•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de una nomenclatura y de señalización, convierten a la capital en un laberinto, cada vez más difícil. Calles sin identificación, casas sin numeración y direcciones que se deben descifrar, son algunos de los obstáculos que convierten a Managua en un caos no solo vial, sino también de ubicación, tanto para sus residentes como para los visitantes.

“Una vez estuve en el (barrio) El Riguero y me dijeron que dejara el pedido en esta dirección: de un palo de mango que está afuera media cuadra al sur; y uno se ríe y se pregunta ¿dónde está ese palo de mango?”, cuenta el repartidor de pizza, Alfonso José Sánchez, de 39 años, sobre el tipo de direcciones que debe descifrar para poder entregar el alimento en una “desmaquillada” capital: Managua.

En los últimos 10 años de su vida Alfonso ha laborado entregando comida a domicilio, ahora labora para la pizza Valenti´s y asevera que ocasionalmente se enfrenta a retos difíciles para lograr dar con la vivienda que pidió el alimento, ya que Managua carece de señalización vial y direcciones exactas.

Y es que la infraestructura actual de la capital y el crecimiento desordenado existente que han señalado expertos en el tema, necesita de señalización vial y una nomenclatura dirigida a nombrar las calles, avenidas, callejones, y distinguir una correcta numeración de inmuebles. Son pocos los sitios que cuentan con estos beneficios, los que poseen son los más urbanizados como: residenciales y repartos, pero no así los barrios, colonias, comarcas y asentamientos de Managua.

“A veces tenemos problemas para entregar el producto, pues, la gente no conoce mucho de direcciones o de los puntos cardinales, pero los puntos de referencia son bastante eficaces para que nosotros demos rápido con la dirección… si Managua fuera más señalizada y las calles tuvieran nombres y las casas tuvieran números sería más fácil para nosotros llegar a los puntos”, consideró Alfonso.

Ricardo Mayorga en las direcciones

El Nuevo Diario (END), desde la semana pasada, solicitó una entrevista en Relaciones Públicas de la Alcaldía de Managua (ALMA) para abordar este tema con el funcionario correspondiente, pero no recibimos ninguna respuesta. No obstante, según el diagnóstico oficial de un informe sobre las vías en Managua, concluido en agosto del 2010 y elaborado en conjunto por la Policía y la ALMA, indica que hacen falta más de la mitad de señales de tránsito a lo largo de 200 kilómetros de calles en la capital.

Omar Flores García, tiene 33 años de edad, de los cuales los últimos nueve los ha trabajado en Correos de Nicaragua entregando cartas y recibos a bordo de su bicicleta. No ha optado por conseguir una moto porque dice haberse adaptado a la bicicleta, que a su vez representa salud. El sector que cubre son los barrios: Ayapal, Villa Progreso, Rubén Darío, Carlos Marx y las colonias Miguel Gutiérrez y Rafaela Herrera.

Recuerda que una de las direcciones que le tocó buscar fue la siguiente: contiguo a la casa de Ricardo Mayorga, boxeador nicaragüense cuya vivienda ubicada en el kilómetro 22 de la carretera a Masaya se convirtió en un referente de ubicación.

“Hay personas que muchas veces no saben ni cómo dar su dirección, tantos barrios que nacen ahora aquí en Managua, tantos puntos de referencia nuevos… nuestro trabajo se facilitaría si las calles estuvieran señalizadas, nombradas y las casas estuvieran enumeradas, pero desafortunadamente en este país eso es algo muy remoto, es algo que no va a suceder en un período de tiempo muy largo”, dijo Omar.

ALMA conoce deficiencia

En la capital hacen falta 5 mil 604 señales verticales de tránsito, adicionales a las 4 mil 868 existentes, según el diagnóstico. “Tenemos importantes deficiencias que debemos cubrir y debemos estar conscientes de eso para trabajarlas y superarlas”, dijo en declaraciones pasadas el secretario general de la municipalidad, Fidel Moreno, al ser consultado sobre el tema.

END desde la semana antepasada solicitó una entrevista a la Dirección de Relaciones Públicas de la Policía para abordar el tema. Nos remitieron en la Dirección de Tránsito Nacional con el ingeniero Gilberto Solís, pero cuando lo buscamos en la hora acordada, este no estaba en su oficina. Al final no se pudo obtener una respuesta.

Yoel Téllez García, de 32 años, lleva seis y medio trabajando para Correos de Nicaragua entregando paquetes en los barrios: Villa Reconciliación, Laureles Norte, Villa Arlen Siu, Gertrudis Áreas y el 31 de Diciembre. “Contiguo al molino de doña Chana, en el barrio Villa Reconciliación”, es la dirección más chistosa que le ha tocado buscar. Dice que uno de los momentos buenos que lleva presente es sentir la satisfacción de haber encontrado la casa de una difícil dirección.

“A veces no es tanto que las casas tengan números, el problema es que el cliente a veces no pone el número de su casa en el envío… y cuando los buscamos por las direcciones, nos pasa que las personas no se conocen y no nos dan referencia de la persona que buscamos… nos ayudaría a nuestro trabajo tener casas numeradas y calles con nombres, pero el problema es que no se da eso”, lamentó Joel.

Calles necesitan pintura

En cuanto a las señales horizontales, que están relacionadas principalmente con el rayado en el pavimento de las calles, la carencia se da en 177 kilómetros de las vías de Managua, según el estudio.

Llama la atención el hermetismo y las condicionantes que ejercen algunas empresas que fueron contactadas por END para que permitieran a sus trabajadores brindar declaraciones. Entre las que pusieron obstáculos están: Tip Top, Farmacia Familiar, Farmacia Xolotlán y Farmacia Express.

Otro problema que enfrentan los funcionarios municipales y de gobierno es que, según el Fondo de Mantenimiento Vial (Fomav), es el robo de las señales viales en el país por parte de delincuentes. Como ejemplo, funcionarios de esta institución señalaron que este año registraron la desaparición de 600 señalizaciones en el tramo de la carretera Izapa-León-Chinandega. El año pasado el Fomav invirtió C$10 millones en obras de señalización en áreas cercanas a escuelas y para este año, destinarán 11 millones de córdobas.

Historias de “Delivery”

Omar Flores cuenta que realizaba su trabajo, a bordo de su bicicleta, frente a las instalaciones del Recinto Universitario Pedro Aráuz Palacios y hace seis años dos sujetos, armados de una pistola, lo despojaron de su vehículo de transporte. A pesar de que su vida estuvo en peligro, dice que siempre pensó en resguardar la correspondencia que llevaba y al final no permitió que se la llevaran. Además, hace siete años cuando entregaba una carta en el barrio Georgino Andrade fue mordido en una de las piernas por un perro.

Yoel Téllez dijo que, hace un año, unos vagos que estaban ingiriendo licor en el barrio Villa Reconciliación le tiraron varias pedradas y le asestaron una de ellas, con el fin de robarle la motocicleta, pero logró huir. Por eso cuando deben ir a dejar paquetes a lugares peligrosos, priorizan estos sitios en horas de la mañana y no al final de la tarde.

Alfonso Sánchez señala que la falta de señalización vial genera accidentes de tránsito. “Hace ocho meses me pasé una calle e iba contra la vía, yo no sabía porque la calle no tenía señales, pero entonces me encontré con agentes de tránsito que me multaron, no debieron multarme porque la calle estaba sin señales que advirtieran que no se podía pasar”, relató.

Masaya podría ser un ejemplo

La Fundación Social Cultural Económica (Fusce), en Masaya, a lo largo de dos años formuló un proyecto sobre la Promoción y Gestión de Desarrollo Urbano Municipal, con el objetivo de realizar la señalización vial, rotulación de calles y numeración de casas de la ciudad de Masaya”; el cual cuenta con el aval de las autoridades de la Alcaldía, Ministerio de Gobernación y Tránsito Nacional, pero hasta la fecha no existen los fondos para ejecutarlo.