•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un árbol de bambú podría ser para algunos una especie más en el reino vegetal. Para otros, podría ser una planta sin pena ni gloria que no rinde frutos. Sin embargo, para Ben Sandzer-Bell significa una bendición de la naturaleza, cuyo material puede ser utilizado para la construcción de viviendas.

Lo anterior es toda una novedad en el mundo de la construcción de Nicaragua, no así en países como Colombia y Ecuador, por ejemplo, que desde hace más de 30 años utilizan el bambú como materia prima para la edificación de estructuras y viviendas.

caracteristicas bambu

Sandzer-Bell, de origen francés, es el gerente general de la empresa CO2 Bambú, una firma de inversionistas extranjeros que desde 2008 han desarrollado la industria del bambú en Nicaragua con un enfoque social y amigable con el medio ambiente.

“El proyecto inició en 2008. Era un proyecto personal. Encontré que había en Nicaragua una materia prima que es una de las mejores del mundo. Pero la locura, la cosa rara para mí es que no había industria del bambú”, comentó.

En 2011 CO2 bambú logró la incorporación de un nuevo sistema constructivo a base de bambú, en la nueva cartilla de la construcción del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI.

A pesar de que las viviendas son construidas en su totalidad de bambú, aparentemente parecen ser casas tradicionales (de cemento), ya que contienen una capa de repello en el interior y en el exterior de la vivienda.

En tres años, CO2 bambú ha construido alrededor de 150 viviendas ecológicas y ha creado unos 150 puestos de trabajo, donde hay participación de la mano de obra femenina.

“El bambú es un material tan liviano que hasta las mujeres de zonas rurales son empleadas para la elaboración de las viviendas. Esto ha impactado positivamente en zonas rurales de las regiones del Caribe de Nicaragua, donde los niveles de desempleo se calculan en un 85%”, añadió.

Urbanizadora ecológica

Actualmente, CO2 Bambú desarrolla un proyecto urbanístico en Granada. La primera fase cuenta con la construcción de 30 viviendas ecológicas, de las cuales unas 20 ya fueron reservadas.

La segunda fase pretende la edificación de 250 casas al cierre de 2013. Los desarrolladores ofrecen tres modelos, que van desde los 36 hasta los 54 metros cuadrados, por un valor inferior a los US$20,000.

 

"(En tres años) hemos llegado a un punto de madurez en Nicaragua, que podemos ofrecer a los grandes, como el Banco Mundial, un proyecto de casas ecológicas. En Ecuador necesitaron como 10 años para llegar a eso".

Ben Sandzer-Bell

Empresario del bambú