invierte en la ampliación de los invernaderos, o unidades de producción, de tal forma que a partir del 2014 Nicaragua abastezca el total de la demanda tica.

Madenica se prepara para una producción de 500 mil arbolitos anuales, “porque la perspectiva es que las plantaciones de teca se expandan”, aseveró Espinoza.

De acuerdo con Espinoza, desde 2007 Madenica dejó de producir viveros con semillas, para dedicarse a clonar las plantitas, lo cual garantiza un desarrollo en menos tiempo del árbol

Cabe señalar que la Ley Forestal No. 462, de Conservación Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal, exonera del pago de impuestos de Bienes Inmuebles a esta empresa así como del pago de impuesto de exportación municipal.

 

La cosecha a los veinte años

Jaime Mendoza, regente forestal de la empresa Maderas Preciosas Nicaragua S.A., Madenica, explica que la cosecha de teca ocurre a los veinte años de vida, cuando los árboles tienen un diámetro de entre 50 y 70 centímetros y una altura de hasta 30 metros.

Entre las bondades de la especie, Roberto Corea, regente forestal, destaca su resistencia a la sequía y la baja demanda de atenciones e inversión que demanda una vez alcanza los 5 años, que es cuando la plantita se vuelve independiente.

Además, según Corea, después de la cosecha final la planta vuelve a crecer producto de rebrotes “y con un buen mantenimiento, la plantación llega a producir hasta en tres ciclos, o sea, dura 60 años, y luego volverla a sembrar”, aseguró.

 

Reina de las maderas

La teca es catalogada como “la reina de las maderas”, es originaria de la India, Birmania Laos y Tailandia, y según los expertos se hace más bella con el paso de los años.

Entre sus tantas bondades destaca su capacidad de no dañarse cuando entra en contacto con metales, lo que la hace muy valiosa para la fabricación de muebles de alto valor y detalles de embarcaciones lujosas.

 

Comenzó a echar raíces

La llegada de la teca a la zona fronteriza con Costa Rica se hizo realidad en el 2003, cuando la empresa Madenica que para entonces era parte de la compañía suiza Precious Woods Holding, emprendió un proyecto forestal con permiso del Inafor.

“En ese momento se inició con una plantación de 150 hectáreas localizadas en el sector de la comarca Sota Caballo, del municipio de Cárdenas, pero fuimos creciendo entre 300 y 400 hectáreas cada año hasta llegar a 2,747 hectáreas (3,845 manzanas) de teca de las cuales 822 (1,150 manzanas) están en San Carlos, departamento, Río San Juan” y el resto en el departamento de Rivas, expone el regente forestal de la empresa.

 

 

Impacto del cultivo

La rentabilidad de la teca animan a productores locales, mientras compañías como Madenica ya evalúan rutas y mercados para exportar.

3,845.8 manzanas sembradas en Rivas y Río San Juan

US$8.5 millones invirtió Madenica entre 2003 y 2008

US$1,000 es el precio por metro cúbico

350 metros cúbicos primera exportación de teca

US$600,000 renta por manzana

20 años ciclo productivo