•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El municipio El Tortuguero, ubicado a 530 km de Managua, volvió a celebrar con mucha alegría las fiestas patronales dedicadas a San José, cumpliendo así con una tradición popular que se ha extendido a lo largo de 26 años.

“Somos un municipio joven que iniciamos con unos 3,000 habitantes, ahora tenemos 52 comarcas y 43,000 habitantes, estamos muy orgullosos de vivir en esta hermosa tierra”, dice Gregorio Gómez, “Goyito”, exalcalde del municipio.

El Tortuguero es uno de los municipios más extensos de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, constituido como municipio el 27 de mayo de 1996, cuando se desprendió de La Cruz de Río Grande.

“Nuestro patrono es San José, pero este año como cayó en Semana Santa y el equipo de beisbol se encontraba participando en la serie del Atlántico, las fiestas se celebraron del 5 al 9 de abril. Aquí tenemos visitantes de Chontales, El Rama, El Ayote, Paiwas, Juigalpa, San Pedro de Lóvago, Boaco, La Esperanza y Wapí, y de comunidades aledañas. Todos ellos vienen a celebrar con nosotros”, insiste “Goyito”, quien señala el crecimiento acelerado del municipio.

Tradición se remonta a 1987

Durante los cinco días de fiesta patronal se expuso una muestra del hato de toros, de bestias caballares, y los mejores sorteadores y montadores de toros, por lo que fue una festividad colorida, en la cual las polvaredas, las cumbias de los chinamos y el sonar de los chicheros suenan cada tarde en la barrera de toros municipal.

El productor Felipe Miranda, quien es el fundador de las fiestas desde hace 26 años, dice que la tradición ha sobrevivido incluso durante los momentos difíciles de la guerra civil que se libró en los años 80.

“En 1987, cuando estábamos en el pleno de la guerra, celebramos nuestras primeras fiestas patronales, en esa época --como todo era difícil-- hicimos nuestra barrera con bambú, y juntamos los pocos toros que teníamos. Recuerdo que una vez cuando estábamos en plena fiesta, llegó al pueblo un batallón de militares de la contra, entraron al pueblo, la gente estaba asustada pero la fiesta siguió”, relata Miranda, quien señala que los pobladores decidieron dedicar las fiestas al patrono San José.

Con su hablar humilde y con su andar pausado, “Tío Felipe” --como le dicen cariñosamente-- refiere que esta fiesta es una memoria a sus antepasados. “Nosotros somos muy católicos, es una tradición que hemos traído de nuestros padres. Cuando yo era chavalo participaba en las fiestas patronales del 2 de febrero, en Comalapa y en  Camoapa, de donde soy originario; luego, con el paso del tiempo, mi padre nos trajo a estos lados de El Tortuguero, y desde 1987 junto a otros productores como Jacinto Fonseca, Róger Miranda, Ramón González, José León y don Guadalupe Marín, logramos realizar la primera fiesta” dice.

60 toros por día  

Relata que cada año la organización ha mejorado, porque se busca promover el lugar y sus tradiciones. “Estas fiestas son una oportunidad en la que nos organizamos los productores y ganaderos de la zona para alegrar El Tortuguero, para que la gente de otros lugares del país visite nuestro municipio”, agrega Miranda, quien señala que para estas fechas han desfilado más de 300 toros.

“Son buenos toros, los mejores”, afirma Miranda, quien asegura que cinco productores --Sabina Salazar, Francisco Jaime,  Olman Salazar, José León y Felipe Miranda-- aportaron 60 toros cada uno para cada día de la festividad.

“Por la obra del Señor, que me lo ha permitido, he permanecido cada año consecutivo para celebrar estas fiesta a nuestro patrono, que logró que ni la guerra atrasara la celebración popular”, dice Tío Felipe, mientras atiende a visitantes que están llegando  por la trocha de Wapí (El Rama)-El Tortuguero,

Otro personaje: Doña Sabina

“Doña Sabina Salazar es una mujer a la que hay que brindarle el charro”, dice Miranda, refiriéndose a esa señora que está dedicada a la organización de las fiestas patronales.

Mientras nos acercábamos a la barrera solo escuchaba: “Lléveselo a la Doña”, “Pregúntele a la Doña”, “Aquí buscan a la Doña”… y es que ella es el centro de la organización de las fiestas.

Sabina es la única mujer montada que se puede ver en medio de todos los hombres. Lleva sombrero, tiene 45 años --de ellos, 29 de vivir en El Tortuguero--, tres hijos y un esposo con quien se casó por segunda vez de velo y corona. La gente del pueblo dice: “La Doña tenía un traje de esos bonitos, largos y caro, y un gran velo que se arrastraba de a cuadras”.

En la fiesta ella es responsable de todo: desde la traída de los chicheros de Boaco, los visitantes de Bluefields, de San Pedro de Lóvago, de la oferta en los chinamos y hasta de las entradas y salidas de la barrera, ahí, imponente en su caballo con su traje de hípico, “La Doña” sobresale con su vestir colorido y su voz de mando:

¿Dígame periodista? En que puedo servirle”, pregunta desde lo alto de su caballo.

Promover El Tortuguero

“La Doña” asegura que la inversión asciende a C$1,500,000. Esa cifra se desglosa así: C$1,200,000 en la compara de cervezas, jugos, gaseosas y agua, y unos C$300,000 invertidos en las reparaciones de la barrera, movilización, alojamiento y alimentación del personal, como los músicos.

Sabina refiere que se pierda o se gane, para ellos como productores es un orgullo organizar la fiesta más importante del municipio.

“Antes la Alcaldía organizaba estas fiestas, pero este año y los próximos nos permitió que nosotros --los productores-- la organizáramos, y lo hacemos perdamos o ganemos, porque lo que queremos es promover nuestro municipio, que sea atractivo para los visitantes”, explica “La Doña”.

“Si nos va mal y perdemos, pues los productores asumimos las deudas, y si nos va bien, invertimos en una mejor barrera y plaza para el próximo año, pero lo que queremos es que el negocio sea promovido por la gente de aquí, para que el dinero se quede aquí, y no como se hacía antes, que la Alcaldía le daba a negociantes foráneos la plaza de las fiestas, ellos hacían el negocio, se iban, y aquí no quedaba nada”, concluye Salazar.

 

Fiestas en calma

Por la barrera desfilaron unos 300 toros, y los cinco productores más fuertes de la zona, dispusieron de 60 toros por día.
Las fiestas representan también una oportunidad comercial para convenir en la venta de novillos con productores de otros municipios.
Se calcula que durante los cinco días asistieron más de 4,000 personas.
El centro de salud de la localidad reportó ocho heridos leves, la mayoría montadores de toro que fueron dados de alta.
La Policía desplegó 28 efectivos durante la temporada, y no se registraron incidentes relevantes.
Las tropas del Ejército de Nicaragua, del V Comando Militar, también permanecieron en sus rutas de cobertura para asegurar el “Martes Productivo”, que moviliza a centenares de comerciantes que llegan a El Tortuguero durante ese día para la comercialización de sus productos, especialmente queso y frijoles.

 

Cómo llegar

Para llegar a El Tortuguero se usan la vía terrestre o la acuática, viajando vía Managua-El Rama-Bluefields por vía acuática, Vía terrestre  Managua-El Rama-Wapí-El Marrón, o usando la vía

El Rama-Kukra Hill-Laguna de Perlas.