•   Belén, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El municipio de Belén, con una extensión territorial de 246 km2, y una población, de acuerdo al censo nacional del 2005, de unos 20 mil habitantes, se ha consolidado como uno de los municipios del departamento de Rivas que más sufre por la escasez del servicio de agua potable, tanto en el área urbana como rural.

El problema del agua en Belén es histórico, ya que cada verano los pozos bajan su nivel y se hace difícil que el agua llegue a las casas, y con mucha dificultad logran recoger en horas de la noche.

Sin embargo este año y desde hace cuatro meses, los grifos y las tuberías han quedado secos. Ni una gota de agua ha salido desde entonces, dejando a los pobladores en una difícil situación por falta del vital líquido.

En un esfuerzo por conocer la posición oficial de Enacal sobre este grave problema, El Nuevo Diario buscó en reiteradas ocasiones a la delegada de Enacal–Rivas, María Auxiliadora Ponce, y en una de nuestras visitas mandó a decir con un vigilante que nos atendería al día siguiente el ingeniero Narciso Solís.

Pero al regresar, para nuestra sorpresa, ella personalmente nos informó que la versión de ellos (Enacal), “solo la brindan a los medios oficialistas”. No obstante, extraoficialmente se conoce que el problema es que los tres pozos que abastecen el casco urbano de esta población se están secando y su capacidad marca un nivel crítico.

Algunos pobladores como doña Griselda Mercedes Fajardo ya ni ánimos tiene de abrir las “llaves” y según sus palabras recientemente hasta se tuvo que trasladar en un carretón a las costas del lago Cocibolca para lavar la ropa.

Agua vía telefónica

Ella es una de las decenas de familias que habitan en la calle San José del casco urbano de Belén, donde la compra y venta de agua es vía “servicio express”, según confirmaron los habitantes de ese sector y los dueños de carretones, que se dedican a buscar agua para luego ir a entregarla a los clientes que les piden el vital líquido, vía telefónica.

El carretonero Félix Antonio Briceño es uno de los que a diario recorre las calles de Belén para entregar a domicilio el agua que acarrea en dos barriles plásticos con capacidad de doce latas.

“Al día realizo unos seis viajes con dos barriles y cada barril lo vendo en 30 córdobas; el agua la obtengo del pozo de mi casa y por lo general son encargos que me hacen vía celular”, señaló Briceño, tras agregar que son diez carretoneros los que se encargan de vender agua por diversos sectores de Belén.

Algunos carretoneros como Carlos Gallo, compran el barril de agua a diez córdobas y luego lo venden a 35, encontrando de esa manera una forma de llevar ingresos a sus hogares.

Según palabras de Gallo, los pozos de Belén se están secando y ante la necesidad de la población ellos buscan alternativas para abastecerlos del vital líquido “buscando pozos donde nos vendan agua y en mi caso yo ya estoy viajando hasta la comunidad de Chacalapa a buscar agua”, detalló.

El habitante Nixon Bonilla, de 52 años, aseguró que a su casa solo llegan los recibos de agua de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, “porque aquí de los grifos no sale ni polvo”, dijo Bonilla.

Agregó que con la escasez de agua que sufre Belén, los más perjudicados son los niños, “ya que las familias, sobre todo de escasos recursos, se están viendo obligadas a comprar el agua que ofrecen en los carretones, “sin conocer de dónde procede y por ende los infantes pueden ser blanco de enfermedades, además que perjudica nuestros bolsillos, porque en mi caso a diario pagamos 120 córdobas, para garantizar el agua, es decir, 2 barriles, y debemos echarle “la vaca”, entre toda la familia para semejante gasto”, aseguró.

No es tema nuevo para la Alcaldía

En la Alcaldía de Belén, la problemática del agua potable no es un tema nuevo, pero aseguran que este espinoso asunto es ajeno a la municipalidad porque es Enacal la institución que se encarga de brindar este servicio en el casco urbano de Belén y en Pueblo Nuevo.

A la vez confirmaron que el servicio de agua potable no está llegando a las viviendas localizadas en sectores como el barrio El Aguacate, Calle San José, El Rastro, Calle El Triunfo, zona oeste de la avenida “Yamil Ríos Ugarte” y Las Ánimas, al igual que en la comarca de Chacalapa, donde solo las tuberías quedaron de evidencia que existió el servicio.

La problemática del servicio de agua potable también la sufren las diez comunidades de este municipio: Mata de Caña, Reconciliación, Pica Pica, Escalante, San Marcos de Cantimplora, San Juan Viejo, San José de la Montaña, Pueblo Nuevo y Chacalapa.

Comunidades rurales carecen de proyectos

José Denis Suárez, responsable del área de proyectos de la Alcaldía, explicó que en las comunidades rurales se carece de proyectos de agua potable, “pero la Alcaldía está promoviendo proyectos en coordinación con el Fondo de Inversión Social de Emergencia FISE.

En este sentido, aseguró que uno de los objetivos de la municipalidad es realizar un proyecto de agua potable en el sector de Ochomogo, donde durante el invierno el caudal del río inunda los hogares y letrinas, afectando los pozos de los locales.

“Serían beneficiadas unas 70 familias y el proyecto consiste en instalar una red de tuberías y abastecer los hogares con un Mini Acueductos por Bombeo Eléctrico (MABE), pero estamos haciendo las gestiones con el FISE, ya que esta obra anda por los dos millones de córdobas”, señaló.

Otro proyecto de mejoramiento de agua está contemplado a ejecutarse este año en la comarca de San Marcos y Cantimplora y consiste en mejorar la calidad y captación de agua en once pozos que son la principal fuente de abastecimiento de muchas familias.

 

Sin cifras sobre afectaciones

No fue posible obtener información o cifras sobre enfermedades diarreicas y otras afectaciones en la población infantil de Belén, ya que no nos atendieron.